Inventario de emisiones muestra que contaminamos menos que hace 10 años

Actualización del estudio encargado para el Plan de Descontaminación. Se explica por la incorporación de nuevas tecnologías y sistemas de control de emisiones en el sector industrial. Fuente: El Sur de Concepción, 5 de junio de 2016.


La última actualización del inventario de emisiones de contaminantes atmosféricos del Gran Concepción, muestra una disminución de las emisiones totales correspondientes a material particulado MP10 y MP2,5, respecto de la estimación hecha en 2005, última vez que se hizo el cálculo de todas las fuentes emisoras presentes en el área saturada de la intercomuna del Concepción Metropolitano.

Esto se explica por la incorporación de nuevas tecnologías y sistemas de control de emisiones en el sector industrial, así como una estimación más representativa de lo que realmente se genera por el sector residencial, avalado por una mejor caracterización asociada al uso de artefactos de combustión residencial de leña, que refleja cambios significativos en las dinámicas sociales actuales.

No obstante, si bien la disminución ha sido efectiva para ambas categorías de fuentes, la última actualización refleja una redistribución en cuanto a los aportes de cada una de ellas, ya que mientras que en 2005 las industrias aportaban con un 57% de las emisiones de MP10, contra un 38% para la combustión residencial de leña, los datos actuales establecen para el año 2013 las industrias aportaban el 43%, respecto de un 41% para fuentes residenciales.

ACTUALIZACIÓN DE DATOS

Los nuevos datos son parte de la última actualización encargada por el Ministerio del Medio Ambiente a la empresa Sicam Ingeniería, con base en Temuco. La renovación de datos se hizo en el marco de los preparativos para la elaboración del Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) que se trabaja hoy para el Gran Concepción, y donde se articula la participación del sector industrial, el sector público y de órganos sociales que representan a la comunidad. La idea es que para el invierno de 2017 ese plan ya esté en funcionamiento, estableciendo nuevas condiciones tanto para los hogares, las industrias y otras actividades contaminantes como el transporte.

La empresa ha desarrollado, entre otros estudios, la actualización para los inventarios correspondientes a otras áreas del país que también han sido declaradas como zona saturada por MP10 y MP2,5, destacándose la actualización del inventario para las comunas de Temuco y Padre Las Casas, en la Región de La Araucanía; para la comuna de Valdivia, en la Región de Los Ríos; y para la zona saturada del Valle Central, en la Región de O’Higgins.

El inventario cuantifica las emisiones que generan las diferentes fuentes que interactúan en la zona. Esas se clasifican según estándares internacionales, en Fuentes móviles, Fuentes fijas o industriales, Fuentes fugitivas, y Fuentes de área. Esta última incluye la combustión de leña, quemas agrícolas e incendios forestales, entre otras.

“Respecto de los aspectos considerados para su desarrollo, se realiza una actualización de las metodologías de cálculo, de los factores de emisión que caracterizan las fuentes consideradas, y se determinan los niveles de actividad que reflejan el comportamiento de cada una de ellas. Al respecto, cabe destacar que las fuentes industriales se mantienen bajo regulación y fiscalización permanente, por lo que se cuenta con antecedentes históricos respecto del combustible utilizado, las horas de funcionamiento, etcétera. Las fuentes residenciales en cambio no son reguladas, y están sujetas a factores como acceso a nuevas tecnologías, precio y disponibilidad de combustibles tipo leña, y cambios sociales asociados al perfil del usuario, lo que amerita un trabajo más arduo en caracterizar la fuente”, explicó Sergio Dávila, jefe de proyectos de Sicam.

Así, dicho estudio se constituye como una herramienta fundamental para utilizar como insumo en la elaboración del futuro PDA para el Gran Concepción.

NUEVAS TECNOLOGÍAS

El primer inventario de emisiones atmosféricas para el Gran Concepción, que consideró todas o la mayor parte de las fuentes identificadas a la fecha, fue desarrollado para el año base 2000, el que posteriormente fue actualizado, en términos de las fuentes presentes y sus niveles de actividad, para el año base 2005. En forma aislada se realizaron estimaciones específicas para el sector industrial el año 2008, y para el sector residencial el año 2009.

“En general, la estimación de emisiones ha venido a la baja, y eso responde a dos situaciones puntuales que tienen que ver con la incorporación de nuevas tecnologías, más eficientes y menos contaminantes por parte del sector industrial, y con el uso de datos más representativos del actual consumo de leña por parte del sector residencial, que previamente fue ampliamente sobreestimado por la inexistencia de antecedentes locales”, detalló Dávila.

El ingeniero ambiental además agregó que “hay que notar que para 2005, sólo la termoeléctrica Bocamina aportaba cerca de 8 mil toneladas de material particulado, en contraste con los datos del inventario actual que señalan que todas las fuentes aportarían un total aproximado de 7.500 toneladas anuales de MP10. Hoy Bocamina anda en el orden de las 100 toneladas anuales”.

Además, Dávila explicó que la distribución de las emisiones tiene otra condicionante importante de observar, y que se debe considerar a la hora de mirar el aporte de las fuentes a los problemas de contaminación: mientras las fuentes fijas y móviles emiten una cantidad regular de emisiones durante todo el año, el sector domiciliario concentra la mayoría de las suyas en cerca de 4 o 5 meses, correspondientes a la época de otoño-invierno, donde se produce una baja en la temperatura ambiental y por ende se concentra el uso de leña para calefacción. Durante esos meses el factor domiciliario puede llegar fácilmente al 80% del total de las emisiones.

EL CASO DE TEMUCO

En 2010 se implementó en La Araucanía, específicamente en las comunas de Temuco y Padre Las Casas, el primer PDA del centro-sur de Chile, el que buscaba reducir los elevados niveles de contaminación generados principalmente por la fuente Combustión Residencial de Leña (87%). Lamentablemente este plan no ha rendido los frutos esperados, debido principalmente a las condiciones imperantes en la época, pero sin embargo permitió sacar importantes lecciones, que ahora se ven reflejadas en el nuevo instrumento implementado en 2015, correspondiente al PDA para MP 2,5, lecciones que también han sido recogidas para la elaboración de otros programas que se impulsan a través de la estrategia de Planes del Ministerio de Medio Ambiente.

43%
es el aporte del sector industrial en la generación de MP10 en el Gran Concepción.

41%
de la emisión de MP10 corresponde a lo que generan los domicilios con estufas a leña.

Juan Francisco Arias

Comments are closed.