Tribunal Ambiental de Antofagasta habría recibido 23% de las causas

Ante el atraso de dos años en su conformación, los procesos del norte han sido revisados por la sede de Santiago. Fuente: El Diario Financiero, 24 de agosto de 2015.


A la nueva institucionalidad ambiental todavía le falta una “pata”. Se trata del Primer Tribunal Ambiental de Antofagasta que lleva más de dos años de retraso en su instalación, siendo la única de las tres sedes establecidas por el legislador en 2012 que aún no entra en operación.

De acuerdo a lo señalado por la ley, esta sala debía estar funcionando el 28 de junio de 2013, pero todavía el Ejecutivo no designa a los ministros de la quina enviada por la Corte Suprema, previa selección de los candidatos presentados por el Consejo de Alta Dirección Pública. ¿Se ha notado su ausencia? De acuerdo a información pública y recogiendo el total de causas ingresadas hasta el viernes pasado en los tribunales de Santiago y Valdivia, sólo 23% de los requerimientos corresponden a la denominada macrozona norte, los que deberían ser revisados por Antofagasta.

Entre 2013 y 2015 se registran 32 ingresos para la macrozona norte, sin embargo, en ausencia del tribunal de Antofagasta, las causas debieron ser absorbidas por el de Santiago, lo que se suma a las 77 que revisaron al mismo lapso por catalogarse en la macrozona central.

Asimismo, la sede capitalina en 2013 asumió nueve de la macro-zona sur, por el periodo en que no operaba Valdivia.

Aunque la ley establecía la misma fecha de inicio de Antofagasta para el tribunal más austral, éste comenzó su actividad jurisdiccional el 9 de diciembre de ese ejercicio.

La existencia de tres tribunales

La idea de crear tribunales especializados en materia ambiental surgió de un acuerdo político en 2009 luego de que no existiera consenso para aprobar la ley que creaba un Ministerio del Medio Ambiente y la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA).

Sobre este último organismo, un grupo de parlamentarios, principalmente de la Alianza, no querían que reuniera las facultades fiscalizadoras y sancionatorias, visión que no prosperó, pero sí sirvió para arribar a otra solución: una instancia en la que jueces expertos revisaran el actuar de los nuevos organismos. En principio, sólo sería un tribunal el que ejerciera el control jurisdiccional de las decisiones administrativas en lo ambiental, pero finalmente el legislador optó por establecer tres sedes: Santiago, Valdivia y Antofagasta, lo que impediría un “atochamiento” de causas y facilitaría un actuar más expedito. El legislador también acordó que las tres sedes contaran con un presupuesto igualitario, aunque las cifras públicas muestras que existe un dispar reparto de los procesos. Al igual que Antofagasta, a la sede de Valdivia le correspondería analizar 23% del total de causas ingresadas en el periodo que llevan de funcionamiento.

En cambio, la macrozona centro aglutina 54% de las causas. Este territorio es de revisión del Tribunal Ambiental de Santiago.

De acuerdo a los datos de la página web de esta sede, han recibido 118 causas, divididas en 74 reclamaciones, 17 demandas, cinco consultas y 22 solicitudes.

En el caso de Valdivia, también revisada la información pública, han ingresado 33 causas, repartidas en 19 reclamaciones, 10 demandas y cuatro solicitudes.

54% de las causas son de la zona central.

Por Hernán Vargas S.

Comments are closed.