Línea eléctrica clave no cumpliría con normativa, y obra podría retrasarse

Se trata del proyecto Cardones-Polpaico, de grupo ISA. Fuente: Mercurio 5 de junio 2015.


Noticia relacionada: InterChile cierra acuerdos con más de 500 dueños de predios por donde pasará megatendido

El abogado Juan Carlos Urquidi advierte que iniciativa infringe normas técnicas, ambientales y de participación. En octubre, Interchile, filial del grupo colombiano ISA, prevé iniciar la construcción de la línea de transmisión entre Cardones y Polpaico. Esta obra fortalece la zona norte del SIC, y viabiliza las metas del Gobierno en materia energética, optimizando la interconexión que lleva a cabo E-Cl, filial de GDF Suez.

Pero sus planes podrían verse complicados. Juan Carlos Urquidi, abogado que representa principalmente a la Municipalidad de Zapallar y de Puchuncaví, advierte que el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) carece de información relevante tanto ambiental como técnica. “Y si no tenemos los reales impactos, la participación ciudadana del proceso también está viciada”, acusa.

Los opositores ya presentaron un recurso de invalidación de los Icsara 1 y 2 al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), el que fue rechazado. Por eso interpusieron un recurso ante el Tribunal Ambiental para invalidar la decisión del SEA. Además, está en curso un recurso para invalidar las concesiones eléctricas ante la SEC. Urquidi dice tener pruebas de que la línea no cumple ni con tratados internacionales ni con normas eléctricas ni ordenanzas municipales. “La obra se adelantó por la necesidad energética del país, y se busca obtener un RCA rápido, y el sistema institucional no aguanta esa presión”, advierte.

En ISA aseguran que el proyecto cumple con todas las normas vigentes, y que así lo evidencian los estudios ingresados al SEA. Se han mostrado abiertos a modificar el trazado en ciertas zonas donde se presenta la mayor oposición -V Región-, pero Urquidi asegura que modificar el trazado implicaría presentar otro EIA, pedir una nueva concesión eléctrica y realizar un proceso de participación, lo que sin duda retrasaría la iniciativa.

“No estamos en contra del desarrollo del país. Estamos planteando que se haga el proyecto de conformidad al marco regulatorio vigente, de acuerdo con la ley y con los estándares reglamentarios”, comenta. Y asegura que sus representados buscan conformar una mesa técnico-jurídica para conversar con la empresa, pero agrega que esta no ha querido juntarse con ellos.

Urquidi está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias, y está seguro de que las obras se retrasarán, puesto que el titular no logrará el financiamiento de un proyecto con asuntos judiciales pendientes, dice.

Comments are closed.