Ejecutivo Holandés: “Chile es el mejor país del mundo para producir salmón”

Steven Rafferty realiza un análisis del actual momento del salmón chileno y entrega las que a su juicio son las claves para mantener pujante a la industria. Fuente: Aqua.cl, 11 de enero, 2016.


Recientemente, el holding holandés de nutrición animal Nutreco informó que su filial Skretting se convirtió en la mayor comercializadora de alimentos para salmón en el mundo. Esto tras registrar 1,2 millones de toneladas durante el año 2015.

A pesar de la satisfacción de dicho logro, la compañía tiene claro que la industria chilena no está pasando por un buen momento. Es así que con el objetivo de entregar soluciones a los desafíos del sector, el director global de la Unidad Salmón de Skretting, Steven Rafferty, se encuentra de visita en Chile en compañía de expertos noruegos de la misma empresa para evaluar in situ el escenario.

En conversación con AQUA, Rafferty adelanta que la intención es crear un grupo de trabajo especializado en donde converja la Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i) de ellos como proveedores de alimento (insumo que representa cerca del 50% de los costos de producción), de los laboratorios y de los productores. La puerta también está abierta para la participación de la academia y para acercamientos con la autoridad. “Lo que falta es diálogo entre el Estado con la industria; que los gobiernos comprendan en detalle esta actividad”, enfatiza el ejecutivo.

Dicho grupo tendría como misión aportar en el desarrollo de dietas y medicamentos –fundamentalmente vacunas– que respondan a las necesidades de toda la cadena productiva, tomando en cuenta la visión de cada uno de los actores involucrados.

Rafferty, quien vivió en Chile entre 1996-1998 y 2000-2003, conoce de cerca la industria local y dice confiar “a cabalidad” en que el sector sabrá salir adelante tal como lo hizo durante la crisis del virus ISA. “Chile es el mejor país del mundo para producir salmón, incluso más que Noruega. Los rangos de temperatura del agua son los óptimos, las corrientes permiten mayores índices de oxigenación, en definitiva, reúne condiciones oceanográficas excepcionales. Tanto así que hasta antes del ISA se creía que sería el mayor país productor”, subraya el director de Skretting.

Pero, si entonces la naturaleza le “tiende una mano” a nuestro país para el desarrollo de este cultivo, ¿por qué se registran deficientes indicadores sanitarios al compararlos con otras naciones productoras de referencia?

Rafferty responde que el error ha sido la sobreproducción. “En 2010, cuando la biomasa era considerablemente inferior a la actual, y aún menor a la justo antes del ISA, se registraron los mejores resultados y, por ende, el uso de antibióticos era limitado. Por esto es que no es una mala idea regular los volúmenes de producción, tal como lo hace Noruega que cuando las condiciones sanitarias en un determinado periodo de tiempo no representan garantías, sencillamente no se permite aumentar el cultivo. Sin ir más lejos, hoy existen zonas sometidas a esta obligación tras registrarse una alta presencia de piojos de mar”, argumenta el ejecutivo.

Imagen país y precios

A pesar de anotar un alza de casi un centavo de dólar durante el último mes, el precio del salmón chileno en su principal mercado, Estados Unidos, permanece en mínimos históricos.

Para algunos, ello responde a la imagen del producto nacional que se relaciona con el elevado uso de antibióticos. Para Rafferty, esa preocupación es de un segmento muy acotado de consumidores que no tienen claro que el periodo de carencia elimina toda traza de antibióticos, lo que se traduce en que no haya riesgos para la salud humana. Además –dice–, los antimicrobianos son “necesarios en la producción animal. El tema, entonces, no pasa por su uso sino cómo, para qué y en qué cantidad se utilizan”. Eso sí, puntualiza que “lo ideal es reducirlos lo más posible, y he ahí la importancia de mesas de trabajo como la que estamos estableciendo con los laboratorios y productores, ya que todos podemos aportar para el desarrollo de soluciones que combatan patologías bacterianas como el SRS, que en Chile tiene una incidencia ampliamente superior que en otros países y que es el principal responsable del uso de antibióticos”.

Por ende, para Rafferty los bajos precios responden a otros factores, fundamentalmente los tipos de cambio, el vuelco de Noruega hacia Estados Unidos tras el veto ruso, el aumento de los envíos desde Canadá, entre otros.

El director global de la Unidad Salmón de Skretting detalla que durante 2016 Chile y Noruega debieran mantener sus niveles de producción y considerando que la demanda crecería en un 7%, la tendencia de precios iría al alza a lo largo del año. A su vez, dice confiar en que Chile solucionará sus desafíos sanitarios, “por lo que el futuro de la industria es alentador”.

Comments are closed.