Tribunal Ambiental de Valdivia admite a trámite demanda contra Nueva Aldea

Acción fue presentada por pescadores de la zona costera del Bío Bío por daño ambiental. Fuente: Crónica de Chillán, 27 de agosto de 2016.


El Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia acogió a trámite la demanda de reparación por daño ambiental en contra de la Planta Nueva Aldea, perteneciente a Celulosa Arauco y Constitución S.A.

La acción fue interpuesta por el estudio jurídico Bureau, y patrocinado por el abogado experto en temas medioambientales Jorge Congreve, en representación de más de seis mil hombres de mar de las comunas de Talcahuano, Lota y Coronel, quienes señalan que en el marco de su proceso productivo la empresa ha contaminado el mar con desechos químicos.

Los pescadores acusan en el documento presentado por los abogados que “el demandado ha causado a lo menos culposamente un daño ambiental a la biosfera del borde costero de la región y sus alrededores, y a la propiedad privada de mis representados, todos ellos domiciliados en la Octava región del Biobío, de conformidad a lo establecido en el artículo 53 de la Ley 19.300”.

En la demanda se pide “la adopción de todas las medidas de mitigación y reparación del daño ambiental y patrimonial causado que los jueces de Tribunal Medioambiental determinen, con expresa condenación en costas”.

Notificación en proceso

Para Cristhoper Montecino, uno de los abogados que trabaja en la demanda, de acuerdo a estudios (incluso de carácter internacional), “todo el borde costero de la octava región ha sido contaminado con más de 45 sustancias que no aparecen en los estudios de impacto ambiental, provocando mutaciones y migraciones de los peces, dañando gravemente la economía de los pescadores de la zona”, detalló.

De acuerdo al funcionamiento de la normativa medioambiental, una vez admitida la demanda, ésta debe ser notificada a la empresa para que conteste en un plazo no inferior a 15 días, trámite que es responsabilidad de los demandantes. Al respecto, Montecino indicó que “actualmente el proceso se encuentra en curso, pero es lento, debido a lo complicado que es encontrar a la persona indicada, pues este tipo de empresas tienen varios domicilios”, remarcó el profesional en relación a la etapa procesal.

Baja en cuota

A juicio de Luis Monsalves, representante de los patrones de pesca, uno de los gremios que se sumó a la demanda, “si bien en un primer momento no notamos el daño, en la medida que comenzó a funcionar la planta (2004) nos dimos cuenta que la pesca duraba menos, desaparecía, hasta llegar actualmente a no tener pesca en sectores que tradicionalmente han sido beneficiosos para nuestra actividad, como en los alrededores del Río Itata”, puntualizó.

“Si estás utilizando químicos (necesarios para el tema forestal) y son desechados al mar, es lógico que producto de las corrientes se esparzan en la costa, disminuyendo de paso la cantidad de recursos que existían con anterioridad”, precisó Monsalves.

En el caso que los afectados por daños ambientales desearan obtener una indemnización por los perjuicios sufridos, deberán demandar éstos ante el Juzgado de Letras competente, pues la sentencia de los Tribunales Ambientales es relevante para resolver una posible demanda indemnizatoria.

Cabe recordar que en julio, el Tercer Tribunal Ambiental con sede en la capital de Los Ríos, decidió rechazar una reclamación interpuesta por los vecinos de Ránquil, que buscaba detener el funcionamiento de la planta de Celulosa Nueva Aldea.

Lo anterior, por considerar que la solicitud de medidas cautelares hecha por los vecinos a la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) del Bío Bío procedía sólo bajo los criterios de oportunidad, urgencia y significancia, lo que no ocurrió en este procedimiento, ya que los hechos denunciados habían ocurrido casi un año antes de la solicitud”, argumentó el Tribunal en su resolución.

Junto con confirmar que aún no han sido notificados, desde la empresa mostraron su extrañeza con la demanda, sin ahondar más sobre el tema.

“Si estás utilizando químicos y son desechados al mar, es lógico que producto de las corrientes, se esparzan en la costa”. Luis Monsalves, Pescador demandante.

Qué es y cómo se gestó la demanda

Demanda de reparación por daño ambiental: corresponde a una acción ante un Tribunal Ambiental para que éste determine la existencia de daño al medio ambiente. Junto con ello, y en caso que exista la responsabilidad, se determinarán las medidas de reparación destinadas a restituir el medio ambiente dañado. Para presentar la demanda, un equipo multidisciplinario (abogados, biólogos marinos), trabajaron más de seis meses en preparar los escritos, sin considerar las entrevistas.

Andrés Mass Olate

Comments are closed.