El Papa Francisco critica el consumismo y pide una “conversión ecológica”

Francisco asegura que poder consumir nos puede hacer sentir libres, pero que “quienes en realidad poseen la libertad son los que integran la minoría que detenta el poder económico y financiero”. Fuente: El Diario 18 junio 2015.


Lea  texto completo de Laudato si, la encíclica “verde” del papa Francisco AQUÍ

Lea CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’ DEL SANTO PADRE FRANCISCO SOBRE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN

En su encíclica Laudato si (Alabado Sea), hecha hoy pública, el Papa hace un llamado para concientizar a la defensa del planeta y denuncia una lógica del mercado que crea “un mecanismo consumista compulsivo para colocar sus productos” y que “las personas terminan sumergidas en la vorágine de las compras y los gastos innecesarios”.

Francisco asegura que poder consumir nos puede hacer sentir libres, pero que “quienes en realidad poseen la libertad son los que integran la minoría que detenta el poder económico y financiero”.

Propone así “un cambio en los estilos de vida” como forma de “sana presión” contra quienes tienen “el poder político, económico y social”.

“Es lo que ocurre cuando los movimientos de consumidores logran que dejen de adquirirse ciertos productos y así se vuelven efectivos para modificar el comportamiento de las empresas, forzándolas a considerar el impacto ambiental y los patrones de producción”, destaca.

Sentido común para no destruir el medio ambiente

En todo ello juega un importante papel la educación, según el papa, ya que puede “alentar diversos comportamientos que tienen una incidencia directa e importante en el cuidado del ambiente”.

Por ejemplo, evitar el uso de plástico y papel, reducir el consumo de agua, separar los residuos, cocinar sólo lo que razonablemente se podrá comer, tratar con cuidado a los demás seres vivos, utilizar transporte público o compartir un mismo vehículo entre varias personas, plantar árboles, y apagar las luces innecesarias.

Para Francisco la educación debe llegar desde diferentes ámbitos, como la escuela, la familia, los medios de comunicación o la catequesis.

Pero considera que “una buena educación escolar en la temprana edad coloca semillas que pueden producir efectos a lo largo de toda una vida”, así como el ejemplo que se da en la familia.

Francisco también reconoce que “algunos cristianos comprometidos bajo una excusa de realismo y pragmatismo, suelen burlarse de las preocupaciones por el medio ambiente” o son pasivos.

A los católicos, Francisco aconseja una “conversión ecológica” pues “ser protectores de la obra de Dios es parte esencial de una existencia virtuosa, no consiste en algo opcional ni en un aspecto secundario de la experiencia cristiana”.

A todos el papa propuso “la sobriedad y la humildad”, que dijo “no han gozado de una valoración positiva en el último siglo”, lo que ha provocado múltiples desequilibrios, también ambientales”.

“Reducir el CO2 requiere honestidad, valentía y responsabilidad”

El pontífice ha pedido en vísperas de la celebración de la XXI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (COP21), que se celebrará en París a finales de año que los países “más poderosos y contaminantes” aborden la reducción de gases de efecto invernadero con “honestidad, valentía y responsabilidad” y que no antepongan sus “intereses” nacionales sobre el bien común global.

La cita persigue la consecución de un acuerdo que sustituya al Protocolo de Kioto a partir de 2020 con un convenio global y jurídicamente vinculante de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para evitar que la temperatura media del planeta aumente por encima de dos grados centígrados a finales de siglo.

El Papa hace un llamamiento a reducir estas emisiones responsables del calentamiento global e invita a promover el acceso a “energías limpias y renovables”. “Se ha vuelto urgente e imperioso el desarrollo de políticas para que en los próximos años la emisión de dióxido de carbono (CO2) y de otros gases altamente contaminantes sea reducida drásticamente, por ejemplo, reemplazando la utilización de combustibles fósiles y desarrollando fuentes de energía renovable”, observa.

También hace hincapiéen el origen antropogénico del cambio climático: “Es verdad que hay otros factores (como el vulcanismo, las variaciones de la órbita y del eje de la Tierra o el ciclo solar), pero numerosos estudios científicos señalan que la mayor parte del calentamiento global de las últimas décadas se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero (anhídrido carbónico, metano, óxidos de nitrógeno y otros) emitidos sobre todo a causa de la actividad humana”.

2 Comments

  1. Ruben Campos dice:

    Estimados,
    Por fin una autoridad espiritual se muestra preocupada y ocupada por el envenamiento de la tierra por la emisión de CO2 y de otros gases contaminantes por parte de la actividad empresarial humana. Para el caso de nuestro norte grande el gigantismo minero y las termoeléctricas que emiten el cuádruple de los gases en relación a lo que emiten las personas con sus automóviles.
    El papa señala que reducir el CO2 requiere de honestidad, responsabilidad y valentía. ¿De parte de quien o quienes?.
    A mi juicio: honestidad de parte de los gobernantes, dirigentes y legisladores y jueces para no dejarse coaccionar mediante el soborno para dar la pasada a los criminales que contaminan en una forma monstruosa la tierra. Responsabilidad de nuestra sociedad en dejar de ser pasivos ante esta aberración. Valentía de parte de nuestros dirigentes (los andinos, por ejemplo) para enfrentarse a la autoridad corrupta y a las mineras corruptoras.
    Saludos cordiales,
    Rubén Campos