Obispo de Aysén denuncia la compra de conciencias en la zona: “No se puede servir a Dios y al dinero”

Se emitió comunicado del Vicariato Apostólico de Aysén, dirigido por el obispo Luis Infanti de la Mora. Fuente: El Mostrador, 14 de julio de 2016.


“Hemos vuelto a descubrir que la tierra y el agua son de Dios, es decir, que esos bienes tan preciosos no pueden ser privatizados porque son bienes comunes esenciales para la vida y para el futuro de la Humanidad”, señala a través de un comunicado, el Vicariato Apostólico de Aysén, dirigido por el obispo Luis Infanti de la Mora.

El financiamiento recibido por el diputado y ex dirigente de los pescadores artesanales, Iván Fuentes, de parte de la agrupación de industriales pesqueros Fipes, tanto durante su periodo de dirigente como el aporte realizado para su campaña parlamentaria –dineros que fueron solicitados por el senador Patricio Walker (DC)–, han traído consigo la crítica desde distintos sectores, por una parte desde el mundo de los pescadores artesanales, pero también desde la Iglesia de Aysén, que fue un agente activo en las movilizaciones del año 2011.

Frente a esto, el Vicariato Apostólico de Aysén, dirigido por Luis Infanti de la Mora, obispo de la localidad, señaló por medio de un comunicado que “sin perjuicio de que es necesario esperar la evolución de los acontecimientos y los resultados de una posible investigación judicial, nos parece oportuno ofrecer criterios éticos para ayudar a discernir sobre estos hechos, a través de una nueva lectura de una CARTA A LAS COMUNIDADES que ya hicimos pública en agosto de 2009 por la Comisión Agua Vida'”.

Carta que, según la autoridad eclesiástica, “puede contribuir a iluminar las situaciones actuales que cuestionan incluso la legitimidad de ciertas leyes (Constitución, ‘Ley Longueira’, TPP, etc.) que mercantilizan bienes, personas y conciencias”.

Desde el Vicariato Apostólico de Aysén primero se refieren a la carta: “‘No pueden servir a Dios y al dinero” (Lucas 16,13), de agosto 2009. “En estos últimos meses estamos asistiendo en nuestra Región a una verdadera oleada de donaciones, beneficios, becas y contribuciones que Hidroaysén y Energía Austral están ofreciendo a diversas organizaciones de la comunidad. Lo hacen amparados en la llamada ‘responsabilidad social empresarial’ pero la sabiduría popular acierta a descubrir que la verdadera intención de esos beneficios es comprar conciencias y sembrar la división entre los grupos opositores a sus proyectos”, señala el comunicado.

Agregaron que consideran “especialmente grave que estas Transnacionales (Endesa, Colbún, Xtrata Cooper) estén ofreciendo su dinero a obras e instituciones relacionadas con la Iglesia porque de todos es sabido que la postura oficial de la Iglesia de Aysén es contraria a la construcción de las megarepresas hidroeléctricas proyectadas por dichas empresas. ¿Qué están pretendiendo entonces con esas ‘ayudas económicas’?…”.

Y ahondan expresando que “la Iglesia de Aysén ha generado desde hace más de tres años un proceso de información, reflexión, participación y acción en torno al tema del recurso del agua en nuestra Región. Por medio de consultas, jornadas, entrevistas, visitas a terreno y una Carta Pastoral que resume la visión ética y religiosa sobre la relación del ser humano con su medio ambiente, hemos vuelto a descubrir que la tierra y el agua son de Dios, es decir, que esos bienes tan preciosos no pueden ser privatizados porque son bienes comunes esenciales para la vida y para el futuro de la Humanidad. En este sentido lo que hagamos o dejemos de hacer en la Patagonia es relevante para ese futuro”.

Se hace hincapié, asimismo, en que les “preocupa que todo este proceso haya sido desestimado y acallado por algunos, prestando oídos a falsas e interesadas opiniones y claudicando ante la cultura del ‘todo es negociable’. Creemos que las necesidades de los grupos y comunidades de nuestra Región deben tenerse en cuenta y que en muchos casos sus fines son muy nobles pero, afirmamos con la misma fuerza, que el ‘fin nunca justifica los medios’ y que para conseguir beneficios económicos no nos parece ético transar los principios contenidos en la Doctrina Social de la Iglesia”.

Finalmente, realizan un llamado a las Comunidades y Colegios de la Iglesia de Aysén a “no solicitar ni recibir ayudas económicas o beneficios de estas empresas que están sirviéndose de la necesidad para conseguir legitimidad y lo están haciendo para dividir y manipular. Ante esta situación no podemos permanecer callados porque estamos inspirados en Aquel Hombre libre que hace más de dos mil años nos alertó: ‘USTEDES NO PUEDEN SERVIR A DIOS Y AL DINERO’…”, concluye.

Ver comunicado completo aquí.

Comments are closed.