Japón vuelve a la energía nuclear pese al fantasma de Fukushima

La planta en Sendai es la primera en operar con los nuevos estándares de seguridad impuestos por la Autoridad Reguladora de lo Nuclear tras el accidente de 2011. Fuente: El Mercurio 11 de agosto 2015.


La compañía eléctrica Kyushu Electric Power volvió a encender ayer el reactor número 1 de su planta en Sendai (a unos mil kilómetros a suroeste de Tokio), marcando el regreso de Japón a la producción de energía nuclear. El viernes la planta comenzará a generar electricidad y a comienzos de septiembre empezará el suministro comercial.

Japón suspendió la producción de energía atómica, tras el apagón de 48 reactores del país a raíz del accidente de la central de Fukushima en 2011 -el peor desde Chernobyl (Ucrania, 1986)- tras el terremoto y tsunami que azotaron el país.

Hasta entonces, la energía nuclear representaba poco más de un cuarto de la electricidad japonesa. Tras el desastre, el país cerró todas sus plantas y solo volvió a activar dos reactores el 2013 en Oi (oeste) durante trece meses por escasez de suministro eléctrico en la segunda región más poblada del país, Kansai.

Para compensar la falta de energía, Japón se vio obligado a incrementar la importación de gas natural y carbón, usados en las centrales térmicas. Pero el gasto produjo un fuerte déficit en la balanza comercial, de más de 110 mil millones de dólares.

Complicado por el déficit, el Primer Ministro japonés, Shinzo Abe, insiste en que la tercera mayor economía del mundo, que cuenta con escasas materias primas, no puede mantener a largo plazo la carga de las costosas importaciones de petróleo y gas. Y señala que ante el encarecimiento de la energía las empresas restringen su consumo, lo que frena el potencial de crecimiento del país. El plan del gobierno es que para 2030 la energía nuclear cubra entre el 22% y el 24% de las necesidades eléctricas del país.

Pero la reactivación de las centrales nucleares es fuertemente resistida por la ciudadanía japonesa, que teme un nuevo accidente como el de 2011, cuando miles de personas afectadas por el tsunami no pudieron regresar a sus hogares por la contaminación radiactiva.

Esas son las razones, según una encuesta realizada el domingo por el diario Mainchi Shimbun, para que el 57% de la población esté en contra de la reactivación de Sendai y solo el 30% se muestre favorable a la iniciativa. Ayer unos 200 residentes de Satsumasendai, localidad próxima a la central nuclear de Sendai, se manifestaron en contra de la reactivación de la planta, consignó EFE. Ya se han convocado nuevas protestas para los próximos días y se espera que haya una mayor asistencia.

El Primer Ministro ha insistido en que su gobierno va a “garantizar la seguridad de la población en primer lugar”. La Autoridad para la Regulación Nuclear afirmó que los nuevos estándares de seguridad son mucho más rígidos y que un desastre como el de Fukushima no volverá a ocurrir. El nuevo diseño de seguridad comenzó a ser aplicado en septiembre de 2013 e incluye el establecimiento de una serie de fuentes de energía alternativas y provisiones contra los casos más extremos de terremoto o tsunami .

57% de la población japonesa se opone al reinicio de actividad nuclear en la planta de Sendai.

-Cae apoyo a Primer Ministro

Shinzo Abe volvió a sufrir una baja en las encuestas: según el sondeo del diario Mainchi Shimbun, el respaldo al Primer Ministro está en 32%, el menor nivel desde su reelección en 2014.

Además de la iniciativa a favor de la energía atómica, la caída se debe al intento de Abe de cambiar la política de seguridad nacional. Su proyecto —que implica una modificación constitucional— busca acabar con la prohibición impuesta en 1947 de desplegar tropas en el extranjero y, según un grupo de expertos japoneses, facilitaría la entrada del país en conflictos exteriores por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial.

Comments are closed.