Kristine McDivitt: “Descomprimir Torres del Paine es visto como una necesidad y una oportunidad”

Kristine McDivitt: “Descomprimir Torres del Paine es visto como una necesidad y una oportunidad”

La esposa del fallecido Douglas Tompkins explica cuáles son los planes para el Parque Pumalín y otros terrenos que serán cedidos al Estado. Fuente: Pulso, 20 de abril, 2016.

Cerca de 410.000 hectáreas son las que Kristine McDivitt, viuda del fallecido empresario Douglas Tompkins, ofreció donar al Estado de Chile en enero pasado. Para hacerse una idea, es 4,8 veces la superficie del Gran Santiago (86.000 hectáreas).

La Presidenta Michelle Bachelet recibió con entusiasmo la noticia, pero había una condición: que los terrenos sean declarados parques nacionales y así, formar parte de un sistema de parques de 4 millones de hectáreas en el sur del continente.

Este proceso no ha sido muy fácil, porque no existe ni legislación ni institucionalidad para la administración de un sistema protegido de este tamaño en Chile y prácticamente en el mundo. Por eso desde el anuncio de McDivitt a la fecha, distintas entidades y especialistas han estado trabajando y poniéndose de acuerdo cómo hacerlo. Incluso, se espera que la donación sirva como un precedente para que otros grandes empresarios que poseen terrenos extensos sigan los pasos del matrimonio Tompkins, tomando en cuenta que este traspaso ejemplar ha sido catalogado como la “donación privada más grande de la humanidad”.

a cesión no sería la primera de estos norteamericanos a los chilenos. Por ejemplo, en 2005 le regalaron al Estado una propiedad cercana al volcán Corcovado, permitiendo la creación del Parque Nacional Corcovado (293.8969 hectáreas). Por otro lado, el 5 de marzo pasado se oficializó la anexión de otros terrenos privados del fallecido ecologista en la Región de Magallanes. El denominado Parque Yendegaia (150.612 hectáreas), cuya cesión se inició con el Gobierno de Sebastián Piñera, posee bosques subantárticos claves para estudios científicos y estaba en peligro debido a la tala ilegal.

Paralelamente, el Ministerio del Medio Ambiente tiene en el Congreso un Proyecto de Ley que pretende crear el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas, que podría tener como su primer gran foco, este mega parque austral del mundo.

Tomando en cuenta que pasado mañana es el Día de la Tierra, donde la temática de este año tiene que ver con la protección de los bosques del mundo, Kristine McDivitt explica en qué está el proceso de donación y cuál es la visión que tiene con respecto a lo que Chile y el mundo debe realizar con sus ecosistemas naturales, especialmente los de la selva húmeda austral, única en el mundo. No por nada, Pablo Neruda, en su poema El Bosque Chileno escribe: “Quién no conoce el bosque chileno, no conoce este planeta”.

¿En qué está actualmente el proceso de donación del total de los terrenos del Parque Pumalín al Gobierno?

Luego de varias salidas a terreno desde enero a marzo con la mesa técnica (Ministerio de Medio Ambiente, BBNN, Conaf y Subsecretaría de Turismo) del Gobierno para evaluar los proyectos en la provincia de Palena y regiones de Aysén y Magallanes, ahora están en proceso de confección de los respectivos informes sectoriales para los respectivos ministros y luego a la Presidenta.

¿Y para cuándo esperan dichos informes?

Esperamos que en mayo podamos tener una respuesta de parte del Gobierno, para que podamos revisar en conjunto todos los aspectos, para luego firmar un protocolo de acuerdo que establezca lo que se va hacer y los plazos.

¿Cómo fue recibida la idea de la donación por los vecinos y autoridades de la zona?

En Magallanes fue recibido muy positivamente, tanto por el intendente, el Consejo Regional y la opinión pública. Descomprimir Torres del Paine y generar alternativas es visto como una necesidad y una oportunidad. La creación de un futuro Parque Nacional Pumalín en Los Lagos es considerado como el paso final y la concreción de un proceso de más de 20 años, que ha traído visibilidad a la zona y oportunidades de desarrollo de turismo basado en la naturaleza. De a poco, en Aysén y en la provincia de Capitán Prat, esto comienza a visualizarse como una realidad.

¿Y en cuanto a la recepción por parte de los grupos y movimientos ambientalistas chilenos?

Es la concreción de nuestro legado. Lo que siempre habíamos dicho que íbamos a hacer. Y una señal potente para relevar la conservación y los parques nacionales como una forma efectiva de poner en valor nuestro patrimonio natural.

