Concesiones mineras alertan a ONGs locales

Oro, platino, carbón y hierro figuran entre los minerales que hay en territorio chilote. Fuente: La Estrella Chiloé 11 junio 2015.


La “Primera encuesta provincial Cesch: Chiloé y sus prioridades”, realizada por el Centro de Estudios Sociales de Chiloé, dejó al descubierto falta de información de los habitantes insulares acerca de la existencia de yacimientos mineros y que algunos de estos están ya concesionados, unos para su exploración y otros para su explotación.

Dentro de la reciente investigación, una de las preguntas decía “Una serie de concesiones de exploración y explotación minera ocupa hoy importantes zonas de la Isla Grande de Chiloé, ¿usted tiene conocimiento de este hecho?”. A ello, los encuestados respondieron en un 88,47% que no, seguidos por un 10,35% por la opción sí, un 0,94% que no sabía y un 0,24% no respondió.

Las concesiones mineras ocupan en este momento importantes zonas chilotas que poseen un gran valor turístico y ecológico, en el sector costero e interior de la Isla Grande, incluso en áreas cordilleranas con ambientes únicos en el mundo. En las localidades registradas por el Sernageomin están Cucao, Chanquín, Chepu, Pumillahue, Tongoy, Mar Brava, Guabún y Corona, todas en la misma ínsula, además de isla Guafo.

LEY DE MINERÍA

El artículo 2 de la Ley 18.097 de 1982 establece que “las concesiones mineras son derechos reales, distintos e independientes del dominio del predio superficial, aunque tengan un mismo dueño”, a lo que se suma el artículo 7 que señala que “todo concesionario minero tiene la facultad exclusiva de catar y cavar en tierras de cualquier dominio con fines mineros dentro de los límites de la extensión de su concesión, sujeto a las limitaciones que establece la ley”.

En términos simples, esto quiere decir que “si otra persona (natural o jurídica) posee una concesión minera bajo un predio particular, prevalece la concesión minera”, explica el Cesch.

Se acota que las concesiones de explotación se dividen en las solicitadas por especuladores mineros y las netamente de extracción. Entre las de exploración, estan las solicitadas por empresas de energía eólica.

El mismo Cesch identifica en un escrito a Juan José Quijano Fernández como “especulador”, detallando que “posee concesiones en gran parte de las playas del Océano Pacífico. Estas playas actualmente poseen concentraciones de hierro, oro y otros minerales que pueden ser explotados”.

TRANSNACIONAL

La fuente destaca además que en estos sectores también se registra la presencia de la minera australiana South American Iron&Steel, cuyas filiales chilenas son Inversiones Arenas Claras Ltda., Inversiones Aconcagua Ltda. e Inversiones Arenas Maullín Ltda. Estas “buscan iniciar proyectos mineros en la zona de Putú (Región del Maule), Chañaral (Atacama), Maullín y Guapilacuy, en Ancud”, advierte la ONG chilota.

En estas playas figuran los denominados “placeres”, que en jerga minera son concentraciones de minerales, relativamente bajas, en todo el litoral pacífico de Chiloé, desde Faro Corona hasta Inío. Muchos de estos derechos son de Quijano Fernández y si bien no significa que pueda existir minería, el caso es que las concesiones están adjudicadas, en ecosistemas como playas y dunas que están dentro de los cuatro ecosistemas más amenazados de Chile.

Otra concesión, que en este caso queda fuera de la Isla Grande, pero siempre dentro del Archipiélago, es la de explotación de carbón, en isla Guafo, perteneciente a una empresa de Paul Fontaine, el ex asesor económico del ex candidato presidencial del PRO, Marco Enríquez-Ominami, y posteriormente del ex Presidente Sebastián Piñera.

Además, está la minera Global Chile Limitada, con concesiones para extracción de oro y platino en Corona, en Ancud, además de áreas fuera de la provincia como Carelmapu, Quillagua y Huequi. Los yacimientos de esta firma incluyen depósitos de placer compuestos por ilmenita, oro y platino.

RECURSO HÍDRICO

Otras concesiones de explotación minera son las de extracción de turba, en el interior de la Isla Grande, lo cual podría generar tremendos costos ambientales, sobre todo en lo que respecta al recurso hídrico.

“Esta es una sustancia fósil de materia orgánica en descomposición, de plantas del tipo musgo y que si bien es un recurso renovable, esto es a muy largo plazo”, explicó Álvaro Montaña, geógrafo del Centro de Estudios y Conservación del Patrimonio de Chiloé (Cecpan), otra de las organizaciones no gubernamentales en alerta por las concesiones mineras de Chiloé.

“El Código Minero cataloga la explotación de turberas como un recurso mineral”, advierte sobre este recurso.

Los sectores afectados por estas explotaciones son Romazal, en Chonchi, y el estuario del río Pudeto, en Choroihué, comuna de Ancud. “La turba tiene una regulación del ciclo hídrico y aporta en época seca, pero no está estudiada; entonces, creo que el principal impacto ambiental, desde mi punto de vista, es la emanación de carbono almacenado ahí hacia la atmósfera, que son gases de efecto invernadero, y además la pérdida de un área de recarga de las napas subterráneas, abierta hacia el exterior”, aventuró el profesional.

ENERGÍA EÓLICA

En el caso de las empresas de energía eólica que han solicitado enormes extensiones de concesiones, apunta el profesional del Cecpan, que son “a fin de facilitar la transmisión de esta energía mediante líneas de transmisión (en color verde en el mapa), estrategia ya utilizada por empresas hidroeléctricas como HidroAysén y otras inversiones energéticas en las regiones de La Araucanía y Los Ríos”.

Nota aparte son las concesiones mineras para extracción de ripio que están ubicadas estratégicamente entre la ciudad de Ancud y el extremo norte de Chiloé.

“Yo no puedo asegurar que sean para la construcción del Puente Chacao, pero dada la proximidad, uno puede suponer que por eso están ahí”, cataloga Montaña.

Lo cierto es que el Código Minero que rige hoy en el país hace que cualquier lugar, a excepción de las áreas urbanas, sean susceptibles de concesión minera y, como por constitución Chile es un país minero, estos derechos están por sobre otro tipo de propiedad, con prioridad sobre cualquier otra actividad productiva o económica.

–“Si otra persona (natural o jurídica) posee una concesión minera bajo un predio particular, prevalece la concesión minera”.

Centro de Estudios Sociales de Chiloé, Cesch.

-“La turba tiene una regulación del ciclo hídrico y aporta en época seca, pero no está estudiada”.

Álvaro Montaña, geógrafo del Cecpan.

2 Comments

  1. Vanessa Ballesteros triviño dice:

    Van a destruir al pueblo chilote envenenaran ahora nuestra tierra,por favor den a conocer todo esto muchísimas veces para que lacomunidad se entere para estar alerta. Yo lo haré por mi parte

  2. Jorge dice:

    Hay que buscar a un equilibrio entre los derechos de cada parte.