Minería y glaciares: a la espera de la nueva normativa

A medida que transcurre la discusión del proyecto de Ley de Protección de Glaciares en el Congreso, los sectores minero y ambientalista analizan sus implicancias, en medio de un debate que se anticipa de largo aliento. Fuente: Sustentare 05 de agosto 2015.


El proyecto de Ley de Protección de Glaciares se encuentra en tramitación en la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, en un proceso iniciado en marzo de este año tras la presentación de una Indicación Sustitutiva por parte del Ejecutivo. Esta propuesta, más acotada que la iniciativa original impulsada por el Legislativo, enfrenta fuertes cuestionamientos tanto desde el mundo minero como de las organizaciones ecologistas.

Junto con reiterar la protección de los glaciares que se encuentran dentro de Parques Nacionales o Reservas de Región Virgen (donde se aplica una restricción absoluta a actividades económicas que puedan afectarlos), la propuesta en análisis crea la figura de Reserva Estratégica Glaciar, compuesta por uno o más de estos cuerpos de agua que se consideran como una reserva hídrica relevante para la cuenca en que están emplazados. En dichos espacios –a definir más adelante- se prohibirá la realización de toda obra, programa o actividad con fines comerciales, así como la remoción, traslado, destrucción o cubrimiento de los glaciares con material de descarte.

La propuesta añade que respecto de aquellos que no estén en esta categoría de reserva estratégica, o dentro de un parque o reserva, “a cualquier intervención que se haga sobre ellos se aplicarán las modificaciones que contiene este proyecto de ley sobre el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, lo que implica que los proyectos tienen que solicitar –en el marco de dicho sistema– un permiso ambiental sectorial, lo que nos permite garantizar la protección del cien por ciento de los glaciares del país”, afirmó en el ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, al dar a conocer la indicación.

Miradas contrapuestas

Consultado si esta propuesta dificulta la explotación de nuevos yacimientos, el presidente del Consejo Minero, Joaquín Villarino, señala a MINERÍA CHILENA que una gran cantidad de proyectos y prospecciones están considerados en las regiones de Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana y de O’Higgins. “Por razones geológicas, en esta área existe una alta superposición de glaciares y reservas de cobre, sobre el 50%. Partiendo de esta realidad, la intensidad de las trabas a futuros proyectos mineros dependerá del criterio que guíe la definición de estas reservas estratégicas, que de acuerdo al proyecto de ley queda en manos de un reglamento”, puntualiza.

Desde la mirada crítica de los ambientalistas, Sara Larraín, directora ejecutiva del programa Chile Sustentable, estima que “la propuesta de reserva estratégica glaciar, como está planteada por el Ejecutivo, es un estatus que podría aplicarse a los glaciares en el futuro, siempre y cuando el Gobierno lograra reunir los recursos para estudiar cada uno de los glaciares y fundamentar que son reservas relevantes de agua. Es decir, no busca protección general, y (está) sujeta a los recursos que debamos poner todos los chilenos para este fin. Por tanto, esa propuesta es un saludo a la bandera”.

A su juicio, una ley de glaciares debe abordar la protección de estas reservas hídricas desde una mirada integral, ya que “son ecosistemas que incluyen agua superficial o subterránea que alimentan de forma considerable la escorrentía de aguas a ríos en periodos estivales y de sequía, permitiendo abastecer de agua potable a las ciudades, el riego agrícola y todas las actividades industriales que sostienen el desarrollo regional”, añade.

Comments are closed.