Los cambios que urgen para limpiar el aire capitalino

Especialistas piden que plan de descontaminación sume parques, tranvías, más fiscalización y bonos. Fuente: Hoy x Hoy 06 de julio 2015.


Un grupo de expertos de distintos sectores entregó a hoyxhoy propuestas que, dadas sus áreas de trabajo, debería considerar el nuevo plan de descontaminación de Santiago, en el que trabaja el Ministerio de Medio Ambiente para aplicar el 2016.

En la Fundación Mi Parque consideran que debe incluir un aumento sostenido de áreas verdes, por su impacto en la captación de material particulado, que incluso es mayor que la de dióxido de carbono. Sin embargo, aclaran que el programa debe basarse en árboles que tengan hojas en invierno, como sucede con las especies nativas, y no como pasa con el liquidambar y plátano oriental, que no descontaminan en el periodo crítico. A esto suman que, según estudios de las universidades de Florida y de Chile, sus costos de mantención son similares a la efectividad que tiene implementar fuentes energéticas alternativas y un fuerte impacto social, porque la instalación de parques le suele mejorar la calidad de vida a los vecinos.

Para el presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos y Metalmecánicos (Asimet), Juan Carlos Martínez, el plan debe crear vías de financiamiento especiales, atractivas y con plazos largos de pago para realizar inversiones en sus plantas que contribuyan a mejorar el ambiente.

Además, pide que se mejore el criterio de ordenamiento y definición del tipo de industrias -“hay mucho prejuicio, no todos somos contaminantes o molestas”, dijo- y que se propicie la generación eléctrica con fuentes limpias y a menores costos, porque la estrechez actual obliga al uso de combustibles fósiles, que, además de contaminantes, eleva los precios.

El dirigente solicitó que a su gremio se les fiscalice en igualdad de condiciones que al transporte vehicular particular, de carga y de transportes, para los que requirió un plan que rebaje la contaminación y la congestión, pues esto afecta la productividad del personal y la logística de sus despachos.

En esa senda, el ingeniero civil experto en transportes del Instituto de Políticas Públicas de la UDP, Louis De Grange, considera que es fundamental aumentar el impuesto al diesel, para desincentivar el uso del petróleo; ampliar la red del Metro e instalar tranvías eléctricos; e impulsar un plan de incentivos para la renovación de camiones y vehículos mayores, como taxibuses.

En esto coincide desde el punto de vista de la institucionalidad la economista del programa económico del Instituto Libertad y Desarrollo, Susana Jiménez, que añadió que también se requieren propuestas que enfrenten una de las principales fuentes contaminantes de la ciudad, como es el uso de leña.

Para ello, aconseja considerar medidas que incentiven la aislación térmica de los hogares y al empleo de fuentes energéticas más limpias, junto a un fuerte incremento en el sistema fiscalizador, dado que la leña se emplea en hogares y vetar su utilización requiere más recurso humano.

Finalmente, planteó reimpulsar el mecanismo de permisos de contaminación transables, que reposa en el Congreso desde 2003, que posibilita a las empresas comprar y vender bonos en el mercado, para que las fuentes emisoras se organicen entre ellas y cumplan así con el máximo global de contaminación permitido para la zona, y no de manera individual.

-Material particulado

Las preemergencias superan la decena este año, cuando comenzó a medirse el PM 2,5.

-En la mira La combustión de la leña es responsable del 45% de la contaminación de Santiago.

-Estudio En noviembre estaría listo el nuevo plan descontaminante. Se pondrá a consulta pública.