Más de 10 mil personas marcharon en Puerto Montt

La barca de San Pedro encabezó la multitudinaria marcha del lunes, en la que Puerto Montt entregó un importante apoyo a los pescadores artesanales. Fuente: Diario Austral de Osorno.


La barca de San Pedro encabezó la multitudinaria marcha del lunes, en la que Puerto Montt entregó un importante apoyo a los pescadores artesanales que demandan “un apoyo real” de parte del Gobierno ante la crisis de la marea roja.

Y es que en pocas ocasiones la apreciación de los organizadores, de Carabineros y de los medios de comunicación respecto de la convocatoria de una manifestación, coincide; pero todos sindicaron el mismo número: cerca de 10 mil personas.

El masivo movimiento comenzó a gestarse minutos antes del mediodía, cuando convergieron en la avenida Diego Portales, frente al Terminal de Buses, los pescadores que salieron desde la caleta Anahuac, los representantes de la comunidad de Hornopirén y los funcionarios públicos que paralizaron sus actividades por 24 horas, sumando presión para una solución a los hombres de mar de la Región de Los Lagos.

La coordinadora de la Mesa del Sector Público, Zulema Sandoval, precisó que esta medida, de realizar un paro regional, fue adoptada el viernes pasado, durante una reunión extraordinaria y que se trató de una jornada de advertencia, por 24 horas, resaltando que hubo gran adhesión en la capital regional.

Especificó que la decisión se adoptó “por la dramática situación de desabastecimiento y descontento social que tiene a ciudades enteras en la calle” y ante eso “nosotros no podemos ser indiferentes a lo que está ocurriendo en nuestra región, porque de algún modo nos impacta a todos, ya que este problema (además de la cesantía) tiene un tremendo impacto ambiental y lo peor de todo es que como funcionarios públicos hemos visto que las autoridades no han estado a la altura para dar las explicaciones de lo que realmente pasa en el mar”.

La dirigenta precisó que esta manifestación también pretende transformarse en una advertencia a las autoridades, “para que entreguen información confiable y veraz”, que permita establecer la condición ambiental del mar y sus alcances en materia de salud.

Tras recorrer sin incidentes la Costanera de la capital de la Región de Los Lagos, la columna llegó hasta el muelle de paseo de Puerto Montt. Allí, luego que desde varias embarcaciones lanzaran bengalas de humo de color naranjo al aire, la marcha arribó hasta la plaza de Armas, donde una decena de dirigentes sociales, de la pesca artesanal, estudiantiles y alcaldes, tomaron la palabra para referirse a la crisis que afecta a las localidades y caletas costeras.

Rechazo a la violencia

La glorieta de la plaza fue el escenario para los diferentes discursos. El orador principal de la jornada fue el presidente del sindicato de pescadores artesanales Anahuac, Juan García, quien al principio de su intervención rechazó “toda manifestación de violencia, principalmente aquellas acciones coercitivas que impidan acercar posiciones, solidarizamos con los recolectores de Chamiza y los pescadores de Estaquilla, que fueron brutalmente amedrentados por la policía. La represión no es lo que queremos. Somos gente de paz, que vinimos hoy con nuestro santo San Pedro”.

También exigió un “interlocutor válido que comprenda de manera técnica los problemas de la pesca, no gente que quiere dirigir las cosas desde Santiago y que nunca se ha mojado las patas en el agua”, en abierta crítica al ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes.

Propuesta ante la crisis

Tras realizar un diagnóstico de las causas del fenómeno, en el que mencionó el cambio climático, el fenómeno de El Niño, la floración de algas que provocó la asfixia de los salmones de cultivo, la proliferación de las algas de la marea roja y la “explotación industrial irresponsable de la zona costera y aguas interiores, por parte de los salmoneros”, el dirigente de Anahuac leyó la propuesta de la pesca artesanal para abordar la crisis.

“Exigimos acciones, que deberán ser implementadas en el más breve plazo. Disponer de una oferta realista de subsistencia, que incorpore un bono significativo en el corto plazo. Acciones permanentes para estimular productiva y competitivamente a la pesca artesanal en su conjunto (implementación de asistencia), promover a todo evento la diferenciación de la pesca artesanal como un actor relevante del desarrollo económico regional”, indicó el dirigente.

Precisamente en ese último punto demandó la incorporación de instrumentos que faciliten a los pequeños productores y comerciantes el acceso a la innovación y diversificación, que les permita generar valor agregado.

En materia de control, los hombres de la pesca artesanal proponen “implementar un plan sectorial que incorpore una instancia de monitoreo permanente del medio ambiente, para garantizar el uso correcto, sostenible y sustentable de la zona costera y aguas interiores”. Igualmente, exigen que la pesca artesanal sea incorporada como un actor clave en la política gubernamental de acuicultura.

“No es posible que se continúen haciendo los muestreos de manera primitiva, con ratas. Necesitamos un laboratorio de alta tecnología con resultados inmediatos respecto del estado de nuestras aguas”, dijo Juan García.

Finalmente, el líder de Anahuac insistió en la necesidad de un nuevo interlocutor válido “dotado de un perfil técnico con competencias comprobables y amplia trayectoria en el ámbito pesquero”, exigiendo la incorporación inmediata de un delegado presidencial.

En la oportunidad, también intervinieron los alcaldes de Puerto Montt, Gervoy Paredes; de Hualaihué, Freddy Ibacache; y de Cochamó, Carlos Soto, quienes criticaron que sus comunas no hayan sido consideradas en la declaración de zona de catástrofe.

“Nos querían engañar con la zona de catástrofe, no nos contaron que traía letra chica ese famoso decreto de emergencia, porque técnicamente Puerto Montt quedó fuera del área designada por la Presidenta. Aún esperamos que se nos dé una respuesta, porque en Puerto Montt hay mucha gente afectada por este problema, y por eso no me pierdo en esta pelea, y estaré junto a la demanda de los pescadores, recolectores y feriantes afectados por la marea roja”, dijo el alcalde Gervoy Paredes.

Angelmó presente

El sindicato de buzos y recolectores de orilla de la caleta de Angelmó también se hizo presente en la masiva protesta.

La agrupación está compuesta por 33 socios, los que antes de participar en la manifestación, entregaron una carta al intendente Leonardo De la Prida.

“Los pescadores y toda la gente relacionada con los mariscos tienen una postura, pero resulta que de nosotros nada se ha dicho. Somos buzos y recolectores, pero no contamos con soluciones claras a nuestro problema, que es la nula venta de los productos”, explicó la dirigenta Yessica Vargas.

Por su parte, Septimio Árgel, otro miembro del sindicato, aseveró que en Angelmó el problema va más allá del mercado, porque alrededor de este lugar funcionan muchas personas, que en estos momentos no perciben ingresos.

“La idea es que nos tomen en cuenta, algunas familias ya no tienen nada en la casa, y se ha tornado muy difícil”, dijo.

La marcha convocada por los pescadores y los funcionarios del sector público finalizó sin incidentes en la plaza de Puerto Montt. Sólo un grupo descolgado se enfrentó a Carabineros cuando intentó bloquear la avenida Salvador Allende.

5 páginas tenía el documento que leyó el presidente el Sindicato de Pescadores de Anahuac, Juan García, el que contenía propuestas para enfrentar la crisis y que fue elaborado por los dirigentes en conjunto.

MILES DE PERSONAS ENTREGARON SU APOYO A LOS PESCADORES EN PUERTO MONTT, EN UNA DE LAS MARCHAS MÁS MASIVAS DE LOS ÚLTIMOS AÑOS.

Luis Toledo

Comments are closed.