Valoran decisión de Patricio Aylwin para proteger el bosque nativo valdiviano

(ALL INTERNAL RIGHTS, LIMITED EXTERNAL RIGHTS) March 2012. Alerce (Fitzroya cupressoides) forest in the Alerce Coastal National Park, Los Rios, Chile. Photo credit: ©2012 Nick Hall

En abril de 1993, Patricio Aylwin expresó en Valdivia su negativa al proyecto de reforestación que implicaba la tal de 17 mil hectáreas de bosque nativo en los predios Chaihuín-Venecia, en Corral. Fuente: Diario Austral, 21 de abril, 2016.


El 17 de abril de 1993 el Presidente de la República, Patricio Aylwin, expresó en Valdivia su oposición a un proyecto de la empresa Terranova. La iniciativa consideraba la tala de 17 mil hectáreas de bosque nativo, en los predios Chaihuín-Venecia, en Corral, con el objetivo de sustituirlo por plantaciones de especies exóticas.

“Yo asumo la responsabilidad, en la medida que al gobierno le corresponde, y he dicho esto no se hace porque el gobierno no dio las autoriza-dones correspondientes y ha estimulado la legislación de protección del bosque nativo que sería incompatible con este proyecto”, afirmó el entonces Presidente en un discurso que ofreció en el Coliseo Municipal.

Esa oposición al proyecto es considerada por el administrador de la Reserva Costera Valdiviana, área protegida privada administrada por The Nature Conservancy, Alfredo Almonacid, corno un “punto de inflexión” respecto de cómo los gobiernos gestionaban aquellas materias asociadas al cuidado del medio ambiente y protección del bosque nativo.

RESERVA COSTERA

Almonacid explicó que la iniciativa liderada por Terranova “fue uno de los proyectos más grandes de sustitución de bosques naturales por plantaciones exóticas en la década de los ochenta. Era un proyecto que inicialmente consideraba la corta y destrucción de, aproximadamente, 24 mil hectáreas”.

Tras el fallido proyecto de la empresa Terranova, ésta vendió los predios a la empresa Bosques S. A., la que continuó con la iniciativa, “pero esta vez con un proyecto de menor escala, pero no por eso pequeño. Eran 12 mil hectáreas las que consideraba sustituir, de las cuales finalmente fueron utilizadas tres mil 500 para la plantación de eucalyptus globulus”.

En el año 2003 y tras la quiebra de la empresa Bosques S. A., en una subasta pública se concretó la compra de los predios Chaihuín y Venecia, por parte de The Nature Conservancy. Ambos sumaban 60 mil hectáreas.

De esa superficie -recordó Almonacid- The Nature Conservancy donó en el año 2008 diez mil hectáreas al Estado para la creación del Parque Nacional Alerce Costero. La ONG WWF fue una de las entidades en la región -junto a organizaciones corno el Comité de Chaihuín, Agrupación Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo y el Comité Pro Defensa de la Fauna y Flora (Codeff)- que impulsó que estos terrenos fueran destinados a la conservación, buscando entidades que pudieran financiar proyectos que apuntaran a la protección de esa zona.

LEGADO

En ese contexto, el administrador de la Reserva Costera Valdivia dijo que la medida del Mandatario marcó un cambio “en lo que se venía haciendo y diciendo respecto del uso del bosque nativo y, por lo tanto, se empieza a transitar en una revalorización de nuestro patrimonio natural y en la forma en que éste se tiene que gestionar”.

En esa línea, agregó que “una decisión de mucho tiempo atrás tiene consecuencias positivas en la generación de espacios geográficos, bajo estándares de protección públicos y privados”.

En tanto, el director de Conservación de WWF Chile, Rodrigo Catalán, apuntó a que la decisión de Aylwin de rechazar el proyecto de Terranova planteó la idea de sustentabilidad. En ese sentido, destacó que Patricio Aylwin “mostró un precedente de la necesidad de armonizar el desarrollo económico, la generación de empleo, un proyecto forestal, con la conservación del medio ambiente”.

“Él dijo vamos a generar empleo, queremos crecimiento, pero no a cualquier costo, sino conservando el medio ambiente”, sostuvo el integrante de WWF Chile. A juicio de Catalán, en ese momento el mensaje que entregó el Presidente fue “muy potente y sentó un precedente hacia el futuro, que en términos concretos para nuestra región significó que gracias a esa decisión ese proyecto no prosperó y actualmente tenemos la Reserva Costera Valdiviana y el Parque Nacional Alerce Costero”, afirmó.

El presidente de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN), Carlos Poblete, aseguró que la creación de esas áreas protegidas, “además contribuyen significativamente a la dinámica de la actividad turística en torno a Valdivia”.

Y agregó que “está demostrado que las extensas plantaciones de monocultivos, ya sea de pino o cucalyptus, no tienen un impacto positivo en el desarrollo económico de las comunidades insertas y colindantes. Ello queda demostrado en la región del Bío-Bío en donde las comunas en que se concentran este tipo de plantaciones forestales presentan los mayores índices de pobreza del sur del país”.

2 Comments

  1. TERESA dice:

    Destaco el último párrafo. Majaderamente se invoca la importante relación entre las plantaciones y los beneficios económicos para las localidades anexas. FALSO.

  2. Antonia Echenique dice:

    Que bueno recordar estas decisiones relevantes del Presidente Aylwin , que fueron y abrieron caminos para futuras políticas de conservación de ecosistemas casi irremplazables por su longevidad. Esperemos que el proyecto de ley SBAP no se duerma en sus laureles. Ya han transcurrido 5 años, de trabajo, reuniones , consultas nacionales y aun no sale humo blanco. Que espera el Gobierno y el Congreso para darle curso? 5 años son más que suficiente. Hay desidia y falta de voluntad política en un tema que trasciende las fronteras nacionales , pues la conservación del patrimonio bioambiental afecta no solo al país sino a toda la humanidad. La muestra, la paulatina destrucción de la amazonia, pulmón de la tierra, que es una de las causas del cambio climático .