El historial de conflictos ambientales del Grupo Angelini

Con la información contable de al menos seis empresas del holding en manos del Ministerio Público, el grupo dirigido por Roberto Angelini Rossi -la décima fortuna chilena según el ranking Forbes- se apresta a enfrentar una investigación del equipo liderado por el fiscal nacional Sabas Chahuán en los mismos términos que Penta y SQM. Fuente: The Clinic Online, 23 de agosto de 2015


Fue el sábado 9 de mayo de 2015 el día en que se encendieron las alarmas. Esa mañana, The Clinic Online reveló que dos empresas que son parte del Grupo Angelini -Copec S.A y Celco- figuraban en la lista de empresas a las que Asesorías y Negocios SpA, propiedad del geógrafo PPD Giorgio Martelli, le prestó servicios entre 2012 y 2013.

Según la investigación de este medio, la décima fortuna del país pagó un total de 208 millones de pesos por “asesorías profesionales” a AyN, misma empresa a la que facturaba el grupo que lideró la denominada precampaña de la candidatura de Michelle Bachelet, entre los que figuraban el exministro del Interior, Rodrigo Peñailillo y sus principales asesores.

Luego vino la revelación de los pagos al senador UDI Jaime Orpis, a través de asesores, familiares y conocidos; y a un exasesor de la exdiputada Marta Isasi, los que son parte de la investigación por cohecho y lavado de activos que lleva adelante la fiscal Ximena Chong.

Sin embargo, las cifras serían aún mayores. Según publicó la revista Qué Pasa, entre el 7 y el 8 de mayo pasado el grupo hizo la rectificación correspondiente pagando cerca de $ 850 millones de pesos al Servicio de Impuestos Internos por pagos.

La fiscalía, por ahora, tendría certeza de aportes de al menos cinco empresas del holding: Copec, Copec Combustibles, Celco (Celulosa Arauco y Constitución), Corpesca e Inversiones Siemel, a la que se suma Seguros Cruz del Sur, que en junio de 2013 pasó a ser propiedad del grupo Security.

Como actores predominantes en sus respectivos gremios, el gigante maderero -que declara poseer 389.000 hectáreas de bosque nativo, “protegido y conservado bajo estrictas normas internacionales”- es la empresa que ha protagonizado más escándalos ambientales, aunque Copec y Corpesca también han enfrentado emergencias y diversas denuncias por contaminación. Acá el historial ambiental del grupo Angelini.

Celco – Río Cruces

El más bullado de los casos de conflicto ambiental del grupo ocurrió a fines de 2004, cuando solo meses después de comenzar a operar la nueva planta ubicada en San José de la Mariquina, los vertidos de residuos industriales produjeron la muerte de miles de cisnes de cuello negro en el humedal del Santuario Carlos Andwanter del Río Cruces, en esa misma ciudad.
La contaminación del humedal redujo a cerca de un 10% la población de esos cisnes, lo que provocó la indignación de la población valdiviana. Por años se intentó verificar la culpabilidad de la empresa, pero incluso en una oportunidad la Corte de Puerto Montt anuló una multa contra la empresa.

Finalmente, el 27 de julio de 2013 el Primer Juzgado Civil de Valdivia condenó a la empresa por daño ambiental y el año pasado finalmente Celulosa Arauco se hizo cargo del problema llegando a un acuerdo con el Consejo de Defensa del Estado (CDE) para desembolsar US$ 10 millones, la mitad destinada al Fisco para reparar del daño causado, mientras que la otra mitad del dinero para un programa de desarrollo comunitario.

Celco – Río Mataquito

Desde 1999 que los pescadores del río Mataquito atribuían la muerte masiva de peces al derrame de residuos industriales desde la planta de celulosa Licancel. Pero sólo en 2007 sus denuncias fueron escuchadas, cuando una muerte masiva de peces motivó la intervención de buzos tácticos de Carabineros, quienes descubrieron ductos sin autorización ambiental que evacuaban desechos al río.

Entonces la planta fue cerrada, pero apenas dos semanas después otros 200 mil litros de riles llegaron al río por una fractura en una de las cañerías. La situación motivó incluso la intervención de la Presidenta Michelle Bachelet, quien señaló que todos los costos los debía asumir la empresa, lo que se tradujo en una demanda del Consejo de Defensa del Estado en contra de Celco.

Finalmente en 2010 la empresa fue condenada al pago de 600 millones de pesos. Sin embargo, en 2013 volvieron las denuncias de los pescadores a raíz de una nueva muerte masiva de peces.

Celco – Río Itata

En septiembre de 2011 la empresa reconoció un derrame de riles en el estero Velenunque, en la localidad de Ranquil, provincia de Ñuble. Tras una investigación, la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región del Biobío decidió darle una sanción mínima a Celco por este episodio.

En noviembre de 2013 los vecinos de Boca Itata, en el sector de Trehualco, alertaron sobre un derrame de residuos líquidos industriales (RIL) en vegas de esa zona. Los residuos provenían desde la Planta Nueva Aldea, propiedad de Celco.

La emergencia se originó cuando uno de los ductos que trasladaban riles industriales al mar inundó cultivos agrícolas en esa zona costera, de manera que los líquidos llegaron directamente al río Itata. Tras la emergencia, la Corte de Chillán no acogió petición de suspensión temporal de la planta.

