Plan de descontaminación endurece norma a 57 grandes industriales de Santiago

Restricción a catalíticos y a camiones con más de 12 años. Fuente: Diario Financiero, 5 de octubre de 2016.


Noticia relacionada aquí.

La restricción permanente a los vehículos con sello verde (inscritos antes de 2012), entre los meses de mayo y agosto, es una de las medidas del nuevo Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica (PPDA) de la Región Metropolitana, denominado Santiago Respira, aprobado ayer por el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad.

La iniciativa considera medidas dirigidas a las áreas industrial, construcción y transporte. En efecto, se considera la exigencia de la norma Euro VI para la flota del Transantiago, la tecnología más exigente a nivel internacional, a 24 meses de la entrada en vigencia del PPDA. Este ya fue presentado a Contraloría, que debe visarlo previo a su promulgación.

Adicionalmente, se establece una zona de baja emisión que prohibe el ingreso de camiones con antigüedad superior a doce años al interior del anillo de Américo Vespucio; nuevos límites de emisión para vehículos livianos y medianos, con pruebas más exigentes en las plantas de revisión técnica, así como el diseño de incentivos económicos para vehículos de baja y cero emisiones.

En cuanto a la maquinaria fuera de ruta, o maquinaria de construcción, se creará una norma de entrada para disminuir sus emisiones, así como una exigencia tecnológica de mitigación de emisiones en proyectos licitados por el Estado.

Los cálculos del Ministerio de Medio Ambiente establecen que en la capital hay 15 mil de estas máquinas, de las cuales 5 mil ejecutan obras para el Estado y estarían fuera de norma.

Para el sector industrial, se establecen normas más exigentes de emisión de material particulado, SO2 y NOx, una reducción de un 30% de las emisiones de material particulado fino (MP2,5) para 57 grandes establecimientos comerciales, un rediseño del sistema de compensaciones, el control de emisiones de amoniaco en la agroindustria y una nueva norma de emisión para grupos electrógenos.

“Este es el primer plan que se crea en la Región Metropolitana para enfrentar el material particulado fino, y nos permite enfocarnos en el contaminante más dañino para la salud de las personas, así como perseverar con las medidas para disminuir las concentraciones de contaminación en Santiago”, dijo el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier.

El Intendente Metropolitano, Claudio Orrego, señaló que “se podría pensar que todos nos contaminamos por igual y eso no es cierto en Santiago. Las personas del sector alto de la ciudad tienen menos contaminación durante el día, que las personas del sector poniente y sur. Por otra parte, la restricción que se establece a vehículos catalíticos es programada durante los cuatro meses que dura el período de episodios críticos. Cada persona que tiene un auto catalítico, anterior a 2012, tendrá 16 restricciones, que puede programar”.

Costos/beneficios

El nuevo plan costará, según estimaciones del gobierno, US$ 1.013 millones. Esto es un 44% menos a lo estimado a fines del año pasado, cuando se presentó la propuesta de nueva normativa, la que fue sometida a consulta pública. Ahí se cuantificó que el costo sería de US$ 1.820 millones. En cuanto a los beneficios, en los documentos entregados ayer por la autoridad, éstos se estimaron en US$ 7.977 millones (frente a los US$ 6.800 calculados inicialmente), con un Valor Actual Neto (VAN) de US$ 6.695 millones.

Cuestionamientos

Durante el proceso de consulta, la autoridad recibió una serie de cuestionamientos al plan de descontaminación. El instituto Libertad y Desarrollo (LyD) sostuvo que la restricción a cierto grupo de autos catalíticos (inscritos antes del año 2012) es una discriminación arbitraria y eventualmente contraproducente.

“Considerando el contexto constitucional, legal y reglamentario, es posible argumentar que la restricción permanente introduce una discriminación arbitraria a vehículos a gasolina al fijar el año de fabricación como criterio de restricción vehicular (…) la carga debe aplicarse sobre lo que efectivamente genera el daño, que son las emisiones reales, no la antigüedad del vehículo”, dijo la entidad.

Además, cuestionó los cambios al sector industrial, ya que -dijo- debilitan el sistema de cupos de emisión transables (compensación de emisiones) que ha regulado por décadas Y “en forma exitosa” las emisiones del sector industrial, al reemplazarlo por normas de emisión aún más estrictas. “Ello desconoce los esfuerzos realizados a la fecha por los agentes regulados y, más grave aún, la existencia de contratos vigentes entre privados para lograr la reducción de emisiones (lo que tiene un valor monetario)”, sostuvo la entidad.

Por su parte, la empresa Sopraval, ligada a Agrosuper, dijo que se carece de la información técnica y científica que permita acreditar de manera cierta y efectiva la relación directa del aporte de amoniaco en la contaminación por MP 2,5. A juicio de la empresa, los estudios de calidad del aire son insuficientes y están desactual izados, ya que se basan en mediciones puntuales de trazas de amoniaco presentes en determinados filtros de ciertas estaciones de monitoreo de la Región Metropolitana, efectuadas en el marco de la actualización del PPDA por MP 10 durante el año 2011.

LOS PRINCIPALES MEDI DAS DEL NUEVO PLAN

Restricción Vehicular.

Permanente de dos dígitos para vehículos livianos y medianos entre 1 de mayo hasta el 31 de agosto, de lunes a viernes excepto festivos. La medida aumenta en Emergencia a cuatro dígitos por día de lunes a domingo. Cada vehículo afectado paralizará 16 veces en un año. Se excluye a los vehículos inscritos después 1 de septiembre de 2011.

Sector residencial.

Prohibición total de calefacción a leña en el Gran Santiago: incluye la Provincia de Santiago y las comunas de San Bernardo y Fuente Alto desde entrada en vigencia del plan. En episodios críticos, prohibición de uso de calefactores a leña en toda la región. Evaluación de Subsidios para recambio de calefactores en la Región Metropolitana.

Sector industrial.

Reducción de un 35% MP 2,5 para 57 -grandes establecimientos- que dan cuenta de la mitad de las emisiones de material particulado. Control emisiones de amoniaco en agroindustria: producción de cerdos y huevos. Rediseño del sistema de compensación de emisiones para hacerlo más efectivo y flexible.

Otras medidas.

Construcción de 300 kilómetros de ciclorutas y 3.000 biciestacionamientos públicos. Prohibición gradual de quemas agrícolas a 48 meses de publicado el decreto. Programa de educación ambiental en calidad del aire. Aumento de áreas verdes y masas de vegetación que rodean la Cuenca de Santiago de la Región Metropolitana en den nuevas hectáreas.

60% se espera bajar la emisión global de MP.

US$6.695 millones. El valor actual neto (VAN) del plan.

J.Troncoso

Comments are closed.