Crecida de ríos se estabiliza en noreste argentino y deja 20.000 evacuados

El cese de precipitaciones estabilizó las crecidas de los ríos Uruguay, Paraná y Paraguay.Organizaciones ecologistas aseguran que principal causante es la deforestación. Fuente: Radio Cooperativa, 28 de diciembre, 2015.


La crecida de los principales ríos del noreste argentino, que ha provocado dos muertos y 20.000 evacuados, se ha estabilizado en las últimas horas por el cese de las precipitaciones, lo que ha evitado nuevas evacuaciones, informaron este domingo fuentes oficiales.

“La altura del río Uruguay en el puerto de Concordia es esta mañana de 15,86 metros, permanece estable y no varió, por lo que no hubo necesidad de realizar nuevas evacuaciones” dijo a medios locales el portavoz de Defensa Civil de la ciudad, provincia de Entre Ríos.

Concordia es la localidad argentina más afectada por las inundaciones, con un cuarto de sus calles cubiertas por el agua y más de 10.000 personas desplazadas de sus hogares.

El gobierno constituyó en esta ciudad un comité de crisis, que hoy será encabezado por el presidente, Mauricio Macri, para conocer de primera mano la situación.

El jefe de gabinete argentino, Marcos Peña, aseguró este sábado que se trata de una de las crecidas “más complicadas de la historia” en Concordia, con los registros más altos en cinco décadas.

El cese de las lluvias ha estabilizado también el caudal de las aguas en Corrientes, Chaco, Formosa y Santa Fe, las otras cuatro provincias afectadas, que suman en total otros 10.000 evacuados y autoevacuados.

Las autoridades advierten que la retirada de las aguas será lenta y dará paso a la etapa más compleja de la emergencia que atraviesa el noreste del país.

subir Deforestación es la principal causante
Agrupaciones ecologistas advirtieron este domingo que “la deforestación es una de las principales causas de las inundaciones” que golpean a Suramérica y que han dejado al menos 140.000 evacuados en el cono sur.

A través de un comunicado, Greenpeace señaló que “el aumento de las precipitaciones y la significativa pérdida de cobertura boscosa en Argentina, Brasil y Paraguay, que se encuentran entre los diez países con más deforestación de todo el mundo, no permitió la natural absorción del agua”.

“Cuando perdemos bosques nos volvemos más vulnerables ante las intensas lluvias y corremos serios riesgos de inundaciones”, advirtió Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace Argentina.

Según datos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Argentina, desde 2007 hasta 2014, la provincia de Entre Ríos perdió más de 85.000 hectáreas de bosques nativos.

Sector ganadero también tiene responsabilidad

Jorge Rulli, miembro del Grupo de Reflexión Rural, coincide con Giardini en vincular la deforestación al aumento de las inundaciones y destaca también el impacto de los monocultivos, que han ganado terreno en los últimos años frente a la ganadería.

Según Rulli, cada negocio ganadero “contaba con varios molinos y/o bombas para riego o bebederos, que diariamente extraían grandes cantidades de agua, abatiendo las capas de agua a sus niveles tradicionales de 30 a 60 metros de profundidad”.

Este experto en desarrollo sustentable denunció en la revista Anfibia que las maquinarias usadas para cultivar soja, el grano estrella del campo argentino, “compactan el suelo” y “los pesticidas matan la microvida” que oxigena los suelos, lo que provoca que “el agua ya no penetra sino que circula hasta acumularse”.

Comments are closed.