Gremios piden combatir pesca ilegal y seguir con cuotas de captura con criterios científicos

Asociaciones de industriales pesqueros dan sus recetas para recuperar el estado de las pesquerías nacionales. Fuente: El Mercurio, 1 de marzo de 2016.


Reforzar el combate contra la pesca ilegal y mantener los criterios científicos para la fijación de cuotas de capturas fueron dos de las “recetas” que dieron los gremios pesqueros industriales para recuperar el estado de las pesquerías nacionales a niveles aptos para su explotación sustentable.

La reacción del sector surge tras conocerse el informe 2015 de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), que señaló que más del 70% de las 25 unidades pesqueras -con estatus definido por comités científicos- está en las categorías “sobreexplotada” o “agotada o colapsada”.

El estudio destacó el cambio de la pesquería merluza de tres aletas, que pasó de sobreexplotada a agotada o colapsada en el último ejercicio, mientras que el langostino colorado cae a una situación de sobreexplotación, desde un nivel de plena explotación el año previo.

El presidente de la Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca), Francisco Orrego, sostuvo que “el gran problema que enfrenta el país en materia de sustentabilidad de sus recursos es la pesca ilegal. Este debería ser el principal foco de atención del Gobierno, así como otras medidas adicionales, como promover el ordenamiento del sector artesanal y el fortalecimiento de los derechos de propiedad de los pescadores artesanales”.

Orrego señaló que “la reciente discusión pública respecto de la Ley de Pesca no se ha preocupado de los problemas reales del sector, sino que más bien ha estado centrada en aspectos de orden ideológico o político”.

Para el presidente de la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), Luis Felipe Moncada, la recuperación de los recursos pasa por que “las cuotas sigan siendo fijadas bajo criterios científicos, como establece la nueva ley, por primera vez en la historia de la administración pesquera nacional”.

Moncada agregó que se deben consolidar los Comité de Manejo del sector, y también “intensificar el combate a la pesca ilegal en distintas especies, y particularmente en la merluza común”.

Francisco Orrego también destacó que la autoridad debe apoyar el funcionamiento -y decisiones- de los Comité de Manejo y su relación con los Comités Científicos.

Plazos de recuperación

Respecto de los plazos estimados que necesitan las pesquerías para recuperarse, Luis Felipe Moncada explicó que en el caso de los demersales, como la merluza, los períodos son más lentos, y demorarían no menos de seis años. Pero advirtió que eso solo si se termina con la pesca ilegal. La recuperación de la sardina y anchoveta “es relativamente rápida; puede ocurrir en un par de años”, añadió el presidente de Asipes. Indicó que “el jurel es una especie que se reproduce a los tres años de vida, por lo que su recuperación es de mediano plazo”.

-”La primera medida es terminar con la pesca ilegal. Mientras no se elimine, no será posible recuperar las pesquerías”. FRANCISCO ORREGO PRESIDENTE DE SONAPESCA

-”Si no se termina con el flagelo de la pesca ilegal, que principalmente se evidencia en las regiones VI y VII, resultará imposible la recuperación”. LUIS FELIPE MONCADA PRESIDENTE DE ASIPES

– Sernapesca: incautaciones de merluza aumentaron 54%

El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) valoró los datos contenidos en el estudio del Centro de Desarrollo y Pesca Sustentable (Cedepesca), organización no gubernamental con base en Argentina. El informe reveló que la pesca ilegal detectada en caletas bordea las 20 mil toneladas anuales, cifra semejante a la extracción legal efectuada en 2015.

El subdirector de Pesquerías de Sernapesca, Jorge Toro Da Ponte, comentó que comparten ese diagnóstico e, incluso, “muestra una leve mejoría respecto de estimaciones anteriores, que señalaban que la pesca ilegal de merluza triplicaba la cuota autorizada”. Añadió que en 2015 el servicio inició un plan especial de fiscalización relacionado con esta pesquería, lo que permitió elevar en 54% la cantidad de merluza incautada, pasando de 244 a 377 toneladas.

Toro Da Ponte enfatizó que para resolver la pesca ilegal y facilitar la recuperación de la pesquería no basta con endurecer las sanciones y aumentar la fiscalización, ya que el propio estudio de Cedepesca indicó una problemática social que debe ser abordada multisectorialmente.

Marco Gutierrez

Comments are closed.