Hundimiento de pontón en Aysén reabre debate por seguridad laboral

Debieron ser rescatados por el remolcador “Max” y trasladados hasta Puerto Aguirre, distante a casi una hora y media desde el área del accidente, Isla Tránsito. Fuente: Aqua.cl, 23 de septiembre de 2016.


Luego que el pasado jueves 22 de septiembre se conociera el hundimiento del pontón de habitabilidad en el centro de cultivo “Tránsito” de la empresa salmonicultora Cermaq Chile en la Región de Aysén, volvió a la palestra la respuesta de la autoridad marítima y, a su vez, carencias en ese tipo de estructuras, como la falta de un tripulante especializado de máquinas.

Mientras la compañía aseguró que sus “protocolos de seguridad se activaron oportunamente, resguardando el bienestar de los trabajadores, que es nuestra prioridad, junto con dar cuenta a la autoridad de forma oportuna, lo que funcionó de manera impecable”, el cuestionamiento de los propios operarios afectados y de representantes laborales es que la Armada no reaccionó rápidamente. Esto, porque debieron ser rescatados por el remolcador “Max” y trasladados hasta Puerto Aguirre, distante a casi una hora y media desde el área del accidente, Isla Tránsito.

La Federación de Sindicatos Marítimos (Fesimar) manifestó que los “once trabajadores fueron rescatados milagrosamente por un remolcador que debió concurrir en auxilio, brillando por su ausencia los responsables de la seguridad del borde costero del territorio marítimo de Chile, como suele suceder en estas latitudes donde, según sostienen los propios hombres de mar patagónicos, es algo habitual en estos incidentes”.

El organismo sindical también cita el testimonio de uno de los afectados, quien por teléfono detalló: “El pontón se fue a pique en 30 minutos, salvamos de manera milagrosa de esta travesía gracias al rescate del remolcador. Ahora nos encontramos constatando lesiones en Puerto Aguirre. Saludos y tranquilidad para nuestra familia”.

Desde la Armada responden que una vez que los trabajadores se dieron cuenta que el pontón estaba perdiendo el equilibrio, porque comenzó a hundirse, se pusieron en contacto con una embarcación civil que estaba en tránsito, y que al estar próxima al centro de cultivo logró evacuarlos de manera más rápida.

Tripulante especializado

El martes 21 de junio, la Fesimar sostuvo una reunión con la Dirección General del Territorio Marítimo y Marina Mercante (Directemar) en Valparaíso (Región de Valparaíso), ciudad donde la Armada tiene su puerto base.

“En la instancia planteamos este y otros temas que dicen relación con la casi nula o inexistente fiscalización de parte de la autoridad marítima en materias de seguridad, como también que en estos centros de trabajo flotantes no existen tripulantes acreditados con las competencias de la Directemar para desarrollar labores de mantención. Por esto, se propuso que a lo menos por cada una de estas ‘islas flotantes’ en el mar, exista a lo menos un tripulante especializado de máquinas para la operación de los motores y bombas de achique”, puntualiza la Fesimar.

En la misma línea, fuentes del sector comparten que al ser estructuras navales en donde habitan personas, las medidas de seguridad debiesen regir como si se tratase de una embarcación. Por ejemplo, cantidad mínima de botes salvavidas, elementos de auxilio, entre otros.

“Tantos estos planteamientos como los propuestos en la mesa técnica de trabajo instalada por la ministra del ramo en la zona el año 2015 no han tenido eco en las autoridades competentes, ni menos en nuestros representantes que nos aíslan en nuestra problemática y solo los tenemos cada cuatro u ocho años al venir a pedirnos su voto”, concluyó la Fesimar.

En tanto, el pontón está hundido a 60 metros de profundidad y en Cermaq presentaron un plan de reflotamiento, ya que de acuerdo con la regulación debe ser trasladado a una zona segura.

Comments are closed.