Pablo Badenier “No comparto el postergar norma de fundiciones (…) cumple con todo los principios de razonabilidad”

Autoridad cierra la puerta ante eventuales cambios a la legislación. Lea entrevista a Ministro de Medio Ambiente Pablo Badenier, Pulso 31 de julio 2015.


“No hay antecedentes y nadie lo ha planteado, por lo tanto, no hay fundamento para solicitar algo de tales características”, sostuvo.

UN informe elaborado por la OCDE en 2005 fue la piedra angular para que Chile siga imponiendo restricciones a las emisiones de fuentes fijas, como las fundiciones. Desde esa fecha, los pasos del Estado han sido cada vez más ambiciosos. Hoy Chile cuenta con tres fundiciones, como Alto Norte, Chagres y Ventanas, que deben cumplir con la norma de emisiones a partir de diciembre de 2016.

A ellas se suman otras cuatro: Caletones, Chuquicamata, Hernán Videla Lira, y Potrerillos que deben ajustarse a mayores índices de captura a diciembre de 2018. Sin embargo, parlamentarios oficialistas y de oposición han manifestado reparos a los plazos, puesto que afectarían de manera muy fuerte a empresas públicas como Codelco y Enami.

De hecho, para que la minera estatal cumpla con el 95% de captura se estima que requiere una inversión de US$4.000 millones, complicando aún más sus planes si se considera el bajo precio del cobre y sus recursos ya comprometidos para el desarrollo de los proyectos estructurales.

¿Es razonable llevar adelante estos plazos, considerando la intensión del Gobierno de reactivar la economía?

Lo que más nos pide el sector privado es tener buenas normas y estables en el tiempo, como una fuente de certidumbre para el desarrollo de distintas actividades productivas. No es una buena señal postergar la entrada en vigencia plena de la norma para emisiones de fundiciones.

¿Cómo observa la presión que realizan parlamentarios de la zona norte, al solicitar la postergación de la norma?

Valoro el trabajo realizado por senadores en analizar en términos generales el desarrollo de las fundiciones en Chile, pero no comparto la necesidad de postergar la entrada en vigencia y no conozco antecedentes que fundamenten esta necesidad.

¿Por qué Chile debiera exigirse e ir más allá, cuando sus niveles de emisiones son muy inferiores a los de países desarrollados?

Depende de los tipos de fuentes. La recomendación de la OCDE es regular de manera diferenciada a las mega fuentes que es lo que se hizo en las termoeléctricas y es lo que se está haciendo con las fundiciones, porque tienen emisiones muy relevantes.

Sólo un dato: sin normas de termoeléctricas, las siete fundiciones emiten cuatro veces más CO2 que el parque nacional de termoeléctricas. Por eso es tan importante normar este tipo de gases en estas mega fuentes, pero que son puntuales. Hay sólo siete fundiciones en Chile.

¿Esta norma es un freno a la reactivación económica?

Esta es una norma conocida por los actores hace mucho tiempo. Lo importante es tener señales estables en el tiempo de poder establecer normas y hacerlas cumplir, porque esa es una fuente de certidumbre para todas las actividades económicas.

¿El Ministerio de Medio Ambiente está disponible a acceder a una postergación de la norma si las empresas afectadas entregan compensaciones a las comunidades cercanas?

No existe solicitud de regulados ni del Ministerio de Minería de postergar la norma de emisiones de fundiciones; no hay antecedentes y nadie lo ha planteado, por lo tanto, no hay fundamento para solicitar algo de tales características. Más aún, cuando los regulados han reportado que están haciendo las inversiones y los estudios para cumplir la norma en plena vigencia el año 2018.

¿A qué responde entonces esa presión de ir alargando la entrada en vigencia de la norma?

No siento presión, siento la legítima opinión de senadores de la comisión de Energía y Minería. Por nuestra parte, creemos que esta es una norma conocida por los regulados, porque participaron de la elaboración del ante proyecto. La norma de emisiones para fundiciones cumple con todos los principios de gradualidad y razonabilidad que tienen este tipo de normas.

¿Cree que esto pone otro obstáculo al desarrollo de la minería?

Sería una mala señal postergar la norma de emisiones para fundiciones.

¿Concuerda con que al menos sería menos competitiva la minería chilena?

Cuando aumentamos los niveles de captura de arsénico y Eco2, también tenemos procesos de fundición más eficientes.

¿A su juicio, esta norma podría generar un freno a Codelco, considerando sus complicaciones de financiamiento para sus proyectos?

Una norma de estas características no hace una diferencia entre fundiciones de empresas públicas y otras de empresas privadas. Sí hacemos una diferencia desde el punto de vista de la tecnología que estas fundiciones utilizan y si son fundiciones existentes o nuevas. Desde el punto de vista de las emisiones, no es un dato relevante el propietario de las fundiciones.

¿Esto pese a que la empresa que más se vería afectada sea Codelco?

Estas son norma que tienen mucho tiempo de elaboración, por lo tanto, son normas conocidas.

¿No complicaría a Codelco la actualización? De hecho, para el 98% de la captura significaría una inversión de US$4.000 millones.

Las fundiciones que actualmente tiene Codelco tienen que llegar a capturas de 95%, y ningún regulado ha dicho que no puede cumplir. El subsecretario y la ministra de Minería han señalado que se están realizando los estudios e inversiones para cumplir con esta norma de emisiones.

¿En qué etapa se encuentra el proceso de vigencia?

Este proceso concluye con la dictación de la norma y su entrada en vigencia en diciembre de 2013. Esta norma ya está vigente. Tiene bastantes fases de implementación: la primera, que se encuentra vigente es el congelamiento de las emisiones de las siete fundiciones.

Esas fundiciones están reportando a la superintendencia el cumplimiento de ese congelamiento de emisiones y la Súper de Medio Ambiente tiene los protocolos de monitoreo y verificación. La norma diferencia el tipos de funciones y la gradualidad en el cumplimiento. Tenemos la primera gradualidad que es entre el año 2013 y 2016, pero también la norma distingue entre fundiciones existentes y nuevas.

Las siete actuales tienen que verificar una captura de ECO2 y de arsénico. Además, la norma distingue entre tecnologías. Hoy Chile cuenta con tres fundiciones que se les llama de planta de ácido doble, que son básicamente Alto Norte, Chagres y Ventanas, que tienen que cumplir a diciembre de 2016. Y tenemos otras cuatro: Caletones, Chuquicamata, Hernán Videla Lira y potrerillos, que son plantas de ácido de simple contacto, que tienen que tener este mismo índice de fundición a diciembre de 2018.

No se cambia nada.

Ningún regulado ha informado al Ministerio de Medio Ambiente que tiene problemas para el cumplimiento de esta norma. Por lo tanto, es una norma del todo razonable y que se sigan haciendo las inversiones y estudios para poder cumplir estos límites de captura.

MENSAJE A PRIVADOS “Esta es una norma conocida por los regulados, porque participaron de su elaboración”.

SEÑAL “Lo importante es tener señales estables en el tiempo de poder establecer normas y hacerlas cumplir”.

IGUALDAD “La norma no diferencia entre fundiciones de empresas públicas y de empresas privadas”.

Una entrevista de LEONARDO CÁRDENAS

Comments are closed.