En Chile no se conoce el estado de conservación del copihue, a pesar de ser la flor nacional

Ya que crece en un territorio extenso, la especie no estaría amenazada, dicen los expertos en botánica. Sin embargo, el bosque donde vive se ha reducido. Fuente: El Mercurio, 7 de septiembre de 2016.


Es la flor nacional, pero en Chile se sabe poco sobre el copihue. Se sabe, por ejemplo, que crece desde la región de Valparaíso hasta la de Los Lagos, aunque no se sabe cuál es su estado de conservación.

“No sabemos si es una especie amenazada o no. Eso no se ha hecho porque no se ha presentado dentro de las sugerencias que recibimos anualmente para hacer la evaluación del estado de conservación. Además, el copihue tampoco fue revisado en ninguno de los procedimientos anteriores, como el Libro Rojo de Conaf”, reconoce Charif Tala, jefe del departamento de conservación de especies del Ministerio de Medio Ambiente.

Para Cristián Echeverría, de la Facultad de Ciencias Forestal de la U. de Concepción, es importante que esta planta se evalúe. “Hay un aspecto cultural detrás: refleja la identidad nacional. Y si en el huemul se ha evaluado su estado de conservación, también es necesario avanzar en este aspecto en el copihue”.

De la flor nacional también se sabe que su hábitat ha ido disminuyendo rápidamente. “El bosque al que pertenecía el copihue, que era la asociación lingue-roble, casi desapareció de Chile”, dice Patricio Novoa, ingeniero forestal y experto en botánica del Jardín Botánico Nacional.

“La situación del copihue es un poco preocupante -agrega Novoa-. Las parcelaciones son una amenaza real, porque se sacan los árboles donde se sostiene la especie. Los incendios forestales también (son una amenaza). Entonces, aunque el copihue tiene una extensión muy grande, yo creo que hay que estar preocupado. Cerca del 85% de su bosque se ha perdido”.

“Otro factor que pondría en riesgo su supervivencia podría ser que se esté resecando (el suelo), que el clima esté modificando los sitios que eran húmedos y ahora son más secos. Sin embargo, creo que su conservación está bastante asegurada. Tiene una excelente regeneración”, agrega Carlos Le Quesne, profesor de flora del Instituto de Conservación de la U. Austral.

Cuánto vive el copihue es otra incógnita. Roberto Rodríguez, profesor del departamento de Botánica de la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanografía de la U. de Concepción, quien está escribiendo un libro sobre esta planta junto a Eric Chiat, aventura que podría superar los 100 años, aunque Novoa dice que no hay datos certeros. “En cuanto a la longevidad de las plantas chilenas estamos al debe. No hay investigación. Ni del peumo se sabe, del boldo tampoco. El desconocimiento de nuestra flora es inmenso”, dice.

Además, hay distintas variedades de copihue, aunque muchas personas crean que solo se trata de una. “Hay alrededor de 28 obtenidas de cultivo, de varios colores. En la naturaleza, eso sí, solo se da el rojo, con algunas variantes, y el blanco, que es un tipo de albinismo”, dice Roberto Rodríguez.

El copihue, que se oficializó como flor nacional en 1977, tiene un decreto que lo resguarda desde 1971. En él se pena el corte, transporte y comercialización de las plantas y flores, aunque se permite la colecta de flores cuando estas crecen en una copihuera natural previamente inscrita en el SAG y la venta de plantas cuando provienen de viveros, igualmente registrados.

Protección

“El decreto es ambiguo ya que no indica cuáles son esas áreas ecológicas (las copihueras naturales), pero se puede suponer que son las poblaciones de la VII Región al sur. Así, la prohibición real sería solo para la VI y V Región, donde las poblaciones son muy escasas y no es su área ecológica natural”, alega Novoa.

Por otro lado, la extracción ilegal de la planta del bosque también tiene malos pronósticos. “La vida misma del copihue está en un tallo subterráneo, como 40 cm bajo el nivel del suelo. Y cuando se extrae del bosque, no extraen esa parte vital y la planta está destinada a morir”, dice Rodríguez. Por eso, advierte, es importante que las personas no saquen las plantas sin autorización y que el público no las compre.

Para resguardar al copihue hay diversas iniciativas. Una es la que lleva a cabo la U. de la Frontera, con un laboratorio in vitro . Allí trabaja Alejandra Fuentes, investigadora posdoctoral de la Facultad de Ciencias Agropecuarias: “Tenemos una colección de trece variedades originales para conservarlo. La idea es que no se pierda”.

También es posible hacerlo crecer en la casa, siempre manteniéndolo en un lugar sombreado. El copihue puede dar flores todo el año, aunque su máxima floración es en mayo.

Productos gourmet

Flores y frutos de copihue envasados para coctelería y repostería, además de carpaccio de pétalos con aceite de oliva y albahaca, son parte de la oferta de la empresa Alupra, que nació hace seis años en Temuco y que utiliza esta flor para crear productos gourmet. Según un estudio que la empresa encargó a la UC, se vio que los pétalos tienen un alto nivel de antioxidantes, similar al de la murtilla.

“Este producto tiene varios mercados: como regalo corporativo, en bares y restoranes. Incluso los hermanos Roca -famosos chef españoles dueños de El Celler de Can Roca, considerado uno de los mejores restoranes del mundo, y que estuvieron en Chile la semana pasada haciendo cenas de degustación- lo usaron en uno de sus postres”, dice Juan Pablo Plaza, de Alupra.

Amalia Torres

Comments are closed.