Concentración Solar de Potencia y sus impactos ambientales

Los fluidos caloportadores y el uso de agua dos elementos fundamentales en la gestión ambiental. Fuente: Revista Electricidad, 14 de junio de 206.


Una serie de resguardos ambientales supone la implementación de la tecnología de Concentración Solar de Potencia (CSP) para proyectos de generación eléctrica, aunque sus impactos son mínimos pues no generan gases invernadero y además incorporan mayores niveles de control para mitigar eventuales efectos en los lugares en que se instalan, según explican los especialistas del sector a Revista ELECTRICIDAD.

Actualmente en Chile se ejecutan dos proyectos de generación de CSP: Cerro Dominador de Abengoa Chile en la Región de Antofagasta (de 110 MW) y Copiapó Solar, de SolarReserve en la Región de Atacama (de 260 MW de capacidad instalada), los que incorporan espejos instalados alrededor de una torre que en su corona tiene un adaptador solar, donde circulan sales fundidas o aceites que van a un intercambiador de calor que genera vapor para una turbina, conformando el bloque de potencia eléctrico.

Recientemente el proyecto termosolar Camarones (que tendrá 105 MW) en la Región de Arica-Parinacota, obtuvo la aprobación de su Resolución de Calificación Ambiental (RCA), por lo que estima iniciar las obras de construcción durante julio de este año.

Resguardos

Edward Fuentealba, director del Centro de Desarrollo Energético de la Universidad de Antofagasta (Cdea) plantea que los posibles impactos ambientales de la CSP depende si se cubren grandes extensiones de terreno, pues ‘se genera un microclima dentro de estas instalaciones para el desarrollo de la vida en el desierto, ya que al producir sombra se modifica el comportamiento de la vida salvaje y vegetal en la zona’.

En opinión de Fuentealba la tecnología CSP ‘debe tener cuidado no por la contaminación, sino que por el uso del agua que se utiliza para el lavado de los paneles solares, así como la necesidad de que el lugar donde se instalan estas plantas no tengan ambientes corrosivos para que no se genere un residuo ácido al lavar los paneles’. En cuanto al agua perdida por evaporación en las torres de refrigeración que incorporan los proyecto de CSP, José Miguel Cardemil, académico del Centro de Energía y Desarrollo Sustentable de la Universidad Diego Portales, asegura que ‘las nuevas plantas instaladas han incluido torres de condensación en seco, para evitar pérdidas de agua al ambiente’.

Rodrigo Vásquez, asesor del Programa de Energías Renovables y Eficiencia Energética (4e) de GIZ Chile, indica que actualmente ‘se están perfeccionando los recubrimientos de los heliostatos para evitar la fijación y disminuir el consumo de agua; en los sistemas de condensación del bloque de potencia, en tanto, se pueden usar aerocondensadores para evitar el uso de agua y las pérdidas asociadas’.

Fauna

Otro resguardo especial dice relación con los haces de luz solar que proyectan los heliostatos −que son grupos de paneles solares que se mueven sobre dos ejes− los cuales podrían dañar a las aves migratorias que se crucen en las plantas de generación. Al respecto, Rodrigo Vásquez señala que ‘la experiencia internacional ha demostrado que en la práctica este problema se produciría al estar los espejos en posición de standby (mirando hacia el cielo), pero aun así hay algoritmos de control que evitan que más de tres a cuatro espejos confluyan sus reflejos en un mismo haz, por lo que el riesgo de daño a las aves disminuye considerablemente’.

Una opinión similar tiene Flavia Liberona, directora ejecutiva de la Fundación Terram, al explicar que ‘evidentemente la escala de un proyecto de este tipo genera un impacto ambiental, pero siempre hay que ir caso a caso para ver los efectos sobre aves migratorias de un determinado proyecto’, aunque aclara que es necesario poner atención con los posibles impactos que generen proyectos de CSP a gran escala.

Fluidos

Edward Fuentealba señala que también es necesario poner resguardos ambientales en el manejo de los fluidos caloportadores que utiliza la tecnología CSP, los cuales permiten trasladar el calor de la energía solar a intercambiadores de calor para producir el vapor con el agua que circula y así generar electricidad. ‘Dependiendo del fluido caloportador que se utilice se puede producir contaminación, como el aceite HTS que es altamente contaminante, con lo cual se tienen que instalar receptáculos de mantenimiento, pero si se usan sales fundidas como elemento caloportador se obtiene un reciclamiento sin efectos ambientales’, aclara el director del Cdea.

José Miguel Cardemil afirma que ‘los impactos ambientales de las plantas de concentración son considerablemente bajos pues los fluidos comúnmente utilizados son aceites orgánicos, sales y gases inertes, por lo que la contaminación asociada a los escapes de fluidos no es sustancial’. Rodrigo Vásquez indica que el almacenamiento de energía en esta clase de proyectos se realiza en ciclos térmicos cerrados, por lo que ‘no pueden haber pérdidas de sales fundidas en el caso de la torre solar, ni aceites sintéticos en caso del cilindro parabólico, así que en estricto rigor la pérdidas de fluidos calor portadores es insignificante como para provocar un impacto ambiental’.

‘En el cilindro parabólico, en el caso de tener alguna fuga, se desprenderían gases debido a la temperatura, pero los riesgos son muy bajos. En el caso de las sales fundidas, se deberá asegurar un sistema sin fugas, ya que frente a un escape de fluido, más que tener un impacto ambiental, podría representar un riesgo para las personas, pero esto es bajísimo debido a los sistemas de seguridad que tienen este tipo de plantas’, añade.

– La experiencia del proyecto Copiapó Solar

SolarReserve y Abengoa Chile son las empresas que han obtenido la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), por lo que actualmente realizan proyectos de CSP en el norte del país.

En el caso de la primera compañía, José Antonio Lobo, director de Desarrollo para América Latina de SolarReserve, señala que los principales puntos que presentaron en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) ‘se relacionan con la restauración de vegetación en los sectores que serán intervenidos durante la construcción del proyecto, la captura y relocalización de reptiles en categoría de conservación para no ser intervenidos por el proyecto, obras de desvío de quebradas intermitentes que cruzan parte del área del proyecto, medidas de protección de sitios arqueológicos, medidas de control de emisiones atmosféricas, e implementar sistema de ahuyentamiento sonoro como medida disuasiva ante eventuales colisiones de avifauna, entre otras’.

De acuerdo al ejecutivo, los principales aspectos de la gestión ambiental que enfrenta la tecnología CSP pasan por una ‘cuidadosa selección del sitio, los sistemas de bajo consumo de agua, y los estudios ambientales extensos antes de comenzar la construcción, que deben mostrar que la zona no es abundante como hábitat para especies sensibles, y que no habría impactos significativos en las especies sensibles’.

Comments are closed.