Buses del Transantiago deberán cumplir con la norma Euro VI en 2017

La propuesta fue anunciada hace una semana por el ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, y el intendente metropolitano, Claudio Orrego. Fuente: El Mercurio 28 julio 2015.


Forma parte de las medidas del nuevo plan de descontaminación de Santiago. Exigir que la flota de buses del Transantiago cumpla con la norma de emisiones Euro VI a partir de 2017.

Esa es una de las propuestas del nuevo plan de descontaminación de Santiago que fue dada a conocer el martes pasado por el ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, y el intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego.

Esta y otras medidas buscan reducir el 60% de material particulado 2,5 (el más fino) en la capital.

Actualmente, la flota del Transantiago está compuesta de 81% de buses Euro III, mientras que las máquinas Euro V representan el 19%, según cálculos de la Asociación de Concesionarios del Transporte Urbano de Superficie (ACTUS).

En caso de concretarse la medida de exigir la norma Euro VI en los buses, se reducirá en un 92% la emisión de óxidos nitrosos y en 90% la del material particulado.

El director ejecutivo de ACTUS, Víctor Barrueto, ha señalado que las empresas concesionarias del sistema ven “con buenos ojos esta propuesta del Gobierno”.

“Incluso se podría acompañar de buses híbridos o eléctricos y podría estrenarse en el corredor que está proyectado en la Alameda. Introducir estos cambios significaría solo hacer los cambios correspondientes en los contratos para renovar la flota”, detalló.

Antecedentes

Más allá de las buenas intenciones de las autoridades, los fabricantes de buses ofrecen hace años modelos con tecnología menos contaminante y varias marcas han exhibido sus modelos en la capital y han mantenido diálogos serios con operadores del Transantiago.

El año 2011 Scania, junto a la empresa Alsacia y Petrobras, lanzaron un plan piloto para la operación del primer bus biodiésel del Transantiago, una presentación que incluyó a las máximas autoridades de medio ambiente y transportes.

Se trataba de un solo bus que entró en operación ese año cubriendo recorridos como el 103 y 117. Actualmente, continúa en operación ese único bus biodiésel.

De acuerdo con la información de Scania, el bus utiliza una mezcla que corresponde en 5% a biodiésel obtenido de aceite de soya con 95% de diésel del tipo A1, el cual genera entre 3% y 5% menos de material particulado, hidrocarburos y monóxido de carbono que el combustible convencional. El biodiésel tampoco genera emisión de dióxido de azufre, contribuyendo a un servicio de transporte público más limpio y amigable con el aire que respiran los santiaguinos.

Otro ejemplo de bus ecológico que ha coqueteado con el Transantiago es el BYD K9. Un bus completamente eléctrico que fue exhibido en agosto de 2013 por Chilectra, la marca china BYD y la Universidad Mayor.

Se trata de un bus con cero emisiones de gases contaminantes y ruidos, que se proyectaba recorrería el trayecto entre Escuela Militar, en Las Condes, y el campus Huechuraba de la Universidad Mayor.

De acuerdo con BYD y Chilectra, la electricidad que utiliza el bus K9 equivale al consumo aproximado de 2.260 litros de diésel al mes, dejando de emitir cerca de 4 toneladas de CO2 en el mismo período, favoreciendo la descontaminación de la ciudad.

Otra experiencia interesante, aunque más concreta, relacionada con el Transantiago la dio a conocer en abril de este año Volvo y el operador Alsacia Express.
Se trató de un bus híbrido fabricado en Brasil, con 12 metros de largo y que puede transportar hasta 108 pasajeros. Cuenta con puertas a ambos lados, cámaras de seguridad y micrófono con alta voz.

El bus ocupa para su funcionamiento combustible diésel y electricidad.

Según los ejecutivos de Volvo Chile, el bus utiliza la energía emanada de los procesos de frenado del bus. Con ella se produce energía eléctrica a través de un generador y esa energía se almacena en una batería para ser ocupada posteriormente por el motor eléctrico del bus.

La electricidad se utiliza al arrancar el bus y cuando este supera los 20 km/h comienza a funcionar el diésel hasta que el motor eléctrico se cargue nuevamente.

Este tipo de tecnología hace que haya una reducción mínima de un 35% de combustible, lo que genera un ahorro en el mismo porcentaje a nivel de CO2. Se espera que Alsacia Express coloque en funcionamiento a la brevedad este bus híbrido en el Transantiago.

Comments are closed.