Desde París: Aún no tenemos nuevo acuerdo climático

Javiera Espinoza, Geógrafa, Fundación Terram. En este minuto todo puede pasar. Ya estamos en la recta final.


Durante las dos últimas semanas, del 30 de noviembre al 11 de diciembre, se celebra oficialmente la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático, COP21, en la ciudad de París. El objetivo de esta COP es lograr un Acuerdo vinculante, ambicioso, justo y global que reemplace al fallido Protocolo de Kioto, con el propósito de frenar las emisiones los gases de efecto invernadero (GEI) y estabilizar la temperatura media del planeta.

La urgencia por frenar la excesiva contaminación y alteración en los factores físicos y biológicos del planeta, producto de la contaminación y extracción de recursos naturales que hemos realizado como sociedad, hace que la ciencia haya certificado  que se necesita limitar las emisiones de GEI en no más de 2 grados Celsius, de aquí a fin de siglo. Los glaciares se derriten y es evidente, existe sequía e inundaciones en lugares impensados anteriormente. El clima está cambiando y estamos siendo afectados con grandes costos para todos, especialmente para los Estados y las poblaciones más vulnerables.

Las negociaciones en París han transcurrido de manera intensa, pero sin muchos avances concretos y menos, ambiciosos. Señal  preocupante pensando en la urgencia de obtener un documento que realmente contenga compromisos efectivos para abordar el cambio climático y no sea más que una declaración de buenas intenciones.

Hoy viernes 11 de diciembre, cuando se supone  deberíamos celebrar el cierre de este momento histórico para la humanidad, las negociaciones continúan y solo avanzarán con consultas a todas las partes respecto a puntos con los cuales no hay acuerdo. Estamos hablando de que este documento contenga aspectos de derechos humanos, género, pérdidas y daños, mecanismos cuantificables para los procesos de adaptación de los países, financiamiento, transferencia de conocimiento y tecnología, especialmente a los países en desarrollo; poner límites al aumento de temperatura en 1,5 o 2 grados, entre otros temas de relevancia.

Las negociaciones del jueves 10 se prolongaron hasta pasadas las 6 de la madrugada de este viernes. Se espera que durante el día se logre depurar aún más el texto y avanzar en los acuerdos, sin embargo, la Presidencia, a cargo de Francia, ha anunciado que el nuevo texto lo liberarán mañana -sábado 12- a las 14:00 hr. local. Aun así, no concluye ahí este proceso, posiblemente se siga negociando las siguientes horas.

Como sociedad civil siguiendo este proceso estamos inquietos, pues hemos estado pidiendo que la ambición sea efectiva y que además no se aumente la temperatura por sobre los 1,5 grados de acá a fin de siglo. Necesitamos ambición, esto es surgente por nuestro futuro como sociedad en este planeta y por las próximas generaciones.

En este minuto todo puede pasar. Ya estamos en la recta final en que las negociaciones comienzan a tener un carácter de presión y en que los intereses de los países comienzan a demostrarse con absoluta claridad.

En tanto, hoy en Chile, se realiza la despedida de quien hiciera y representara un gran aporte en nuestra historia ambiental nacional y también a nivel mundial, Douglas Tompkins. Mientras los ojos del mundo están concentrados en París, solo espero que el legado y las obras que él deja puedan verse reflejadas -también- en que este proceso de verdad logre un avance para tener un mundo mejor.

Comments are closed.