VII Jornadas de Investigación en Salmonicultura: Haciendo frente a las FAN

Expertos presentaron medidas para monitorear, pronosticar y mitigar los efectos de las Floraciones Algales Nocivas (FAN). Fuente: Aqua.cl, 16 de agosto de 2016.


Noticia relacionada aquí

El pasado viernes 12 de agosto se realizó en el Hotel Cumbres de Puerto Varas (Región de Los Lagos) las VII Jornadas de Investigación en Salmonicultura, organizadas por el Instituto Tecnológico del Salmón (Intesal) de SalmonChile. En esta ocasión, el tema central fue el cambio climático y las Floraciones Algales Nocivas (FAN), asunto de enorme importancia para la industria luego de haber tenido este año uno de los eventos de marea roja más intensos que se ha visto los últimos años.

Los diez expositores participantes presentaron mecanismos y medidas utilizadas internacionalmente en el monitoreo (como lograr capturar muestras a través de nuevo sensores ópticos), modelos predictivos, y diferentes estrategias de control y mitigación (como el uso de arcilla que disminuye la cantidad de algas en las bahías gracias a reacciones químicas, el uso de faldones que aíslan a los centros de cultivo del resto del medio acuático, y la realización de cortinas de burbujas para entregar mayor oxigenación).

El oceanógrafo y biológo marino (M.Sc.) especialista en manejo de recursos marinos y máster en ciencias de la Facultad de Oceanografía de la Universidad Estatal de Oregón (Estados Unidos), Alejandro Clément, comentó que los fenómenos de marea roja han ocurrido desde mucho antes de que la industria del salmón comenzara su actividad y que esto se explicaría, más bien, por factores climáticos.

Durante su exposición, Clément explicó que las anomalías climáticas que se generaron a inicios de este año y que permitieron la extensión de este fenómeno fueron los desplazamientos hacia el sur de la deriva del viento del oeste y la presencia de un nicho abierto de fitoplancton como consecuencia de la corriente de El Niño, entre otros factores.

Por su parte, la jefa del Departamento de Gestión Ambiental de la Subdirección del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), Ruth Alarcón, abordó los desafíos en torno a monitoreo, control y mitigación de las floraciones algales. La funcionaria comentó que “se realizó una medida de mitigación en control de wellboats que son focos de diseminación de la microalga Alexandrium catenella. La implementación en línea es confiable y verificable, y se permite actuar de forma preventiva”. La autoridad explicó que “hay un desafío comunicacional, estamos trabajando un documento para visibilizar lo que hacemos y compartirlo con las comunidades”.

En ese sentido, el Sernapesca incorporó a comienzos del mes pasado nueve inspectores más al programa de control de naves wellboats a la oficina de Quellón, en Chiloé. Estos certificadores acreditados se suman al staff del organismo, con la misión de realizar muestreos y análisis de Alexandrium catenella, responsable de la marea roja que ha afectado este año a la Región de Los Lagos.

Los efectos del cambio climático

Durante el evento tuvo especial relevancia los efectos que está provocando el cambio climático en el planeta y en las diferentes industrias. El académico e investigador del Instituto de Estudios Marinos y Antárticos de la Universidad de Tasmania (Australia), Gustaaf Hallegraef, entregó una mirada global sobre el asunto, poniendo énfasis en los efectos que está teniendo la acidificación del océano. Según sus palabras, esta última situación causará que el agua sea cada vez más corrosiva, así como también estaría provocando que las microalgas nocivas sean cada vez más tóxicas y estén constantemente cambiando su distribución. Las costas de Chile, dijo, no escapan a estos cambios, sino basta observar lo que ocurrió este año con las FAN que se intensificaron a causa de un Fenómeno El Niño extremadamente intenso.

Lamentablemente, la situación no mejorará en el futuro. Gustaaf Hallegraef precisó que se espera que eventos de El Niño de alta intensidad sigan siendo frecuentes, “lo que no es una buena noticia para Chile”, comentó. De ese modo, los acuicultores nacionales tendrán que acostumbrarse a lidiar con cambios en el fitoplancton y una mayor toxicidad de las microalgas. Bajo este escenario, el experto llamó a aumentar la vigilancia e incrementar los estudios y conocimientos sobre la mayor cantidad de cepas posibles. También invitó a trabajar en conjunto al sector público, privado y la academia e invertir en tecnologías que hagan posible un monitoreo eficiente.

En tanto, el científico senior y director de la Oficina Nacional para el Estudio de las FAN “Whools Hole Oceanographic Institute” de Estados Unidos, Donald Anderson, sostuvo que sería apropiado monitorear efectivamente la distribución de los quistes, en el caso del sur de Chile, de Alexandrium Catenella, para tener certeza de los lugares exactos dónde está presente. Sostuvo que también debiese haber información sobre cómo las corrientes pueden diseminar o distribuir la especie en particular, incluyendo, por supuesto, los factores humanos que pueden influir, como el movimiento de embarcaciones de todo tipo, no solo wellboats.

