Los cambios formulados por el Gobierno para evitar crisis sanitarias en la industria del salmón

Desde SalmonChile advirtieron que se debe acelerar la promulgación de las medidas que están anunciadas en el esquema como acciones por realizar. Fuente: Aqua.cl, Pulso, 21 de junio de 2016.


A partir de la crisis sanitaria que vivió la industria salmonicultora el año 2007, producida por el virus de la Anemia Infecciosa del Salmón (ISAv), se decidió avanzar en un conjunto de normas tendientes a regular la operación de la acuicultura y así disminuir los riesgos sanitarios que pudieran presentarse a futuro.

Este lunes 20 de junio, tras casi una década, se presentaron los avances. “Tras diez años transcurridos hemos evaluado cuáles de las normas es esencial mantener y cuáles requieren una revisión e incluso su eliminación porque no dieron los resultados que esperábamos”, subrayó el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Raúl Súnico.

Entre los cambios ya concretados se encuentra la eliminación de los “lomos de toro”, lo que apunta a terminar con la burocracia innecesaria para que así el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) centre su rol de fiscalización en aquellas medidas que sean particularmente sustanciales; la prohibición de ocupar aquellos espacios que una concesión dejó tras relocalizarse, aumentado la distancia entre los centros; y la implementación de una nueva medida de desdoble.

“Esta última medida permite que las empresas puedan sembrar los peces a doble densidad, es decir, a la mitad del número de jaula. Esto quiere decir que si un centro quería sembrar a 20 jaulas, podrá hacerlo en diez, pero cuando se cumplan los seis meses de producción o cuando los peces alcancen 1 kilógramo de peso deberán separar la jaula y dividirla por la mitad”, aclaró el jefe de la División de Acuicultura de la Subpesca, Eugenio Zamorano.

Esto les da la oportunidad de eliminar los peces de menor calidad sanitaria sin considerarlos pérdida, siempre y cuando ese porcentaje sea hasta un 5%, y quedarse con los mejores ejemplares, además de propiciar un menor consumo de antibióticos. “Esperamos tener una reducción de un tratamiento y medio por ciclo productivo”, proyecta Zamorano.

“La idea es darle mayor sustentabilidad a la actividad desde una perspectiva de mediano y largo plazo. Estas iniciativas juegan un rol importante en términos de competitividad, porque de alguna u otra forma los riesgos sanitarios se pueden transformar en condiciones contra la competitividad de la industria”, enfatizó el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes.

También han sido ingresado ciertas modificaciones a la clasificación de bioseguridad, pero han sido objeto de recursos administrativos y aún están en proceso de resolución.

Se trata de ajustes a la resolución de la Subpesca conforme a la cual se realiza el cálculo de densidad de cultivo por “barrio” (Agrupación de Concesiones de Salmonídeos) para evitar un crecimiento descontrolado de la producción, interviniendo la tabla de pérdidas individuales y la densidad de cultivo de las agrupaciones.

“Los ajustes a la normativa de densidad de cultivo busca incorporar un nivel de densidad más baja, es decir de 8kg/m3 en vez de 11kg/m3 como es el caso del salmón Atlántico, lo que representa una diferencia de 10.000 a 15.000 peces por jaula”, precisó Zamorano.

También se realizarán ajustes al incentivo individual en el caso de las agrupaciones que tengan un buen desempeño sanitario y ambiental, con una medida menor a 5%.

“La condición sanitaria que hoy día muestra la industria da cuenta de que el incentivo no era para los centros de mayor excelencia, dado que el nivel de pérdida para obtener esto era de 30%, o sea, para el 80% de los centros de cultivo”, puntualizó Zamorano.

Otras acciones que se encuentran actualmente en curso son las de mantener la exigencia de desinfección de afluentes de pisciculturas, pero solo para las que mantienen reproductores e incorporar el Porcentaje de Reducción de Siembra (PRS) individual para que las empresas de manera voluntaria tengan la opción de rebajar su producción respecto al período anterior para optar a la densidad mayor.

El efecto es que se rebaje el número de peces por “barrio” y se concentre la producción en menos centros, lo que aumenta la distancia entre estos.

Sin embargo, esto tiene ciertos requisitos, solamente tiene una opción de crecimiento del 3% y las concesiones no pueden tener una pérdida mayor al 20%.

Próximas acciones

Además, se está trabajando en aumentar el período productivo de 21 a 24 meses a 45 meses para evitar la concentración de cosechas en un mismo momento, eliminar nuevos “lomos de toros” para los centros de aguas dulce y prestadoras de servicio y avanzar en el proceso de relocalización.

“Conceptualmente las nuevas medidas anunciadas por la Subpesca y el Ministerio de Economía van en la línea correcta, pero aquellas que tienen efecto en lo productivo y la sustentabilidad deben aplicarse de manera conjunta para que cumplan con los objetivos de sustentabilidad sanitaria y competitividad”, sostuvo el presidente de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile), Felipe Sandoval.

Pese a ello, advirtió: “Por lo tanto, hay que acelerar la promulgación de las medidas que están anunciadas en el esquema como acciones por realizar, porque aplicadas de manera parcial generan problemas de competitividad. Una vez terminadas estas medidas, hay que dirigirse hacia un cambio más estructural”, añadió el representante gremial.

 

 

Comments are closed.