Celco – Golfo de Arauco

El 24 de agosto de 2004 la comunidades del Golfo de Arauco vivieron una emergencia ambiental, a raíz del derrame de 5.000 litros de trementina y 15.000 litros de agua mezclada con esta sustancia al mar, provenientes de la Planta Horcones de la Celulosa Arauco y Constitución S.A., en la Comuna de Arauco.

La contaminación llegó en esa oportunidad hasta las playas de Lota, donde la mancha en el mar se encajonó e incluso provocó intoxicaciones por aspiración y contacto en el balneario. La Seremi de Salud de Arauco, entonces, determinó la prohibición de pesca en el radio de 1 milla marina en torno al punto de descarga del derrame.

Dos meses después, específicamente el 13 de octubre de 2004, ocurrió un nuevo derrame de riles. En esa ocasión el vertido fue entre 10.000 a 15.000 m3, a través de un ducto alternativo que iba directamente al mar.

Copec – Calbuco

En la noche del 6 de septiembre de 2011, a sólo horas de haber sido inaugurada oficialmente por el entonces ministro de Energía Rodrigo Álvarez, la planta Pureo de Copec, ubicada en la localidad de Calbuco, tuvo un derrame de cerca de 30 mil litros de petróleo.

La empresa inicialmente cifró primero en 10 mil los litros perdidos en el mar, pero luego subió la cifra a 23 mil litros. Meses después la Consultora Golder Associates entregó un pre-informe calculando el vertido en 26.200 litros de crudo, quedando solo 3.700 litros de petróleo sin recuperar. Eso sí, también descartó que el derrame tuviera un impacto a largo plazo en la zona, aunque posteriormente la Comisión de Evaluación Ambiental de Los Lagos multó a la empresa con 437 millones de pesos.

Sin embargo, semanas después de recibir la multa, otro derrame de petróleo obligó al Servicio Nacional de Pesca a decretar cierres temporales de los centros de cultivo de choritos existentes en el lugar y la prohibición de extraer recursos marinos en la zona de Caicaén, ubicada al sur de la comuna de Calbuco.

Copec – Isla Riesco

El pasado 2 de octubre, se presentó la segunda denuncia a la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) en contra de la operación de Mina Invierno por la ruptura del humedal Chorrillos Invierno y por la contaminación con carbón y material sedimentable en Chorrillo Invierno 2 y la costa del Seno Otway, en Isla Riesco, ubicada en la comuna de Río Verde, en Magallanes.

El proyecto minero -propiedad en un 50% del grupo Angelini a través de Copec y 50% del grupo Von Appen a través de Ultramar, extrae carbón sub-bituminoso, el más contaminante de todos los tipos de ese mineral, desde marzo de 2013 y desde entonces ha sumado varias denuncias por contaminación al interior de la isla.

Actualmente la minera intenta por tercera vez obtener autorización para el uso de tronaduras -explosiones controladas para extraer material- tras recibir el rechazo del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).

Copec – Las Salinas

Si bien no es de su exclusiva responsabilidad, la compañía petrolífera lleva años tratando de convencer a las autoridades sanitarias de Viña del Mar para llevar adelante un megaproyecto industrial y comercial en Las Salinas.

El problema es que el puerto fue utilizado desde 1935 por Copec, Esso, Shell y Sonacol para la importación de combustible a Chile, lo que dejó presencia de hidrocarburos en uno de lo loteos más codiciados del borde costero viñamarino.

La inversión se ha encontrado con la resistencia de las seremis de Salud y Medio Ambiente, y en agosto de 2014, la Inmobiliaria Las Salinas -empresa creada por el holding para este proyecto- retiró el Estudio de Impacto Ambiental tras las críticas de la autoridad. Sin embargo, en julio pasado anunciaron que presentarán un nuevo estudio al SEIA durante el próximo año.

Corpesca – malos olores en Iquique

Dos sumarios sanitarios en curso tiene la Seremi de Salud de Tarapacá a la empresa Corpesca S.A. en lo que va de este año, tras detectar emanación de vahos al ambiente los que han provocado malos olores en la ciudad de Iquique.

Años antes ya se habían realizado otras fiscalizaciones a empresas pesqueras por este mismo problema, como en 2011, las que no arrojaron culpables. Sin embargo, los constantes reclamos de la comunidad iquiqueña apuntan directamente a la pesquera del grupo Angelini.

Por esta razón la empresa arriesga multas de hasta 1.000 UTM por cada sumario, e incluso se podría llegar a decretar el cierre de alguna de las plantas. Para evitar la emanación de malos olores, las autoridades sanitarias formaron una mesa técnica junto con autoridad sanitaria y medioambiental, el intendente Mitchel Cartes y el senador Fulvio Rossi.

Bonus: Copec y el caso de Guacolda

Aunque no manejaba el porcentaje mayoritario de la empresa, el grupo Angelini también estuvo presente en la polémica Termoeléctrica Guacolda, ubicada en la denominada zona latente del Valle del Huasco.

La localidad, ubicada en la costa de la Región de Atacama, recién en 2012 fue declarada “Zona Latente” luego de que se registrara MP10 (material particulado respirable) por sobre un 80% del permitido en la zona.

En marzo de 2014, AES Gener adquirió la totalidad de los activos al comprar el 50% restante a Empresas Copec S.A. e Inversiones Ultraterra Limitada (Von Appen), repartidas en partes iguales.

Comments are closed.