Día Mundial de la Tierra: Un llamado de atención a la institucionalidad chilena

Día Mundial de la Tierra: Un llamado de atención a la institucionalidad chilena

Columna de opinión de Camila Escanilla, periodista de Fundación Terram.

El Día de la Tierra nace el 22 de abril de 1970, cuando veinte millones de estadounidenses se tomaron calles, parques y auditorios, alentados por el senador Gaylord Nelson, demócrata y activista ambiental estadounidense. En la misma fecha, 46 años más tarde, la Red del Día de la Tierra concibe el mandato Árboles para la Tierra, como un mensaje destinado a recorrer el planeta.

En este día, desde diversos sectores de la sociedad chilena, el llamado es hacia la autoridad ya que resulta urgente para Chile tener una institucionalidad pública que vele por temas tan significativos como el que pone sobre la mesa el Día de la Tierra. Es una necesidad imperante la creación de un Servicio Nacional Forestal, el cual esta vez brilla por su ausencia. Es notoria la carencia de dicho servicio, sobre todo en un día como hoy y frente a una campaña como esta, que busca incentivar la plantación de árboles nativos para el planeta.

No hay que olvidar que producto de la multitudinaria manifestación de 1970, el Gobierno Estadounidense crea la Agencia de Protección Ambiental, Environmental Protection Agency (EPA), para dar solución a las demandas ambientales, que se centraban principalmente en la protección del medio ambiente ante derrames de petróleo, contaminación de aguas, además de la extinción de muchas especies nativas.

Sin embargo, en el caso de Chile la administración del estado aún no cuenta con un Servicio Nacional Forestal que pueda impulsar nuevas legislaciones a favor de la conservación y fomento de plantación de especies nativas. Además de la inexistencia de un Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas.

La historia reciente nos señala que es de suma importancia la creación de un Servicio Nacional Forestal, que se haga cargo de promover la recuperación del bosque nativo para Chile, ya que CONAF (Corporación Nacional Forestal) fue inhabilitada el año 2008, por el Tribunal Constitucional para administrar nuevas leyes, por ser en estricto rigor una corporación de derecho privado que administra fondos públicos. Esto resulta ser una enorme dificultad a la hora de la implementación de nuevas leyes, como por ejemplo una nueva Ley de Fomento Forestal para forestación con especies nativas, entre otras.

Además de esto, Chile comprometió el año 2014 a plantar árboles nativos, en el contexto de la Convención de Cambio Climático. Donde la Presidenta Michelle Bachelet señaló: No podemos olvidar nuestros bosques y su enorme capacidad de servir como sumidero de gases de efecto invernadero. Con sus propios recursos, mi país se ha propuesto recuperar alrededor de 100.000 hectáreas de suelos degradados en los próximos años, con una inversión cercana a los US$250 millones. Con apoyo internacional, Chile podría duplicar esa superficie de forestación con especies nativas, y podríamos alcanzar un millón de hectáreas de recuperación del bosque nativo hacia el año 2035, lo que significaría una captura de emisiones de aproximadamente 200 millones de toneladas de CO2.

Los árboles nos ayudan a respirar aire limpio, ya que captan CO2 (dióxido de carbono) uno de los mayores contaminantes de gases de efecto invernadero, además de generar oxígeno. Es por esto que en este día la Red del Día de la Tierra levanta la campaña Árboles para la Tierra. La campaña fija como objetivo central llegar a plantar 7,8 millones de árboles en un plazo de cinco años (2016 – 2021). Además, coincide con la ceremonia de firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático. Es muy importante que la plantación sea de árboles nativos; especies arbóreas o arbustivas originarias del país, autóctonas, provenientes de plantación de las mismas especies existentes en el área de distribución original.

Mediante la plantación de estos árboles podemos ayudar a contrarrestar la pérdida de especies, así como a proporcionar una mayor conectividad entre distintos hábitats. Los árboles ayudan a las comunidades y sus medios de vida a lograr la sostenibilidad económica y ambiental a largo plazo, proporciona alimentos, energía e ingresos de muchas regiones del planeta.

Es por esto que este año 2016 consideramos tan importante y significativa la campaña Árboles para la Tierra, ya que además de ser una iniciativa relevante para el planeta, toca un tema que en Chile es claramente una necesidad; la pronta creación de un Servicio Nacional Forestal que sea capaz de gestionar y administrar correctamente regulaciones que le permitan a nuestro país incrementar la masa forestal nativa, ya sea a través de recuperación del bosque nativo o de una nueva Ley de Fomento Forestal para forestación con especies nativas, entre otras.

El espíritu del Día Mundial de la Tierra o Earth Day es ese, mantener viva la necesidad de conservar la naturaleza y de proteger los ecosistemas del planeta, y de esta manera crear conciencia de los problemas que vivimos a raíz de la superpoblación, la contaminación, el calentamiento global y otras preocupantes situaciones ambientales que se viven en distintos lugares del planeta.