Noruega reacciona a baja en oferta e impulsa cambio para subir producción

En la industria nacional ven que esta decisión presiona por una baja de costos, ya que producir allá es más rentable. Fuente: Df.cl, 28 de julio de 2016.


La diferencia fue de pocos días, comentan a nivel local, respecto del cambio normativo que hace algunas semanas anunció el gobierno de Noruega para dar flexibilidad a su industria acuícola, medida que en definitiva derivaría en un alza en la producción de ese país.

A nivel local interpretan esta decisión como una reacción al paquete de medidas que al otro lado del mundo y por esos mismos días comunicó la autoridad chilena, aunque con un objetivo distinto: restringir la producción y eventualmente disminuirla, para buscar el equilibrio de la industria local en materias sanitarias.

Aunque se estima que el ajuste en Noruega permitirá aumentar en 50 mil toneladas anuales la disponibilidad de salmones, lo que es un incremento marginal considerando una producción del orden de 1,2 millones de toneladas, a varios en el país la decisión les hizo ruido porque la vieron como una jugada para capturar el buen precio que el salmón ha alcanzado a partir de la menor producción que actualmente tiene Chile. Con esta magnitud el ajuste no sería suficiente como para llegar a resentir el precio, añaden.

Así, la nación europea podrá compensar en 2017 la baja productiva que experimentará este año a causa de una mayor incidencia de enfermedades.

El ministro de Pesca noruego dijo al anunciar la medida, que el salmón es la marca más importante que tienen como país y, por lo tanto, si llega a faltar demasiado podía subir el precio y, lejos de beneficiarlos, quedarían fuera de mercado, lo que finalmente podría terminar afectándolos, ‘por lo tanto, estamos implementando medidas para aumentar la producción ahora’, dijo.

‘Los noruegos están reaccionado. El mercado está muy atractivo en materia de precios y Chile está bajando su producción y ellos aprovechan el alza’, explica Arturo Clement, director de SalmonEx, una unidad de negocios de la Bolsa de Productos.

En concreto, el ajuste otorgará mayor flexibilidad para aprovechar las épocas del año donde hay mejores condiciones climáticas, lo que se espera provoque un alza de entre 3% y 5% de la producción. Además, actualmente se estima que la industria noruega está trabajando en torno a un 6% por debajo de su capacidad, producto del tema sanitario.
Mirada local

Por contrapartida, en Chile se estima que la producción salmonera caerá 25% este año, una parte de este retroceso explicada por el fenómeno del bloom de algas de febrero y marzo pasados. Otro factor que incidirá es que previo a esta coyuntura, las empresas tenían programado reducir su desempeño en forma paulatina, como forma de rentabilizar las operaciones.

Además, pronto comenzará a aplicarse la nueva normativa que impulsa el gobierno la que mermará adicionalmente la producción, ya que los incentivos que considera limitarán el crecimiento a no más de un 3% anual.

Clement explica que el problema de fondo es que en Chile este ajuste puede discutirse fácilente durante tres años, mientras que en Noruega la reacción es más rápida.

Al presidente de SalmonChile, Felipe Sandoval, también le llamó la atención la coincidencia, pero no puede afirmar que haya una relación entre ambos ajustes. Sin embargo, dice que más allá de la preocupación por lo que sucede en Noruega, en Chile se necesita que el esquema regulatorio ayude a disminuir costos, dado que estos son mayores que en ese país.

En una presentación de Marine Harvest a mayo, con datos a diciembre de 2015, se explica que el costo promedio en Chile es de US$ 5,13 por kilo, mientras que en Noruega ronda los US$ 3,23.

La nueva regulación

Diagnóstico:
Cuando presentó su propuesta de cambios normativos, el diagnóstico del gobierno apuntó a que mientras más peces hay en un espacio, se eleva el riesgo sanitario. Junto a eso, la medida que más puede influir en el crecimiento descontrolado de la producción, es la densidad de cultivo. Por eso, se están impulsando una serie de cambios.

Lomos de toro:
Una de las metas es reducir los lomos de toro, como trámites y requisitos administrativos que son irrelevantes, así como disminuir la burocracia. Estas y otras medidas tendrán un efecto positivo en costos de entre US$ 0,3 y
US$ 0,4 por kilo.

Medidas de fondo:
El gobierno ya ha tomado una serie de medidas, como ver nuevos parámetros para la densidad de cultivo por barrio y otras medidas para controlar el crecimiento de la producción. En las próximas semanas debería dar a conocer la última etapa respecto de los modelos productivos y medidas respecto de las relocalizaciones.

Comments are closed.