Con 53 episodios críticos, el invierno 2015 cierra como el más contaminado en 11 años en Santiago

Autoridades atribuyen alza a malas condiciones de ventilación y mayores emisiones por factores como congestión.
Gobierno aspira a que nuevo plan de descontaminación arroje menos preemergencias y emergencias a partir de 2016.Fuente: El Mercurio, 20 de agosto, 2015.


El primer semestre más seco de la historia en el país tuvo una relación directa con las críticas condiciones de contaminación registradas este año en la cuenca de Santiago. Como la falta de lluvias derivó en una ventilación inusualmente deficiente -con velocidades de viento que cayeron hasta 30% frente a un año normal-, los días con altas concentraciones de esmog se sucedieron como hace mucho no se veía en la capital.

En total, se registraron 53 episodios críticos por material particulado fino (MP 2,5), el más dañino para la salud. De ellos, hubo dos emergencias (solo una constatada, la otra no fue oficialmente registrada por la autoridad, debido a que fue erróneamente pronosticada), 14 preemergencias y 37 alertas sanitarias.

Aunque aún no acaba la gestión de episodios críticos (que abarca desde el 1 de abril al 31 de agosto, cuando se toman medidas como la restricción vehicular), este año ya superó a los 52 días críticos en 2014 (que incluyen una preemergencia y cuatro alertas en enero, por incendios forestales). Así, es el más contaminado por emisiones de MP 2,5 desde 2003, cuando se registraron 65 episodios.

El subsecretario de Medio Ambiente, Marcelo Mena, asegura que este año se observaron mayores niveles de emisiones, lo que se comprobó en las estaciones de Cerrillos y El Bosque, por actividad industrial o residencial. El alza también se debe a los crecientes niveles de congestión por el incremento del parque automotor. “Eso hace que cada vehículo aumente sus emisiones particulares”, explica.

De todas formas, Mena explica que los episodios de este año “son solo comparables con el 2014, porque los instrumentos que tenemos ahora miden 30% más que los que se utilizaban antes del año pasado. De todas formas, hubo una gran cantidad de alertas ambientales que sin el enfoque preventivo que adoptamos este año en Santiago con las alertas sanitarias, habrían significado más preemergencias y emergencias”.

Para el coordinador del centro meteorológico ambiental de la Universidad de Santiago (Usach), Patricio Pérez, este año hubo un alza de 16% de las concentraciones contaminantes respecto de 2014. “Si se analiza por estaciones, hay dos que sobresalen con respecto al año pasado: Parque O’Higgins y Talagante, que subió en 59%. Eso es significativo y tiene que ver con la leña principalmente. En las zonas rurales alrededor de Santiago, como Melipilla, donde hay un calefactor a leña cada dos viviendas, ha habido una intensificación del uso de leña que ha tenido un impacto en Santiago”, dice.

Este incremento de la contaminación ligada a la leña se da pese a la norma que entró en vigencia el año pasado, que prohíbe el uso de las que no estén certificadas con sello verde. A juicio de Mena, ello revela que hay una dificultad con la implementación de la norma. “Desde fuera de la casas no sé si tienen un calefactor certificado o no y los municipios no tienen ordenanzas implementadas. Tenemos que encontrar una forma de recordar a las personas que no pueden utilizar más ese calefactor y que los vecinos lo sepan también”.

Los altos niveles de contaminación registrados este año podrían quedar atrás a partir de 2016, con el debut del nuevo plan de descontaminación para MP 2,5 en la capital. Ese instrumento aspira a reducir en 50% las emisiones de este contaminante -responsable indirecto de 4.000 muertes al año- hacia 2020. Para ello, se implementarán medidas hasta por US$ 787 millones, según las recomendaciones técnicas del Centro Mario Molina, que diseñó las disposiciones.

1 Comment

  1. patricio dice:

    Señores Terram gusto de saludarles, les pido por favor en nombre de la vida que ustedes hagan lo posible para prohibir en todo Santiago las chimeneas o salamandras a leña son muchos los enfermos y los muertos gracias los saluda atentamente Patricio Alvarez Gomez