La desconocida historia de las pisciculturas en Osorno

En la actualidad suman 31 pisciculturas, en ríos y lagos de la zona, consolidando una industria que pasa desapercibida por el modelo agrícola imperante en Osorno. Fuente: Diario Austral de Osorno, 5 de junio de 2016.


Apoco más de un mes desde que se decretó la alerta ambiental por marea roja desde Chiloé hasta la costa de la provincia de Osorno, que llevó a prohibir la extracción y consumo de algunos mariscos por contener la toxina que incluso puede causar la muerte, varias voces principalmente de dirigentes de los trabajadores de mar- vincularon la aparición e intensificación de dicho fenómeno natural producido por la floración de un alga, con el vertimiento de 4.500 toneladas de salmones podridos al mar, a mediados de marzo.

A raíz de ello, inmediatamente parte de la opinión pública puso su mirada en la actividad acuícola, pese a que tanto autoridades como especialistas descartaron la relación.

Y si bien los cuestionamientos apuntaron a la industria que se concentra en Chiloé y hasta Aysén, muy pocos conocen de la presencia de pisciculturas en la provincia de Osorno, proceso productivo que lleva más de tres décadas de desarrollo.

En la zona existen un total de 31 pisciculturas repartidas en seis de las siete comunas, ya sea en ríos o lagos.

A nivel país, según datos de SalmónChile -entidad que agrupa a gran parte de las empresas de este rubro- la industria entrega 73 mil empleos (principalmente desde La Araucanía a Magallanes) entre empleos directos e indirectos.

EFECTOS

Pese al desastre ambiental ocurrido en Chiloé en las últimas semanas, expertos en el tema opinan que lo sucedido en el archipiélago no dejó de ser más que una “reacción” de la naturaleza que se ha dado históricamente en las aguas de nuestro litoral.

Eso sí, reconocen que el fenómeno que azotó a pescadores, familias y a los habitantes de la Región, ha sido el de mayor impacto en el último tiempo; esto, a causa de los severos cambios climáticos que se están produciendo a nivel global.

Por otro lado, los entendidos son enfáticos en señalar que lo que ocurre con las pisciculturas que se instalan “en tierra” y no en mar -como es el caso de la totalidad de las que se encuentran ubicadas en nuestra provincia- no coiTen peligro de vivir una situación similar a la ocurrida al sur de la Región, debido a que las características de lo que se hace en una zona y otra, además de factores geográficos y de distribución de la actividad, son totalmente diferentes.

PIONEROS

En la zona, el tema de la acuicultura (actividad que se dedica a fomentar la reproducción de peces) es de larga data. La carrera de Acuicultura que se imparte en la sede Osorno de la Universidad de Los Lagos (ULagos), se fundó a inicios de la década del ’70 cuando era el Instituto Profesional de Osorno (IPO), siendo la primera de este tipo en Latinoamérica y, por ende, en Chile.

Según el director del Departamento de Acuicultura y Recursos Agroalimentarios de ULagos, Juan Carlos Uribe, el cultivo e investigación de peces y la relación que mantiene esta actividad con la historia académica y económica de la provincia es de larga data.

De hecho la piscicultura que mantiene la casa de estudios en el sector de Desagüe Rupanco -comuna de Puyehue-, está instalada desde inicios de la década de los ’80, siendo el primer centro en crearse en la Región y se dedica desde hace poco más de tres décadas a investigaciones por parte de sus estudiantes, pero también de manera constante, a la cría de peces smolt (primera etapa) que luego pasan a ser comercializados con empresas de la zona.

Según Uribe, el trabajo que desarrollan las pisciculturas instaladas en la zona, cumple con una de las dos fases de cultivo con las que está relacionada la actividad. Primero la etapa de inicio o crianza que se hace en agua dulce y luego la de engorda que debe hacerse necesariamente en el mar.

“La actividad que se hace en la provincia, es la denominada fase smolt, donde el pez fisiológicamente se comienza a formar, para luego ser trasladado al mar para su engorda; pero lo que parte desde el huevo producto de la reproducción, su incubación y formación, se realiza en agua dulce”, detalló.

Por lo mismo el trabajo siempre debe realizarse cerca de fuentes de agua de la que puedan surtirse las pisciculturas, como es el caso de ríos y lagos de la zona (como el Rahue en la comuna de Osorno y los lagos del resto de la provincia), por lo que toda la producción que puede verse en centros de engorda ubicados en el mar, primero tuvieron que pasar por agua dulce.

En cuanto al peligro medioambiental que pueden representar las pisciculturas que se encuentran en nuestra zona, Uribe es enfático en señalar que no existen comparaciones entre la fase smolt y la de engorda, debido a que aquí la actividad se desarrolla en ambientes mucho más controlados que en el mar.

“Las pisciculturas de tierra cuentan con tratamientos de agua tanto al ingreso de los estanques como a su salida; además, el tratamiento de Riles (residuos líquidos industriales), son bastante exigentes”, agregó.

Otro punto que toma en cuenta el académico, tiene relación con la distribución geográfica que presentan las pisciculturas en la provincia (nueve en Osorno, ocho en Puerto Octay y también en Puyehue, tres en Río Negro, dos en San Pablo y una en Purranque), las que se encuentran aisladas una de otra, lo que permite que cualquier foco de enfermedad o emisión de residuos, no permite contaminar a otro centro de crianza.

