Barco recién certificado vierte 500 litros de petróleo en Quintero

El “Doña Carmela” había sido autorizado hace dos días para operar cargas de combustible. Fuente: El Mercurio, 14 de agosto, 2015.


Noticia Relacionada: Desesperada maniobra ante nuevo derrame de petróleo en Quintero

A 11 meses del incidente protagonizado por el buque “Mimosa”, que derramó 38 mil litros de crudo, la bahía de Quintero vuelve a sufrir un derrame de petróleo. Esta vez el protagonista fue el tanquero “Doña Carmela”, construido hace 35 años y que pese a operar con estándares de fabricación superados hace dos décadas, recién había recibido su certificación anual para operar en faenas de carga y descarga de combustible.

El nuevo accidente ocurrió en el terminal Barcaza de Enap S.A. en donde el “Doña Carmela”, fletado por la naviera Agunsa, cargaba petróleo marino IFO 380 desde los estanques de la empresa estatal para abastecer a otras naves. La emergencia quedó al descubierto cerca de la medianoche de ayer cuando sus tripulantes y el operador de Enap que estaba a bordo se percataron de una sustancia oleosa que apareció en el mar por proa y a babor. Se trataba de una filtración desde el segundo estanque del tanquero.

Detectada la fuga, se detuvo la transferencia de la carga y se trasvasijó el combustible desde el estanque número dos al cinco. A las 00:15 horas de ayer, la autoridad marítima activó el Centro Regional de Combate a la Contaminación de Valparaíso, desplegando barreras de contención en torno a la nave, lanchas Arcángel y Defender y otras embarcaciones que usaron paños para absorber el hidrocarburo mientras los terminales de Enap, Oxiquim, Copec, Ventanas, GNL y Asimar aplicaron planes de contingencia. La operación se dio por terminada a las 19:00 horas de ayer, con el control del derrame, estimándose la cantidad vertida en cerca de 500 litros, según un comunicado de la gobernación marítima.

El fuerte olor a combustible alertó a los pescadores artesanales y la noticia se esparció rápidamente, relató el presidente del sindicato de Loncura, Cristián Avilés.

Trazas del combustible se extendieron por 500 metros según comprobaron los sobrevuelos de las autoridades. Entre los trabajadores de las distintas caletas, que en 2014 estuvieron 74 días sin faenar a raíz de la contaminación del “Mimosa”, se desató la indignación. “Creo que no se aprendieron las lecciones. Deberían desplegarse preventivamente barreras de contención y no esperar a una emergencia”, señaló el presidente de las caletas unidas de Quintero, Gerardo Muñoz, mientras los alcaldes de Puchuncaví, Hugo Rojas, y de Quintero, Mauricio Carrasco, lamentaron que el estándar para estas operaciones siga siendo insuficiente.

Las inspecciones realizadas al interior del estanque dañado y por buzos bajo el mar detectaron una fisura de dos pulgadas por 1,5 mm.

Ello causó sorpresa porque, según el intendente regional, Ricardo Bravo, “la embarcación, de una antigüedad mayor, circulaba con una autorización otorgada hace dos días”. Agunsa, en una declaración publicada en su página web, señaló que el origen de la fisura es “desconocido”.

Desde la Dirección de Territorio Marítimo y Marina Mercante (Directemar) se explicó que es la comisión local de inspección de naves la que da esta autorización anual y es presidida por el gobernador marítimo e integrada por especialistas en cubierta y maniobras, casco y máquinas y telecomunicaciones.

El gobernador marítimo, capitán de navío Rodrigo Vattuone, explicó que “Doña Carmela” es además de un solo casco, puesto que la norma que exige que los barcos tanqueros tengan casco doble es de 1990, posterior a la construcción del “Doña Carmela”.

El ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, dijo que encomendó al Consejo de Defensa del Estado estudiar una denuncia por daño ambiental.

por Mauricio Silva

Comments are closed.