Licitaciones y crítica a proyecto sobre derechos de agua marcan Cena de la Energía

A diferencia de otros años, un tono positivo, aunque no exento de crítica, marcó los discursos del sector privado en la Cena de la Energía, que reúne anualmente a los principales representantes de la industria. Fuente: El Diario 18 junio 2015.


El éxito de las licitaciones de suministro para clientes regulados, después de los cambios introducidos, y las preocupaciones por los posibles efectos que tenga en la generación hidroeléctrica la modificación al Código de Aguas, actualmente en discusión, se tomaron la agenda.

Rodrigo Castillo, director ejecutivo de la asociación de Empresas Eléctricas, que agrupa a distribuidoras y transmisoras, valoró los avances logrados por la Agenda Energética y el impacto que tuvo en la baja de precios de las últimas licitaciones de suministro eléctrico para clientes regulados.

“Cambios bien enfocados en el modelo de licitaciones eléctricas permitieron, aún antes del cambio de Ley hoy vigente, una reducción cercana al 20% en el precio promedio de la energía comprada en licitaciones, en comparación con los precios alcanzados pocos meses antes”, dijo Castillo.

Entre los desafíos pendientes están el desarrollo de una política de eficiencia energética de largo plazo para el país; las definiciones técnicas respecto del proyecto de ley de equidad tarifaria, y a la iniciativa que propondrá un nuevo modelo para el sistema de transmisión, dijo.

Equidad tarifaria
La presidenta de la República, Michelle Bachelet también valoró los avances que se han logrado en materia energética durante su administración, lo que se evidencia -dijo- con mayores niveles de inversión y desarrollo de proyectos, ya que actualmente hay 39 iniciativas en construcción, equivalente a 3.870 MW.

En ese sentido valoró la voluntad que han mostrado todos los actores para “remar para el mismo lado”.

“Hemos logrado posicionar al sector energético entre las prioridades de las políticas públicas”, dijo Bachelet.

La Presidenta además abordó el déficit en transmisión y explicó que una mayor participación de energías renovables implica tener sistemas eléctricos que den flexibilidad.

“La solución a la incorporación de estas energías está en contar con mayores y más flexibles redes de transmisión, más robustas y debidamente anticipadas en su desarrollo”, dijo.

Bachelet dio un respaldo a los proyectos que hay en transmisión. “Apoyaremos, como Estado, el avance de los proyectos de líneas de transmisión que cuenten con los permisos ambientales y tengan un acercamiento temprano con comunidades”, dijo.

Agregó que “si no tenemos torres de transmisión, no podremos aprovechar el avance en generación que estamos teniendo. Es así de simple”.

Finalmente la mandataria dijo que a fines de este mes enviaría el proyecto de ley de equidad tarifaria y reconocimiento a las comunas que son intensas en generación eléctrica, la que contribuirá a reducir las diferencias que existen en las tarifas eléctricas de los clientes residenciales.

Rol de Enap

Más crítico fue el recién asumido vicepresidente ejecutivo de Generadoras de Chile, Claudio Seebach, quien defendió el nivel de competencia en el sector, señalando que en la última década el número de empresas generadoras en el sistema del centro-sur pasó de 20 a 130.

El ejecutivo señaló que, en este escenario, la idea del gobierno de ampliar el giro de Enap hacia la generación eléctrica, como forma impulsar la entrada de nuevos actores, era discutible.

“Antes de ampliar el giro de Enap a generación y transmisión, nuestro país debe cumplir las recomendaciones de la OCDE en materia de gobiernos corporativos de las empresas del Estado, separando adecuadamente al regulador del regulado”, dijo Seebach.

Sostuvo que entre las dificultades que enfrenta el sector, está la judicialización y los conflictos por el uso del territorio, y que preocupan las reformas que se están impulsando en temas como derechos de agua; impuesto a las emisiones; transmisión y ordenamiento territorial; reforma laboral; y posibles cambios a la evaluación de impacto ambiental.

Indicó que la reforma al Código de Aguas podría chocar con las aspiraciones de la agenda en cuanto al impulso de la hidroelectricidad.

“Este ambicioso desafío no se condice con algunos de los cambios al Código de Aguas que se discuten hoy en el Congreso. La experiencia muestra que el tiempo necesario para el desarrollo de centrales hidroeléctricas dista mucho de los plazos que establece actualmente el proyecto de ley en trámite. Así por ejemplo, una cuenca se va desarrollando progresivamente, avanzando con la infraestructura de acceso y de transmisión a medida que se construyen nuevas centrales, por lo que los plazos hasta concretar los proyectos más alejados que hagan rentable toda la inversión pueden ser mucho más largos que los actualmente considerados”, dijo.

“Si no tenemos torres de transmisión, no podremos aprovechar el avance en generación que estamos teniendo. Es así de simple”, dijo Bachelet.

Comments are closed.