CONSOLIDACIÓN

Según Alberto Medina, académico e investigador de la misma casa de estudios, existen varias zonas del sur del país donde se cultivan salmones y truchas para luego ser trasladados al mar, como es el caso de Pucón en La Araucanía; el lago Ranco en la Región de Los Ríos; además de la provincia de Osorno y también la de Llanquihue, por mencionar las más cercanas.

Por lo mismo y con el correr de los años, la industria de las pisciculturas se ha convertido en uno de los tres pilares de la economía de nuestro país, tras el cobre y las exportaciones agropecuarias.

Actualmente está altamente vinculada con las actividades agropecuarias de la zona, donde gran parte de los cultivos de raps o lupino están destinados al alimento de los peces de crianza (salmones y truchas).

Lo mismo sucede con parte de los desechos que se extraen de las fecas de los peces, los cuales en algunos casos se utilizan como fertilizantes para el incentivo de ciertos cultivos en la zona de Osorno.

TEMORES Y NORMATIVA

Pese a los cuidados que mantiene la actividad con el medio ambiente, existen sectores de la sociedad que dudan de estos cuidados y son reacios a la concreción de nuevos proyectos.

El caso más reciente comenzó a gestarse hace dos años con la instalación de la Piscicultura Rupanco ubicada en el sector Puerto Chalupa, en la comuna de Puyehue.

Tanto vecinos como autoridades locales han manifestado reparos a una iniciativa que si bien pretende instalarse en tierra, ocupará agua del lago Rupanco para su funcionamiento; y, a su vez, a medida que avancen los años, aumentará también el tonelaje de producción.

Al respecto el alcalde de Puyehue, José Luis Queipul, aclaró que debido a la vocación turística que mantiene la comuna, preferirían no tener que aceptar nuevas empresas de este tipo en la zona, que pudiesen justamente distorsionar el enfoque económico que desean darle a la comuna.

Carlota González, quien pertenece a una asociación de desarrollo turístico y medio ambiente de Puerto Chalupa, explica que aunque la comunidad se encuentra dividida en torno a las pisciculturas, éstas se encuentran cumpliendo con todas las normativas que le son exigidas y que en general las personas se encuentran a favor de que estas empresas se instalen en la zona, debido a que aportan puestos de trabajo y soluciones locales a gran parte de los habitantes.

“Sin ir más lejos, la piscicultura por la que se está discutiendo, ha aportado a la comunidad entregando agua potable a sectores que no tenían cómo conseguirla. Además han hecho una serie de mejoras a los caminos. En mi caso, que tengo una piscicultura a pocos metros de mi casa, puedo decir que no produce ningún tipo de contaminante, ya sean residuos orgánicos o de ruido por ejemplo”, manifestó.

En cuanto a la normativa que deben cumplir las pisciculturas que funcionan en la Región, el director regional del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de Los Lagos, Alfredo Wendt, explica que es el organismo que él preside el encargado de evaluar ya sea en papel y terreno las propuestas de instalación de pisciculturas, con el fin de que cumplan con las normativas que exige el organismo.

Y entre ellos, se cuenta que dichas firmas no generen efectos adversos significativos en algún componente ambiental. “Los requerimientos para que una empresa de este tipo se llegue a instalar son bien altos, ya que no sólo deben aplicarse a la normativa para establecerse, sino que también deben dar cumplimiento a ella”, explicó.

Tomás Monge, director territorial de SalmonChile A.G., explicó que en la provincia existen 11 pisciculturas asociadas a la entidad, donde cumplen funciones 232 personas que están abocados al cultivo de 23 millones de peces entre ovas, alevines y smolts. Centros en los que se cultivan las tres especies con las que se trabaja en Chile, que son la trucha arcoíris, el salmón Coho o del Pacífico, y el salmón Salar o del Atlántico.

En cuanto al manejo de residuos, Monge señala que los principales son los lodos y que éstos son capturados a través de filtros rotatorios y piscinas de decantación y luego almacenados hasta su disposición final en vertederos autorizados.

“Es un lodo con excelentes propiedades y con un gran potencial para ser utilizado en el agro. En el extranjero hace años que se utilizan como fertilizantes por sus altos contenidos de Nitrógeno y Fósforo. En Chile se está trabajando en un reglamento para la utilización de lodos de pisciculturas, y en La Araucanía ya hemos experimentado en planes pilotos con muy buenos resultados agrícolas”, expresó.

En cuanto a volúmenes y destinos de ventas, a nivel país las pisciculturas asociadas a SalmonChile producen en un año 590 mil toneladas, la cuales se comercializan a más de 70 países, entre ellos Estados Unidos, Japón, Brasil y Rusia.

31 Pisciculturas existen hoy en dia en la provincia. Nueve de ellas en Osorno, ocho en Puerto Octay y Puyehue, Río Negro tres, San Pablo dos y Purranque una.

232 Personas trabajan en la provincia, asociados a las pisciculturas, en los U centros asociados a SalmonChile

“La fase de pisciculturas que se desarrolla en la provincia se denomina smolt, donde el pez comienza recién a formarse”.

Juan Carlos Uribe Director Departamento Acuicultura ULagos

“Con el lodo de las pisciculturas estamos experimentando con muy buenos resultados en La Araucanía”.

Tomás Monge Director Territorial Salmon Chile

Leonardo Yevenes

Comments are closed.