Paralización de Bocamina: Endesa se querella contra dirigentes

Se iniciaron acciones legales en el Juzgado de Garantía de Coronel. Desde el jueves que las unidades 1 y 2 del complejo termoeléctrico no producen energía por imposibilidad de despacharla. Fuente: Diario Financiero, 5 de enero, 2016.


Una serie de medidas de distinta índole está tomando Endesa para volver a operar el complejo termoeléctrico Bocamina I y II, después que se viera obligado a paralizar.

Esto, dado que una serie de manifestantes se han mantenido en una de las torres de alta tensión de propiedad de Transelec, que sirven para despachar la energía que se produce.

Aunque el conflicto con algunos dirigentes de pescadores se mantiene hace varias semanas y había ocasionado ya el corte parcial de la operación de la central, desde la semana pasada, tras una orden de la Corte de Apelaciones de Concepción, que las unidades no han vuelto a funcionar.

Una de las últimas acciones que presentó la empresa fue entablar una querella criminal ante el Juzgado de Garantía de Coronel por delito de desórdenes públicos y otros, en contra de los dirigentes David Guerrero, Luis Morales Riffo y Lorena Sepúlveda, entre otros, así como todo los que resulten responsables.

Desde el 17 de diciembre, además, la generadora había solicitado a la Fiscalía de Coronel reactivar medidas de protección, para evitar las tomas. Del mismo modo, la empresa ha hecho dos denuncias y envió una carta a la Superintendencia de Electricidad y Combustible (SEC), para que se tomen “las medidas necesarias para la seguridad del público y el resguardo del derecho de Endesa y consumidores de energía eléctrica, requiriendo del auxilio de la fuerza pública a fin de ordenar el desalojo de la Torre de AT (Alta Tensión), antes indicada, y asegurar la integridad de las instalaciones y seguridad pública, evitando los graves perjuicios que por este acto hemos descrito”.

Sin embargo, hasta el cierre de esta edición, la torre seguía tomada.

En la industria comentan que lo insólito del caso es que el dictamen de la Corte de Apelaciones, donde se establece la obligatoriedad de cortar la transmisión de la energía que pasa por la torre, no ordena el desalojo, sino que pide un informe de Bomberos, respecto del tema.

Aunque los manifestantes estarían solicitando públicamente que la central deje de operar, algunas fuentes comentan que en privado estarían solicitando una retribución monetaria a la empresa.

En ese plano, cercanos a la empresa han comentado que no hay disposición a negociar, ya que anteriormente se había compensado a pescadores de la zona, lo que esta vez no sería el caso.

En Endesa aún no tienen estimaciones del costo que ha implicado la paralización de las unidades de la central, pero sería marginal hasta la fecha.

De todos modos, el episodio les ha producido algunos daños en equipos menores de la central, producto de los cortes que han debido realizar.

La central Bocamina ya pasó por un extenso periodo de paralización entre diciembre de 2013 y mediados del año pasado, producto de recursos judiciales.

La Corte de Apelaciones ordenó cortar la transmisión de la torre por la cual se despacha la energía de la central.

Comments are closed.