Matriz de AES Gener deja el carbón y optará por renovables y gas

En 2018 entrarían últimos proyectos en Filipinas e India. La termoeléctrica Cochrane, ya en operación, sería la última iniciativa en Chile de esta tecnología. Fuente: Diario Financiero, 8 de septiembre de 2016.


El carbón está en retirada. Al menos en los planes de inversión de las grandes multinacionales energéticas que operan en Chile.

Ayer, en una conferencia con inversionistas, el presidente de AES Corp -que en Chile es la controladora de AES Gener-, Andrés Gluski, anunció que la compañía ya no desarrollará nuevas unidades a carbón en su portafolio de inversiones, con lo que se sumó a la tendencia que ya han tomado otros gigantes energéticos, como la italiana Enel y la franco-belga Engie (ex GDF Suez).

Gluski indicó que cuestiones como el impuesto a las emisiones que se aplicó en Chile a las centrales termoeléctricas, así como la capacidad que ya tienen en esta tecnología alrededor del mundo, que alcanza a cerca del 40% de su portafolio total, lo llevaron a reconsiderar los desarrollos futuros.

‘La mayor parte del carbón que tenemos está en Asia. Tenemos algo en EEUU, algo en Chile. En Chile tenemos impuesto al carbono. Esa es una de las razones por las que comenzamos con la expansión en hidroelectricidad’, señaló.

La decisión no se aplicará de manera inmediata, sino que la firma esperará a finalizar los proyectos que actualmente tiene en curso, lo que sucedería hacia fines de 2018.

‘En las centrales a carbón, estamos en muy buena forma. Hay nuevas en construcción. Tenemos proyectos en Filipinas e India. Estos serán probablemente nuestras dos últimas centrales a carbón’, dijo Gluski.

En Chile, AES Gener tiene una capacidad instalada y en construcción de unos 4.600 MW (incluyendo Alto Maipo), de los cuales unos 3.000 MW son a carbón, entre ellas el proyecto Cochrane, que entró en operación comercial en abril, y para la cual está buscando socios, replicando el modelo que utiliza en otras unidades, como Guacolda y Angamos.

La decisión de la matriz pondría punto final a la posibilidad de desarrollar la central Los Robles, termoeléctrica de 750 MW y una inversión estimada en US$ 1.300 millones, que aún se mantiene en la cartera. En todo caso, a fines de mayo pasado, el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) caducó el permiso ambiental de este proyecto.

Caso de Alto Maipo

Gluski dio luces sobre el camino que tomará la firma para sus próximos desarrollos: las energías renovables, entre ellas la hidroelectricidad y las centrales solares y eólicas, y el gas natural, tanto en la instalación de unidades de ciclo combinado como en terminales de regasificación.

Respecto de Alto Maipo, señaló que el proyecto está en revisión para determinar los sobrecostos y que la construcción ha sido más compleja de lo esperado. Hace dos semanas, AES Gener infirmó que los mayores gastos podrían alcanzar al 20% del costo total del proyecto, unos US$ 400 millones.

El proceso de determinación de ellos aún no ha finalizado y podría extenderse unos dos meses, según fuentes conocedoras del tema.

ORGANISMO BUSCA TRANSPARENTAR PARÁMETROS QUE INFORMAN LAS GENERADORAS

CDEC activa auditorías a centrales por costo de combustible

Unidades de Endesa Chile, Colbún y AES Gener fueron puestas bajo revisión.

Las principales centrales carboneras del país de Endesa Chile, AES Gener y Colbún, están bajo vigilancia del CDEC-SIC, organismo que coordina la operación de las eléctricas.

A fines de agosto, la entidad activó una serie de auditorías técnicas a las centrales termoeléctricas, para determinar si el costo al que declaran el combustible que utilizan para su funcionamiento se condice con el de operación, el que influye directamente en los precios de la energía que se transan en el mercado spot.

El organismo sometió a revisión a las centrales Bocamina I y II, de Endesa Chile; Santa María, de Colbún, y Ventanas I y II, Campiche y Guacolda, de AES Gener. Estas unidades suman una capacidad instalada de 2.400 MW.

Aunque esto es un primer paso, en una revisión similar realizada el año pasado, el organismo del Norte Grande detectó inconsistencias en la información entregada por GasAtacama, propiedad de Endesa, lo que terminó en la aplicación de una multa de US$ 8 millones por parte de la SEC a la eléctrica.

En ese caso, en el que Endesa apeló a la resolución de la SEC, GasAtacama declaró parámetros de operación de mínimo técnico que habría causado sobrecostos al sistema de unos US$ 400 millones, producto del incremento de los costos marginales.

Con anterioridad, el CDEC había realizado una auditoría al complejo Gualcolda, luego de las denuncias realizadas por algunas empresas desarrolladoras de proyectos de ERNC respecto de que su declaración de costos afectaba el despacho de algunas unidades en el Norte Chico. La SEC solicitó información al coordinador del mercado, pero hasta la fecha no se ha pronunciado sobre el tema.

Desde el CDEC-SIC señalaron que las auditorías son habituales y que buscan transparentar la operación del mercado, y que estos procesos responden a “la implementación del nuevo procedimiento de costos de combustibles del CDEC-SIC, que entró en vigencia en junio pasado”.

Antonio Astudillo

Comments are closed.