Infraestructura

Una vez que se concrete el traspaso, ¿existe alguna cláusula o exigencia para la mantención de estos parques y su biodiversidad?

Nuestra única condición modal de la donación es que las áreas donadas y las superficies comprometidas se mantengan como Parques Nacionales por siempre.

¿También se donará la infraestructura que se ha montado en Pumalín?

Sí. Absolutamente

¿En qué consiste esta infraestructura?

Esto es muy importante destacarlo. En esta oportunidad nuestra donación abarca la infraestructura de acceso público que hemos implementado todos estos años, tanto la de Pumalín como la del Parque Patagonia en Aysén. Estamos hablando de sitios de camping, cabañas, café-restaurante, lodge, centros de información, senderos, pasarelas, estacionamientos, casas para guarda parques, oficinas y áreas de servicio. Ambas del mejor nivel.

¿Qué procesos de mejora existen actualmente en Pumalín?

Los predios que conformaron el Proyecto Pumalín, fueron recibidos con un gran nivel de deterioro en muchos casos y muy erosionados, producto de décadas de sobrepastoreo y explotación forestal sin control. Las experiencias exitosas de restauración de suelos degradados en Pumalín será uno de los grandes legados que dejaremos.

¿Van a hacerle seguimiento a cómo se estará manteniendo Yendegaia?

Ese parque ya cuenta con un proyecto de diseño para desarrollar infraestructura habilitante aportado por la Subsecretaría de Turismo que permita poner en valor el área y su resguardo. Sin duda estamos atentos a lo que pasa allá. Cuando concluya el camino Vicuña-Yendegaia, en la próxima década, habrá un crecimiento explosivo y hay que estar preparados.

¿Efecto dominó?

¿Cree que esta donación pueda marcar un hito para que más dueños de terrenos hagan lo mismo. Ya sea en Chile o en Argentina (considerando que todo es el mismo ecosistema de Patagonia)?

Sin duda. El fallecimiento de Doug, ha contribuido también a realzar su figura, pero especialmente su legado. Y ya estamos viendo como con distintos estilos y tamaños, están apareciendo iniciativas privadas de conservación.

¿Qué otros grandes empresarios deberían seguir este camino?

Los grandes empresarios tienen una mayor responsabilidad, de poder darle a sus vidas y su fortunas una trascendencia y un valor para toda la sociedad, y qué legado más duradero y gratificante que la creación de parques. Pero Doug decía que todos pueden hacer filantropía ambiental y hasta el más mínimo dólar cuenta. Uno está viendo cada vez más esfuerzos de pequeños propietarios de destinar parte o la totalidad de sus predios a conservación. Esto debe ser aplaudido por la ciudadanía y también fomentado por el Estado.

“Tendremos un nuevo servicio de parques como los que existen en todas partes del mundo”

Uno de los cuatro ejes en que está empeñado el Gobierno, mediante el Ministerio del Medio Ambiente, es la creación del Servicio de Biodiversidad y Protección de Áreas Protegidas (SBAP), que actualmente se encuentra en discusión en el Congreso.

Entre sus funciones y atribuciones se encuentran la administración del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) -incluidos planes de manejo y concesiones en el interior de estos-; ejecutar políticas, planes y programas para preservar la biodiversidad del país; implementar redes de monitoreo para conocer su estado de conservación, así como elaborar y administrar inventarios de especies y ecosistemas; la restauración de ecosistemas degradados y la fiscalización de leyes de caza, pesca, bosque nativo y fomento forestal en las áreas protegidas, sitios prioritarios, ecosistemas degradados y amenazados, entre otras materias.

Además, establece nueve categorías de áreas protegidas, la creación de un comité técnico para evaluar concesiones en el interior de áreas protegidas del Estado, crea un cuerpo de guardaparques encargado de velar por el manejo y fiscalización de estas áreas, y abre la posibilidad de crear áreas protegidas de propiedad privada.

¿Qué opina acerca de la posible creación del SBAP?

Creo que esto es ya un camino sin retorno. Tendremos un nuevo servicio de parques, como los que existen en todas partes del mundo. Lo del Congreso es cuestión de tiempo, y esperamos que sea en el más breve plazo.

¿Esto permitiría una modernización de esta área?

Ya ha habido suficiente tiempo de maduración, para que tener un servicio moderno, con lo mejor de la tradición de Conaf, pero con un presupuesto y funciones acordes a la altura del patrimonio natural que tiene Chile.