Colegio Médico acusa a Ministerio de Salud de desgobierno y negligencias

Los dirigentes gremiales apuntan a lo que consideran una “inoperancia” de las autoridades respecto de sus demandas y además, advierten sobre las consecuencias de la contaminación en el Río Maipo. RadioUniversidaddeChile.cl, 27 de enero, 2016.


El presente entre las autoridades de salud no es el más tranquilo. De hecho, en el Ministerio aún está vacante el cargo de subsecretario de Redes Asistenciales, desde noviembre pasado, cuando renunció María Angélica Verdugo.

“Es inaceptable”, asegura la doctora Izkia Siches, presidenta del Consejo Regional Santiago del Colegio Médico, quien analizó la situación y sus consecuencias junto al periodista Patricio López, en la primera edición de Radio Análisis de nuestra emisora.

“En general, como Colegio Médico, nos dimos el tiempo para que el Gobierno pudiera instalarse”, explica la dirigenta, añadiendo que “con el cambio de gobierno les dimos tiempo para la ejecución presupuestaria y los problemas que tenían. Pero pasan cosas que uno no tiene cómo explicárselas a los médicos. ¿Qué pasa dentro del Ministerio de Salud? ¿Por qué aún no se nombra un subsecretario de Redes Asistenciales?”.

Sus críticas y cuestionamientos se traducen en lo que califica como “un desgobierno”. Es así como detalla que “hemos tomado conocimiento que parte de los proyectos presentados y acuerdos firmados con el Ministerio tampoco se han cursado, con un alto nivel de retardo en las medidas, con comisiones que no logran resultados, con problemas que hemos planteado y que aún no podemos resolver, que no dependen de temas económicos. Me parece que es un actuar negligente”, lamenta con molestia.

Dado este escenario, la doctora manifiesta que “ahí se empieza a notar que ninguno de ellos ni los parlamentarios se atienden en el sector público, porque el nivel de indolencia y el retraso en las medidas que son necesarias, ya sea para implementar las leyes, para presentar los proyectos, para la ejecución presupuestaria, a esta altura son impresentables por parte del Gobierno”.

Un nivel de inoperancia, como lo define la dirigenta, que tiene impactos en la salud de la población, como ocurre con la retención de los médicos. “Quedarse callados a este nivel, es ser cómplices”.

Respecto de los acuerdos incumplidos, advierte que “le hemos planteado al Ministerio nuestra disponibilidad para modificar la carrera y hacer un cambio sustantivo en cómo se contratan los médicos y evitar que el Ministerio deba seguir comprando servicios médicos carísimos, en vez de que los contrataran y nosotros reclutáramos más médicos. Un cambio que es estructural a la forma en que se le paga al recurso humano”.

Su conclusión es que en esa área no se ha avanzado. “Quedará casi completamente para el próximo gobierno, para que la desarrolle. Estamos disponibles para hacernos cargo de esto, con sus expertos. Pero en las comisiones el tema se ha pateado. Nuestras reformas son cosas menores y no tienen mayor impacto en la estructura actual de la contratación médica. Era una señal para que los colegas no sigan retirándose”.

Peligrosas consecuencias por contaminación del río Maipo
La semana pasada se presentó un estudio que advierte sobre las consecuencias negativas que están generando los trabajos del proyecto Alto Maipo en el río del mismo nombre, que abastece de agua a la Región Metropolitana.

Un estudio en el que también participó el Colegio Médico y que arroja preocupantes niveles de contaminación.

“Le pedimos al Departamento de Medio Ambiente, liderado por el doctor Andrei Tchernitchin, que hiciera algunos estudios en las aguas, porque nos habían llegado algunas denuncias de los vecinos de que el agua estaba cambiando de color y de sabor”, detalla Izkia Siches. Esto, a propósito de los trabajos que se realizan como parte de la implementación del mencionado proyecto hidroeléctrico.

En ese contexto, explica que “en general, cuando se desarrollan grandes obras que incluyen la construcción de túneles, las piedras, al romperse, pueden liberar materiales pesados. En el informe que entregó el doctor Tchernitchin mide los niveles del agua, encontrando elevados niveles de plomo, manganeso, hierro, níquel y arsénico”.

La preocupación aumenta, cuando plantea que las obras recién llevan un avance de un 10 por ciento del total de la construcción. “Con este nivel de actividad, ya aparecen estos nivel de contaminación elevados. Por eso, le hemos pedido, ya sea al Ministerio de Medio Ambiente o al de Salud, que tome los niveles y objetive si es que efectivamente están sobre los niveles de riesgo”.

Y si se trata de establecer las consecuencias para la salud humana, la dirigenta gremial plantea que “algunas son agudas y en general no son muy relevantes, pero la que más nos preocupan son aquellas por la exposición crónica, ya sea para infantes menores de dos años, mujeres embarazadas o en algunos pacientes donde se ha visto un mayor riesgo de muchas enfermedades, como neuropatías, infecciones y leucemia, lo que no necesariamente significa que tengan una presentación inmediata”.

Por ello no duda en advertir sobre la importancia de que los habitantes de esa zona no son quienes deciden exponerse a esos materiales pesados. “En cambio hay otros factores de riesgo, como cardiovasculares, que sí son de su conocimiento, cuando saben sobre el impacto que tendrá en su salud”.

En cuanto a las responsabilidades medioambientales que suelen recaer en las autoridades de salud, la doctora recuerda casos como los de Arica, Antofagasta y Copiapó, además del más reciente que afectó al vertedero Santa Marta, en la Región Metropolitana, reconociendo que el Ministerio de Salud ha tenido un rol un poco más protagónico. “Pero todavía muy reducido en relación a las medidas de tratamiento medioambiental”.

Y agrega: “Es también lo que hemos solicitado, que no sea solo mirando el impacto medioambiental que tiene para la flora y fauna de un lugar. Hay que considerar los impactos en seres humanos y la cronicidad de la misma”. En ese contexto, la doctora lamenta que los laboratorios y expertos con los que cuenta el Ministerio son reducidos, lo que debiera ampliarse.

“También está el rol denunciante del Colegio Médico. Y nosotros, en la Región Metropolitana, y aquí hago un mea culpa, no nos habíamos hecho cargo de este tema medioambiental. Ya anunciamos que tendremos un rol más protagónico, no solamente en medioambiente, sino también en prevención de patologías, vida saludable y cosas que no estábamos haciendo como médicos”.

Asimismo, envía un mensaje a las autoridades del Ministerio de Salud para que también ellos desempeñen un rol protagónico. “Que puedan cumplir estándares y no solo respondan posteriormente a las denuncias o a estudios que realicen terceros, como ocurre en este caso con el Colegio Médico”.

En ese sentido, la doctora Izkia Siches advierte que el problema radica en la distribución de los roles. “Hoy está posicionado en Medio Ambiente, que tiene los recursos para eso. Pero está creciendo un sector con más conocimientos en el impacto biomédico que tiene la contaminación. En ese sector hay que crecer”.

Comments are closed.