Diez ciudades suben sus niveles de contaminación ambiental

De acuerdo al último reporte del Ministerio del Medio Ambiente, las mediciones de la calidad del aire entre Santiago y Aysén arrojan un incremento de los episodios críticos de esmog, los que afectan la salud de la población. Fuente: Lignum.cl, La Tercera. 17 de mayo de 2016.


Diez ciudades del centro y sur del país muestran un crecimiento en los niveles de contaminación atmosférica este otoño, respecto al mismo período de 2015. ¿La razón? El déficit de precipitaciones y la utilización de leña húmeda han aumentado las concentraciones de material particulado (MP 2,5) en esas cuencas.

De acuerdo al último reporte del Ministerio del Medio Ambiente, las mediciones de la calidad del aire entre Santiago y Aysén arrojan un incremento de los episodios críticos de esmog, los que afectan la salud de la población. Las 10 comunas que poseen estos niveles de polución son parte de las 15 urbes donde se monitorean las partículas nocivas. El aumento en los índices de contaminación en estas localidades se da en, al menos, una de las tres categorías de advertencia para la población: alerta, preemergencia o emergencia ambiental.

Coyhaique, capital de la Región de Aysén, ha registrado el mayor crecimiento en la carga de polución. La comuna tuvo el año pasado 10 emergencias ambientales, mientras que este año subieron un 60%. Se trata de la misma ciudad que aparece en el ranking de la Organización Mundial de la Salud como la que tiene el primer lugar en contaminación en América Latina.

Los Angeles surgió este año como la comuna con mayores índices de material particulado en la Región del Biobío. Esa localidad ha tenido 11 alertas ambientales este año, mientras que en 2015 fueron siete. En cuanto a las jornadas en que se alcanza niveles de emergencia debido a la mala calidad del aire, en 2016 se ha llegado a cinco episodios. El año pasado no se registraron estas jornadas de alto esmog.

En tanto, en Temuco, la capital de la Región de La Araucanía, se duplicaron las preemergencias y hoy existe igual cantidad de alertas que el año pasado.

Crecimiento

En Coyhaique, el gobierno plantea que este escenario ambiental se presenta por la ausencia de precipitaciones. El gobernador local, Cristián López, dice que “tenemos más preemergencias y emergencias que 2015. Esto se debe a la condición climática: menos viento y escasez de lluvias”. Y aunque los registros de MP 2,5 han ido en ascenso, la autoridad señala que esto no ha tenido un impacto en la salud de la población.

Richard Vargas, secretario regional ministerial de Medio Ambiente del Biobío, afirma que hay un factor meteorológico que incide en la polución en Los Angeles, pero también reconoce que existe un “un pasivo de material particulado que se ha ido generando con el tiempo” en esa comuna. Añade que el crecimiento de la ciudad lleva a que se instalen entre 800 y 1.000 viviendas nuevas por año, las que tienen incorporados equipos de calefacción contaminante. Reconoce, además, que esta zona no tiene implementado un plan de descontaminación -está en fase de consulta ciudadana-, lo que lleva a que no se puedan tomar medidas cuando hay alertas.

La realidad de que ha bajado el nivel de lluvias que ayuda a “limpiar” los valles, según la Dirección Meteorológica. Por ejemplo, Chillán tiene un déficit de 49%; Temuco, de un 54%; Valdivia, un 40% y la capital de Aysén, exhibe 75% menos de precipitaciones, que el año pasado en la misma fecha.

Marcelo Mena, subsecretario de Medio Ambiente, asegura que “el análisis que se hace de las diferentes ciudades debe ser de largo plazo y no semana a semana”. Agrega que entre 2013 y hoy se ha reducido la contaminación, debido a que se han implementado planes especiales. Hasta ahora existen programas con medidas antiesmog operando en Santiago, en Rancagua, Talca, Chillán, Temuco, Osorno y Coyhaique.

Ernesto Gramsch, investigador de la U. de Santiago, señala que superar los altos índices de esmog toma una década o más, pues se requiere educar a la población.

Miden niveles de esmog con drone

En lo que va del año, solamente tres alertas ambientales se han presentado en Santiago, todas ellas debido al incendio en el relleno Santa Marta, en enero pasado.

El académico de la U. de Santiago, Ernesto Gramsch, sostuvo que aunque no se ha registrado un gran número de episodios, “siempre es de interés conocer lo que sucede en la cuenca de la Región Metropolitana”, por lo que este invierno dispuso de un drone que porta instrumentos de medición de la polución.

Gramsch dijo que este equipo es enviado a unos 800 metros de altura, donde se miden los niveles de carbono, temperatura y humedad. Se ha establecido que no ha sido frecuente el fenómeno de la inversión térmica, lo que genera que las emisiones se concentren a pocos metros del suelo, debido a las bajas temperaturas.

Comments are closed.