Dos de cada tres empresas no cumple compromisos ambientales

Informó en Concepción el Superintendente del Medio Ambiente.La autoridad llegó a la zona a inaugurar la nueva oficina regional y aseguró que la SMA busca ser una causa de éxito de los proyectos, y no una traba a los mismos. Fuente: Diario de Concepción, 25 de septiembre, 2015.


En diciembre cumple tres años de existencia la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), entidad fiscalizadora que ayer inauguró la oficina de la Región del Bío Bío, todo un hito dentro de la puesta en marcha de la nueva institucionalidad ambiental.

El hecho promete acelerar los tiempos de respuesta en una zona caracterizada por gran número de proyectos, reconoció el superintendente, Cristián Franz.

“Debemos comprender que este es un proceso de instalación en el país y donde no estamos solos. En agosto de 2013 se creó la Red Nacional de Fiscalización Ambiental (Renfa), que convoca a 16 servicios públicos”, expresó Franz, quien dijo entender que esta es la segunda región de importancia en términos productivos y de población, por lo que se justifica plenamente tener un brazo fiscalizador consolidado.

Por su parte, la jefa regional de la SMA Bío Bío, Emelina Zamorano, informó que una de las primeras tareas será atender casos ya emblemáticos para la zona: complejo termoeléctrico Bocamina (Endesa), Canteras Lonco y Centro Forestal e Industrial Nueva Aldea (Arauco), donde últimamente han habido denuncias por episodios reiterados de malos olores.

– ¿Cuál es el principal desafío de la SMA?

– Consolidarnos, seguir creciendo y ser cada día más eficientes en la fiscalización, en el cumplimiento de la normativa ambiental, que es nuestra razón de ser. Es decir, asegurarnos que el desarrollo sustentable no sea sólo una frase, sino una realidad que se pueda palpar y sentir por todos los ciudadanos.

– ¿Qué mensaje entregaría al sector productivo, dado los bajos niveles de cumplimiento?

– Le diría que la SMA está acá para ayudar. Entendemos que tenemos un rol esencialmente de fiscalización y de sanción. Ésta tiene un efecto disuasivo que contribuye a mejorar la conducta y el desempeño de los titulares de los proyectos.

Sin embargo, el nivel de cumplimiento de los titulares en Chile es mala. Dos de cada tres proyectos que hemos fiscalizado en tres años presentan incumplimientos a sus Resoluciones de Calificación Ambiental.

Pero, en definitiva, creo que sin el compromiso y el esfuerzo de los propios titulares de los proyectos de embarcarse en una mirada y en una forma diferente de hacer las cosas, no alcanzaremos el desarrollo sustentable. Aunque tengamos una SMA de miles de funcionarios y nos pasemos la vida aplicando sanciones, sino hay un compromiso y voluntad de los titulares por mejorar su gestión y por desarrollar proyectos más amigables con el medioambiente, no lanzaremos el propósito que tenemos como país. A nosotros no nos interesa andar aplicando multas por la vida, sino mejorar el nivel de cumplimiento de los regulados.

Por eso, tan importante como aplicar una sanción, es educar, y en eso hemos estado, explicando cuál es la nueva institucionalidad y cuál es nuestro rol. Les he dicho a distintos gremios empresariales que nosotros queremos ser una causa de éxito para los proyectos y no una traba para los mismos.

– ¿Hoy se puede asegurar que el complejo Bocamina opera con los estándares debidos?

– Definitivamente. Ahí ya hubo un proceso sancionatorio bastante extenso. Se le aplicó una multa del orden de los US$6 millones.

Hoy fiscalizamos que las medidas propuestas se estén aplicando y funcionando como solución. Las medidas definitivas, como los filtros para evitar entrada de biomasa, vencen en enero, pero me han informado que podría comenzar a operar a fin de mes, lo que significaría que pasamos de un régimen transitorio a uno definitivo de cumplimiento. Y seguiremos fiscalizando permanentemente.

– ¿Cuál es la situación de Canteras Lonco?

– Hemos recibido varias denuncias de vecinos. Las procesamos y enviamos fiscalizadores. Adicionalmente, decretamos una medida provisional, tendiente a asegurar la estabilidad geomecánica de los botaderos de la cantera. Esa medida no fue cumplida, la reiteramos y finalmente le formulamos cargos. Hoy estamos en medio del proceso sancionaorio y mi expectativa es que en el transcurso del próximo mes deberíamos tener una resolución definitiva con respecto a eso. Nos interesa que se realicen las obras de aseguramiento de botaderos cuanto antes, y que el titular entienda lo importante de la medida, y no busque la sanción por incumplir por segunda vez.

– ¿Qué arriesga la empresa?

– Multas, que van desde una UTA hasta de 1.000 que se pueden ir incluso sumando. Pero también podríamos clausurar temporal o definitivamente.
Recuadro :
-997 unidades fiscalizables posee la Región del Bío Bío, las que agrupan a 1.223 proyectos con Resolución de Calificación Ambiental.

-70 actividades de inspección, 1.132 fiscalizaciones, y han habido 13 procedimientos sancionatorios: tres del sector energía.

-1 a 5 aumentó el número de fiscalizadores a nivel regional, a partir de la inauguración de la oficina de la Superintendencia del Medio Ambiente del Bío Bío.

Comments are closed.