Marea roja suma áreas de restricción y pescadores exigen apoyo del Gobierno

En gran parte de la Región de Los Lagos. Intendente confiesa que aún se trabaja en dimensionar la real magnitud del problema. Fuente: El Mercurio, 28 de abril, 2016.


Noticia relacionada aquí

Dos nuevos sectores, al sur de Quellón, se sumaron ayer al área de restricción por la presencia de marea roja que afecta a gran parte de la Región de Los Lagos.

La seremi de Salud, Eugenia Schnacke, precisó que se trata de un rebrote del contagio que se había detectado en marzo, y aclaró que los niveles de la toxina del Veneno Paralizante de Mariscos (VPM) son, sin embargo, mucho más bajos que los que la toxina está mostrando en los sectores de la costa Pacífico de la Isla Grande de Chilóe, que han llegado hasta 5 mil o 6 mil partículas por gramo de carne de marisco.

Es un nivel letal, pues el límite de tolerancia de un ser humano llega apenas a los 80 mm de partículas por gramo.

Schnacke confirmó además un nuevo caso sospechoso, una persona de Pucatrihue, en la costa de Osorno, que quedó internada en el Hospital Base de esa ciudad.

La autoridad recordó que pese a la extensión del contagio, aún hay zonas libres, como Palena, Puerto Montt y el Seno de Reloncaví.

Significa que esos mariscos se pueden consumir siempre y cuando hayan sido sometidos a los monitoreos de VPM, que solo se realizan en tres laboratorios en la zona, y que tengan “certificado de Salud Pública de que están libres y seguros”, resaltó Schnacke. Insistió en que “la cocción no mata la toxina”.

Respecto del área de Los Ríos, el director de marea roja del Instituto de Fomento Pesquero, doctor Leonardo Guzmán, dijo que si bien “hay presencia de células al norte de Niebla y al norte del río Valdivia, aún no es un problema de salud”.

Guzmán insistió en que la única forma de detección de esta toxina es el examen de laboratorio. Y que su presencia no se puede descartar “por color, olor o sabor”. Aseveró, además, que hay un programa de monitoreo extenso que se implementa desde hace una década y que ello ha permitido ir tomando oportunas medidas preventivas.

La situación complica especialmente a las comunidades que viven de la pesca, como en las comunas de Ancud, Chonchi, Calbuco y Quellón, que ayer atiborraron un gimnasio de la comuna de Calbuco para exigir al intendente de Los Lagos, Leonardo de la Prida, que el Gobierno decrete zona de catástrofe.

De la Prida aseguró que están dimensionando el impacto y que entre las alternativas está la redestinación de entre $1.200 millones y $1.400 millones del Fondo Nacional de Desarrollo Regional para apoyar a comunidades más afectadas, pero “lo más urgente es que no es solo un problema económico, sino de salud, en localidades cuya alimentación son esos productos”.

Toxina estaba en estómagos de ballenas muertas

La presencia de toxina paralizante y dinoflagelados (especies unicelulares) en el estómago de ballenas a cuyos restos se pudo hacer una necropsia, reafirma la hipótesis respecto de la marea roja como causante de la muerte de 337 ballenas en las inmediaciones del Golfo de Penas, a la altura del faro Raper, en la Región de Magallanes. Así lo explicó el director de Sernapesca, José Miguel Burgos.

Mamíferos marinos muertos “vinculados con la floración de algas nocivas es un hecho conocido a nivel global. Y las toxinas que normalmente están asociadas son las toxinas paralizante y el veneno amnésico”, sostuvo el doctor Leonardo Guzmán, director del proyecto Marea Roja del Instituto de Fomento Pesquero en Los Lagos. La novedad, añadió, es la magnitud de esta mortandad, lo que motivó una indagación que aún está en curso, “una investigación internacional, porque de fenómenos tan masivos, de esta magnitud, no hay registro en el mundo”.

Recordó que ya se descartó la acción humana, uso de explosivos, contaminación del ambiente o virus. Sin otros signos físicos, “lo que aparecía era muerte aguda, muerte rápida”, concluyó.

La alta marea retiró miles de machas contaminadas en Cucao, pero en otros sectores se encontraron aves muertas por consumir mariscos con toxina.

Comments are closed.