El desafío incómodo del manejo de la basura en Santiago

Expertos recomiendan la separación en origen como la mejor opción a la hora de realizar el tratamiento de residuos. Fuente: Pulso, 23 de septiembre de 2016.


En Santiago hay cerca de 600 microbasurales, muchos de los cuales están inmersos en las comunas más pobres del radio urbano, generando deficiencias sanitarias, ambientales y desvalorización. Esto refleja un problema más profundo: la dificultad para hacer frente al tratamiento de residuos, un desafío incómodo para la ciudad.

Los expertos aseguran que lo que genera más impacto son aquellos lugares utilizados como vertederos ilegales de residuos sólidos. “Son basurales o zonas de botaderos de escombros que están en medio de barrios residenciales, generalmente de escasos recursos, cerca de autopistas o trenes, y que generan problemas sanitarios, ambientales y minusvalía”, asegura Iván Poduje, arquitecto urbanista y socio de Atisba.

Según datos de Atisba, los microbasurales ocupan unas 372 hectáreas en la Provincia de Santiago. “Se tiene que aumentar la fiscalización sobre aquellas mafias que retiran escombros y residuos de manera ilegal, y también hay que establecer políticas para penalizar a los propietarios de los terrenos que son utilizados reiteradamente como vertederos ilegales”, afirma Poduje.

Pablo Allard, decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad del Desarrollo, sostiene que las políticas de manejo consciente de basura y residuos tienen que generarse desde el origen. “Ojalá que en la mayoría de los casos los residuos sólidos sean tratados en el mismo hogar o en el mismo punto donde se consumen”, asegura.

El incentivo de la REP

En este aspecto, la Ley de Fomento al Reciclaje y Responsabilidad Extendida del productor (REP), promulgada en mayo, traerá varios cambios en las prácticas de separación, recolección y disposición de la basura que, en un principio, estará enfocado a seis productos prioritarios: envases y embalajes, aparatos electrónicos, aceites lubricantes, baterías, pilas y neumáticos.

El objetivo para el Gobierno y varias industrias es que esta nueva norma descongestione los rellenos sanitarios, disminuya los vertederos ilegales, pero sobre todo, genere un cambio cultural. “Así se evita que lleguen a los rellenos cosas que no son beneficiosas, como todo lo que es voluminoso, plástico, metales y electrónico”, dice Rodolfo Bernstein, gerente general Consorcio Santa Marta.

La REP también trae una serie de desafíos a nivel municipal. De hecho, en varias comunas ya se está planificando la disposición de “puntos limpios”. Muchos, con la colaboración del sector privado, como por ejemplo, cadenas de supermercados.

Los expertos también aseguran que generar una política que promueva el pago por lo que se bota a la basura incentivará a los ciudadanos a reciclar lo que se pueda. “Ahí las personas se van a preocupar de reciclar lo que genera volumen y tiene posibilidad de tener otro destino, como los puntos limpios”, afirma Pablo Álvarez, gerente de Vivienda y Urbanismo de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

Realizando una adecuada política de tratamiento de residuos se pueden controlar con mayor eficiencia los elementos de gases, líquidos y sólidos presentes en los rellenos sanitarios, generando una plataforma y relleno sanitario más estable. Esto permite que “se pueda hacer una especie de reciclaje ambiental, que significa que el biogás que se extrae se puede utilizar para generar energía eléctrica”, afirma Bernstein.

Consorcio Santa Marta lleva desarrollando esta iniciativa por cuatro años, permitiéndole generar unos 100 GW al año, energía que podría abastecer a toda la zona domiciliaria de la comuna de San Bernardo. Similar es la experiencia que desarrolla KDM Energía (filial de KDM Empresas) en el relleno sanitario de Loma Los Colorados. “El biogás es extraído mediante pozos y bombas y conducido por una red de tuberías hasta una planta que lo limpia, comprime y quita la humedad. Una vez acondicionado, es utilizado por generadores para producir electricidad”, explica Gastón Cáceres, director de Ingeniería e Innovación de KDM Empresas.

Comments are closed.