El futuro del legado de Tompkins tras su muerte

Tompkins siempre tuvo claro que las tierras que compró deberían quedar como un “regalo” al país donde estuvieran ubicadas. Fuente: La Tercera, 10 de diciembre, 2015.


“La razón principal por la que donamos y donaremos toda nuestra tierra al Estado, es porque pensamos que el Estado es el único ente que debería proteger estas áreas, ayudados por entidades privadas durante un corto plazo”.

Las declaraciones son del empresario Douglas Tompkins a La Tercera en 2014, y apuntan a la relevancia que para él tenía que el Fisco asumiera la protección de las zonas naturales en los países. Por ello, el ecologista alcanzó a dejar abierto un proceso de negociación con el gobierno para iniciar la entrega del Parque Pumalín, su primer y principal proyecto y otras dos iniciativas, las que totalizan 409.785 mil hectáreas.

Tompkins siempre tuvo claro que las tierras que compró deberían quedar como un “regalo” al país donde estuvieran ubicadas. El “paquete” de donaciones que preparó para Chile plantea exigencias al Fisco, con el objetivo de comprometerlo en la conservación de estos suelos. Además del traspaso de los predios en manos de las fundaciones Pumalín, Melimoyu, Conservación Patagónica y Fundación Yendegaia -todas pertenecientes a él, a su esposa Kris Mc Divitt o y a algunos de sus asesores-, pide que algunos paños aledaños sean parte de los cordones de nuevos parques.

Según Hernán Mladinic, director ejecutivo de Pumalín, no se trata de requisitos, sino “de que todos participen en la conservación”. En el documento entregado al gobierno, en julio pasado, se plantea que el Estado destine un millón de hectáreas a áreas silvestres protegidas, las que actualmente no tienen ningún estatus particular (ver infografía).

Además, Tompkins a través de este documento solicita que el gobierno considere que dos reservas nacionales cambien su actual calificación para que posean una protección mayor. Así, propone que se creen los parques Alacalufes -una de las reservas más extensas del país, con dos millones de hectáreas, en Magallanes-y Cerro Castillo, en Aysén, con 160.000 hectáreas. Asimismo, pide que se funde oficialmente el parque Patagonia, de 80.561 mil hectáreas, el principal proyecto de su mujer Kris.

En el caso de esa zona -dice Mladinic- se conversaría la condición de que la fundación privada siga ligada por un plazo determinado a este lugar, mientras no finalice la construcción de instalaciones (senderos, zonas de picnic y delimitación de áreas para turismo y la ciencia). A pesar del deceso del empresario, la esposa del ambientalista mantiene la idea de legar las tierras que han restaurado, tal como lo expresó ayer su abogado, Pedro Pablo Gutiérrez.

Mesa

Aunque hace algunos años el ecologista y su equipo venían conversando la idea de concretar una donación masiva, recién en julio pasado hubo una cita oficial con la autoridad. La Moneda designó como interlocutor en el proceso de negociaciones al ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, quien ayer viajó a Puerto Varas, para asistir a los funerales.

El secretario de Estado cuenta que se formó una mesa para estudiar la iniciativa con las carteras de Agricultura, Interior, Economía y Bienes Nacionales. El tema lo monitorea también el titular del Interior, Jorge Burgos, quien recibió este año al matrimonio Tompkins para conocer sus intensiones.

¿El gobierno está dispuesto a ceder predios fiscales para crear nuevos parques, como lo pidió el empresario estadounidense? “Es nuestra intención y es lo que estamos estudiando”, responde el ministro Badenier.

La decisión final de aceptar la oferta de tierras recaerá en la Presidenta Michelle Bachelet, quien simpatiza con la causa ambiental, tal como declaró ayer, cuando recordó al empresario: “Es un nombre innovador y generoso en la protección del patrimonio natural del planeta (…) Desde un comienzo dijo que los parques y santuarios que él tenía en Chile pasarían a ser bienes públicos, como ya lo hizo con el parque Yendegaia. En nombre de Chile todos le queremos agradecer su espíritu ecologista y visionario”. El titular de Medio Ambiente dice que se analizará la propuesta durante 2016.

Fue el mismo Tompkins quien planteó a las autoridades su filosofía de “devolver” los terrenos que compró al país: “No es bueno, en general, que extensos terrenos sean mantenidos por un sector rico de la sociedad. Eso produce desigualdad. Este es un hecho conocido a lo largo de la historia e incluso en Chile, eso llevó a condiciones políticas y sociales que impulsaron una lucha ante las reformas (refieriéndose a la reforma agraria)”, sostuvo a este medio en 2014.

NORMATIVA

¿Qué diferencia a una reserva de un parque?

En Chile existen tres categorías de protección de las zonas naturales: parques, reservas y monumentos. Tompkins planteó que dos reservas pasen a convertirse en parques para aumentar su nivel de conservación. En la praxis, ese último estatus implica que se puede realizar exploración minera, pero no explotación, para lo que debe haber autorización del gobierno, la que no se ha dado hasta la fecha.

En tanto, tampoco se permite la extracción de agua de cauces, lo que ha sido rechazado por la justicia en varios fallos. En cambio, en las reservas -que en general han tenido explotación forestal en el pasado- se puede extraer especies como pinos o eucaliptus, pero se deben reponer con nuevos ejemplares. Estas áreas están protegidas por la Convención de Washington, la que está suscrita por nuestro país.

VISIONES

“La idea es que el Estado participe también de este proceso, por eso se pide que puedan sumar terrenos”.

Hernán Mladinic Director Fundación Pumalín

“Desde el comienzo dijo que los parques y santuarios pasarían a ser bienes públicos”.

Michelle Bachelet Presidenta de la República.

ANALISIS DE PROPUESTA

2016 podría dar una respuesta el gobierno a la propuesta de Tompkins.

Comments are closed.