Bloomberg: crisis hídrica en Chile hace que agua se convierta en ‘oro azul’ con avance del desierto

Los productores de los valles anteriormente fértiles de los ríos Choapa y Limari que durante generaciones vivieron de la agricultura están destruyendo sus huertos, perdiendo ganando y en algunos casos abandonando sus viviendas en tanto los pozos se secan y los cursos de agua quedan reducidos a un goteo. Fuente: El Mostrador 06 de julio 2015.


El desierto más seco del mundo está creciendo y asentándose en su camino hacia la capital de Chile. Santiago, una ciudad de 7 millones de habitantes a 1.000 kilómetros (622 millas) del desierto de Atacama, está experimentando su año más seco desde 1966. Al igual que la situación en California con la Sierra Nevada, prácticamente no ha nevado en las montañas de los Andes que proveen la mayor parte del agua a Santiago.

“Las zonas climáticas están cambiando en el sur”, dijo el profesor de geografía de la Universidad de Chile, Francisco Fernando. “Es probable que Santiago pase a una situación desértica o semi-desértica. Lo que está ocurriendo se relaciona probablemente con el calentamiento global y no muestra indicios de detenerse”.

Santiago no tiene más que mirar unos 300 kilómetros al norte para ver hasta dónde pueden empeorar las cosas en tanto su sequía se prolonga por octavo año en medio de temperaturas globales en máximos récord. Los productores de los valles anteriormente fértiles de los ríos Choapa y Limari que durante generaciones vivieron de la agricultura están destruyendo sus huertos, perdiendo ganando y en algunos casos abandonando sus viviendas en tanto los pozos se secan y los cursos de agua quedan reducidos a un goteo.

Cerca del nacimiento del río Limari, el embalse La Paloma –el más grande de América Latina para riego- está prácticamente vacío. Las llaves de descarga están cerradas, la poca agua que queda no llega al dique y la mayor parte de la cuenca es tierra seca agrietada. La imagen se repite a 30 kilómetros de allí, donde el embalse Cogoti está vacío. Más cerca de Santiago, el dique Culimo está seco.

Alrededor de los valles de los ríos, los campos están llenos de tocones de árboles de palta que en su momento fueron productivos y de almendros. Las parras son una paja de tallos secos.

‘Oro azul’

En busca de agua u “oro azul”, Adolfo Cortés ha perforado cinco pozos en su finca de 187 hectáreas cerca de Ovalle. Ninguno ha producido suministros utilizables.

Con 25 años en la finca, Cortés, de 68 años, nunca había visto algo así. Ya destruyó 122 de árboles frutales y dice que sacará los restantes si los niveles de agua en el Limari descienden mucho más.

“Si no llueve en julio, el año estará perdido”, dijo, mirando en dirección a campos yermos que en una época producían almendras y naranjas. “Necesitamos como mínimo entre 400 y 500 milímetros para que la situación se normalice, un par de chaparrones no ayudarán”.

Desde 2010, Santiago ha recibido sólo un tercio de su promedio de lluvias en tanto el fenómeno climático de La Niña impidió que los frentes climáticos avanzaran desde el sur, dijo Jason Nichols, meteorólogo sénior en Accuweather Inc. De todos modos, es posible que La Niña no sea la única razón. “Cabe sospechar que está pasando alguna otra cosa porque ha sido muy persistente durante mucho tiempo”, dijo Nicholls, refiriéndose al calentamiento global.

Comments are closed.