Desafíos para el control de polvo en faenas mineras

Además de ser importante para la salud de las personas, el control de polvo apoya directamente el aumento de la productividad en la operación minera. Fuente: El Mercurio 25 junio 2015.


Es por ello que un servicio integral de control de polvo debe considerar mediciones permanentes e indicadores de desempeño.

Aunque la minería no es el único rubro productivo que genera polvo en sus faenas, su control adquiere gran importancia quizás por la relevancia que tiene esta industria para el país.

Además, en el complejo escenario en el que hoy se desarrolla, ya no solo es fundamental lograr mejores rendimientos, bajar costos y desarrollar modelos sustentables con el medio ambiente, sino que, entre los múltiples desafíos, está cuidar de la salud de los trabajadores.

“Un problema recurrente en la minería es controlar el polvo producido por faenas de distinto tipo.

Hacerse cargo de manera efectiva significa gestión, con lo que se mejoran las condiciones de salud de los trabajadores, junto con apoyar procesos sustentables de producción y validación de compromiso con las comunidades”, explica Ramón Rada Jaman, socio del Instituto de Ingenieros de Minas de Chile (IIMCH), experto en control de polvo y gerente general de Dust-A-Side Chile.

Reconoce que en el caso específico de la minería, el polvo es una de las principales amenazas, no solo para sus trabajadores, sino que para todo el entorno, incluyendo la calidad de vida de las comunidades que se ubican en los alrededores de las faenas.

“En este sentido, y a pesar de los avances tecnológicos, hoy en día los trabajadores aún sufren de una variedad de enfermedades provocadas por el polvo que inhalan en sus ambientes de trabajo, como perforación, tronadura, extracción, transporte, chancado, movimiento de tierra, etc.”

En este contexto, asegura que en el IIMCH este tema posee gran relevancia porque incide en el desarrollo del sector.

“La normativa legal vigente regula la exposición a diversos agentes contaminantes, por lo que es de vital importancia realizar mediciones de material particulado para monitorear la exposición a la que se encuentran los trabajadores durante su jornada laboral. Sin duda, un servicio integral de control de polvo debe considerar mediciones permanentes e indicadores de desempeño”.

Cadena de valor

Rada sostiene que el polvo es un desafío que se presenta en todas las etapas de la cadena de valor del proceso productivo de la minería, por ejemplo en las actividades de movimiento de tierra, los caminos, etc., que son fuentes móviles, pero también en los chancadores, las correas transportadoras, pilas de acopio, mangas, chutes y piques, que son fuentes difusas. “Actualmente, donde más se genera polvo es en los caminos, los chancadores y las tronaduras”.

Además de ser importante para la salud de las personas, el control de polvo apoya directamente el aumento de la productividad en la operación minera.

“En este sentido, por ejemplo, que un camino no levante polvo significa que utiliza menos agua para su mantención y mejora la carpeta de rodado; así los vehículos ahorran combustible, junto con extender la vida útil de los neumáticos. También la salud de los trabajadores y comunidades cercanas se ven beneficiadas”.

No obstante, la condición climática y, en particular, el calor y el viento, son las condicionantes para agudizar los problemas de contaminación de polvo. Para evitar que se levante y arrastre un volumen significativo de polvo, las operaciones mineras tradicionalmente humedecen con agua los caminos y otras fuentes fijas.

“Sin embargo, medidas como estas son de corta efectividad, ya que la evaporación es rápida y se captura solo el 40% del polvo, generando un alto consumo en agua a un elevado costo de operación”.

Y es aquí donde la tecnología juega un papel importante, ya que las soluciones actuales presentan aplicaciones diseñadas para resistir alto tonelaje, incluso presentando características impermeables y reutilizables; aplicaciones que permiten ahorrar agua y diésel, entre otros insumos. Algunas de las principales son las emulsiones bituminosas para caminos mineros de alto tonelaje.

“De acuerdo a estudios realizados, un control efectivo del polvo por sobre 95% se puede alcanzar con emulsiones con componente bituminoso superior al 60%, sin generar riesgos ni peligros por su aplicación, aportando estabilización y funcionalidad al camino.

Hay que tener cuidado con productos que pueden resultar altamente corrosivos, que se tornan jabonosos, lixivian, filtran y promueven la migración de los agentes químicos al medio ambiente, cambian el pH del medio acuoso y napas subterráneas, por mencionar algunos problemas”.

Productos y servicios

“Como IIMCH hemos promovido encontrar una solución que por una parte no genere ningún riesgo a la operación, pero al mismo tiempo cumpla con ser amigable con el medio ambiente.

Si bien Chile todavía no está al mismo nivel de los países mineros desarrollados, las compañías están preocupadas del tema, en especial por la revocación de las resoluciones de calificación ambiental por no cumplir los compromisos”, sostiene este experto.

A su juicio, un aspecto esencial es que la minería en nuestro país se ha ido integrando a las comunidades donde se desarrollan las faenas mineras, y es por ello que cada vez más se puede ver que el tema del control de polvo se está abordando desde la prefactibilidad de los proyectos de este tipo.

En Chile existen empresas, servicios y productos especializados en controlar el polvo, producidos tanto en el país como en el exterior.

“El polvo es un efecto negativo de la actividad, por ello las mineras deben contar con especialistas que sepan dónde se está generando, cómo atacarlo y cómo encapsularlo, y que den garantías, a través de indicadores de desempeño, de que el material particulado está disminuyendo”.

Y agrega: “En un escenario complejo, la evaluación económica no puede sobreponerse a la técnica, y tenemos que erradicar además antiguas prácticas, como por ejemplo los programas de humectación con agua de los caminos. Existen otras alternativas, las que ayudarán por un lado a controlar el polvo y por otro a ahorrar agua.

Cada servicio y producto se deben evaluar de acuerdo a la condición particular de cada mina”.

-Impacto en la salud

“No hay polvos inocuos; cualquier exposición a polvo supone un riesgo”, asegura el doctor Hernán Cabello, jefe Enfermedades Respiratorias de Clínica Alemana.2

-Las tareas del gobierno

El ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, entrega detalles del Programa Nacional de Pavimentos Básicos, que está implementando el gobierno.3

-Control del polvo

El especialista en Higiene Ocupacional de la ACHS Rómulo Zuñiga da recomendaciones sobre el control de polvo en ambientes de trabajo.4

-Fiscalización

En el ámbito de la fiscalización del material particulado en la minería, Ramón Rada cree que los organismos técnicos, como Sernageomin, debieran contar con mayor participación y facultades que la que tiene en la actualidad la Superintendencia de Medio Ambiente.

“La autoridad ha sido bien clara en determinar la calidad de aire que quiere, pero no ha sido tan precisa en entregar facultades a los organismos técnicos validadores y fiscalizadores; a nuestro juicio debe primar el factor técnico sobre lo que sucede en las faenas”.

Comments are closed.