Preocupa falta de resultados en denuncia contra termoeléctrica

En Coronel no entienden por qué la Superintendencia aún no inicia investigación contra planta de Colbún. Fuente: El Sur de Concepción, 2 de mayo de 2016.


Esta semana se cumplen siete meses desde que un grupo de vecinos de Coronel Sur ingresó la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA), una denuncia para supervisar la operación de la planta termoeléctrica Santa María, a cargo de la empresa Colbún. Esto, pues acusan incumplimiento de gestión ambiental. Es por eso que durante el transcurso del día llegarán nuevamente a la oficina regional de la SMA, esta vez acompañados por el diputado Marcelo Chávez, para solicitar un pronunciamiento respecto al estado de la investigación. La cantidad de integrantes del grupo, contó el abogado que los representa, Andrés Durán, ha crecido exponencialmente y ya son 2.600 residentes coronelinos los que se hicieron parte de la solicitud.

Se suman 560 pescadores, que hicieron una presentación paralela, también los primeros días de septiembre del año pasado. Pese al tiempo que ha pasado —”un tiempo prudente”, aseguró el jurista-, la causa aún no tiene un rol asignado. Esto implica que no tiene procedimientos ni avances asociadas que se puedan consultar a través del sitio web de la Superintendencia. El retraso, dijo Durán, es inexplicable. Y por dos razones. Primero, porque en otras causas ambientales que ha patrocinado el tiempo de respuesta ha sido de un par de meses. Y segundo, porque lo observado dista del comportamiento que el mismo organismo fiscalizador ha tenido con Endesa, quien administra el complejo termoeléctrico Bocamina, ubicado a unos metros de la otra planta.

Todo esto llevará a tomar otro tipo de medidas adelantó el diputado Marcelo Chávez (DC), quien en su calidad de presidente de la comisión de Medio Ambiente de la Cámara Baja hará gestiones paralelas para que se analicen los incumplimientos que estaría registrando Santa María. INICIO Milly Sepúlveda y Ana Catril, representantes del sector sur de Coronel, contaron que el accidente en una cinta transportadora que lleva el carbón desde el puerto hacia la planta llevó a la comunidad a decidirse. Esto ocurrió en el verano de 2015 y ahí empezaron a organizarse. En mayo contactaron al abogado. Entre los problemas de la planta que denuncian está la generación de ruido, de malos olores y de humo, el que deriva en un polvillo de color verde que cubre todo. “Uno no saca nada con lavar el auto porque al otro día amanece sucio de nuevo con ese polvillo”, relató Sepúlveda.

Además, Ana Catril mencionó que desde que las plantas en base a carbón se instalaron en la zona se registró un incremento de las enfermedades respiratorias. “Desde que hicimos la presentación a la Superintendencia hasta ahora se nos han muerto cinco vecinos y de cáncer. Todo esto en menos de un año”, expresó. En base a todo eso en septiembre se realizó la solicitud a la SMA. Dos meses después, contó Andrés Durán, recurrieron a la Corte de Apelaciones con un recuso de protección, el que no prosperó porque se le consideró extemporáneo. Sin embargo, Durán planteó que de aquello salió información valiosa, pues de acuerdo a los documentos presentados por Colbún se detectaron siete incumplimientos de la empresa.

DIFERENCIAS DE CRITERIO

Una de las falencias más significativas tiene que ver con una mayor generacion de energía que la permitida. La autorización es por 350 mega watts, pero la termoeléctrica incluso sobrepasó los 370. Las otras tienen relación con la falta de un permiso para captación de agua de mar, con que la generación con diesel no ha sido sometida a evaluación o modelación de contaminantes atmosféricos o que la línea de transmisión a la que se le inyecta la energía generada es distinta de la informada. Es frente a esto que el abogado Durán y el diputado Marcelo Chávez cuestionaron la forma en la que la Superintendencia ha abordado la situación.

“Mi equipo jurídico se demoró un par de días en detectar estos incumplimientos. ¿Cómo la Superintendencia se va a tardar tanto en hacer los análisis? Además, la fiscalización hecha por la Superintendencia a Bocamina llevó a sanción y cierra y con Colbún no se ha hecho nada”, expuso Durán. El diputado Chávez calificó de negligente el actuar de la SMA. “Al parecer hay diferencias de criterios entre Colbún y Endesa.

No puede ser que hagan la vista gorda”, expresó. Añadió que por el momento expondrá este tema al ministro de Medio Ambiente, con quien se reunirá hoy para definir la agenda de trabajo en la comisión que preside. No obstante, aseguró que dependiendo de la respuesta de la Superintendencia se pueden seguir otros caminos, como con Contraloría, para revisar si efectivamente existe una diferencia de criterio y por qué ha tomado tanto tiempo corroborar lo expuesto por los vecinos de Coronel.

Son al menos siete las faltas que denuncian. Entre ellas, la generación de mayor energía que la permitida y la ausencia de permiso para la captación de agua de mar.

“Inscurrido varios meses desde la denuncia y no se ven muestras de avance. La causa ni siquiera tiene ROL asignado. Es una demora excesiva, en relación al trabajo visto en causas similares”. Andrés Duran abogado vecinos de Coronel.

“Desde que se instalaron las termoeléctricas aumentaron las enfermedades respiratorias y desde que hicimos la presentación a la Superintendencia hasta ahora se nos han muerto cinco vecinos y de cáncer. Ana Catril, representante de los vecinos de Coronel.

MALAS RELACIONES

Según el diputado Marcelo Chávez, hasta antes de la presentación de los vecinos de Coronel existía la percepción de que la planta Santa María tenía una buena relación con la comunidad. Esto fue desmentido por MiIly Sepúlveda, quien representa a cuatro juntas de vecinos. “Colbún se lleva bien sólo con dos juntas de vecinos, que son las de Estero Manco y II de Septiembre, pero con el resto no hay una buena comunicación. Ellos no han tenido mucho contacto con la comunidad”, declaró la representante de la localidad.

Alma Canales Silva

Comments are closed.