La relevancia de la comunicación

Junto con lo anterior, también se hizo una reflexión, en términos de gobernanza y complejidad, acerca del evento de marea roja ocurrido este año en el sur del país. El tema fue analizado por el investigador y director del Centro Incar, Renato Quiñones. El especialista comentó que el ambiente que se generó, casi de completa paralización en parte de la Provincia de Llanquihue y en prácticamente toda la isla de Chiloé, trascendió más allá de la Región de Los Lagos, logrando captar la atención de los medios a nivel nacional y provocando que incluso se convocaran marchas en otras regiones, como la del Biobío.

Para graficar lo que ocurrió, el investigador citó la siguiente frase: “Lo que la gente percibe como real tiene consecuencias reales”. Según sus palabras, esta idea cobra mucha importancia en temas donde hay conflicto entre la industria y la sociedad. En el caso de la salmonicultura, comentó que es una industria relativamente nueva que, al desarrollar sus labores en el ambiente marino, debe tener relación con los otros usuarios del borde costero, como la pesca artesanal, turismo y pueblos originarios. Al mismo tiempo, se enfrenta a una sociedad que está viviendo profundos cambios culturales y políticos y que está tomando cada vez mayor consciencia sobre el manejo de los recursos naturales. De allí los cuestionamientos a la operación de este sector que, al mismo tiempo, es valorado por el empleo que genera.

Quiñones habló también de la “pluralización de las ciencias”, donde todo aquel que tiene una opinión sobre algún fenómeno la hace pública a través de las redes sociales, lo que, muchas veces, genera confusión y hace que se pierda la idea de que la ciencia es lo verdadero. De allí la importancia de mantener una buena comunicación que, es lo que, precisamente, falló en la crisis de la marea roja en la isla de Chiloé. “Los sistemas sociales se reproducen por la comunicación”, dijo el especialista, acotando que para que esta funcione también debe haber confianza. “Si en el sistema social la confianza es baja, entonces aumenta la complejidad de los problemas”, citó, nuevamente, el investigador.

¿Qué se espera para este verano?

Una pregunta que se repitió varias veces durante el seminario es qué se puede esperar para esta primavera –verano y cómo la industria se está preparando-. En este sentido, Alejandro Clement comentó que “no podemos saber lo que va a pasar en cuatro meses más, en ningún sentido. Decir cómo viene dependerá de los niveles de información que tengamos en el agua y las condiciones climáticas imperantes. Si se normaliza la lluvia, como está ocurriendo, si tenemos una primavera normal y si no vemos la presencia del inóculo en las muestras de agua, tendremos una situación de relativa normalidad”, expresó el experto. Añadió a AQUA que es muy difícil que este año ocurra de nuevo un fenómeno El Niño de alta intensidad, de modo que si ocurre alguna floración debería ser de menor magnitud a la de principios de 2016.

El gerente general del Intesal, Alfredo Tello, sostuvo que la industria está poniendo toda su atención en el asunto, con el fin de estar preparados para lo que venga. “Estos talleres son un punto de partida. Estamos viendo cómo abordamos esta situación como industria y como región. Este es un problema que no nos afecta solo a nosotros, sino que a diferentes actividades productivas, de modo que requiere de estrategias concretas que permitan realizar las modificaciones necesarias para implementar los sistemas que nos permitan mejorar”, expresó el ejecutivo.

Desde el sector público, el jefe del Departamento de Acuicultura de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), Eugenio Zamorano –quien participó en una mesa redonda– expuso que, junto con el Sernapesca, están coordinando reuniones con las empresas salmonicultoras, con los distintos “barrios” de producción, para poder gestionar un “protocolo” que permita hacer frente a posibles nuevos eventos de FAN.

El funcionario admitió que este año hubo problemas comunicaciones que no permitieron explicar bien a la población los esfuerzos que se estaban haciendo, en primer lugar, para no poner en riesgo la salud de la población. “Tuvimos éxito en términos de que no hubo personas fallecidas (a causa de la marea roja), lo que es resultado de un programa sólido y consistente, pero eso no lo vieron las personas; ahí hubo un problema de comunicación. Entonces, está el desafío de saber cómo comunicar”, mencionó. Para que no vuelva ocurrir aquello, “estamos tratando de coordinar mejor las acciones, con la idea de generar un documento y visibilizar estas cosas en el futuro”, aseguró Zamorano.

Añadió que también se está trabajando –junto con Sernapesca y la industria– en un proyecto para optimizar el monitoreo, en términos de cómo y cuándo se debe hacer y sobre cómo se debe disponer esa información. “También nos hemos reunido con expertos en el tema para ver cómo mejoramos los programas, la regulación y las comunicaciones en este ámbito”, concluyó el profesional.

Comments are closed.