Cambio climático obliga a rediseñar sistemas de refrigeración para nuevas condiciones del entorno

“Claramente hoy hay que diseñar distinto que hace 20 o 30 años.”. Fuente: El Mercurio, 26 de noviembre de 2016.


El cambio climático, la escases hídrica y la globalización del comercio son instancias que inciden en el área de la refrigeración industrial de nuestro país. Chile, como productor, importador y exportador agropecuario de alimentos frescos y congelados, requiere de tecnología amigable con el medio ambiente, eficiente y bien respaldada para mantener la competitividad del país.

El empresario del rubro refrigeración industrial, Klaus Peter Schmid Spilker, quien es actual director y past president de la Cámara Chilena de Refrigeración y Climatización A.G., señala que “claramente hoy hay que diseñar distinto que hace 20 o 30 años. Las temperaturas ambientales son algo más altas en promedio y el agua también está escaseando. Ello obliga a rediseñar los sistemas de refrigeración para estas nuevas condiciones de entorno, que, hoy más que nunca, hay que analizar con mucha precisión, para luego poder cumplir con los requerimientos de los procesos de enfriamiento que solicitan nuestros clientes”.

Seguridad en refrigeración

Muchos de los insumos y repuestos que necesitan los fabricantes de plantas frigoríficas o exhibidores de supermercados provienen de Estados Unidos. El cambio de gobierno en ese país y la firma del Acuerdo Transpacífico, TPP, en duda hasta ahora, siembra un manto de inseguridad en el sector. Al respecto, Schmid indica que todo acuerdo comercial entre los países involucrados genera algunas preferencias arancelarias, por lo que “claramente el TPP abre una gran ventana de oportunidades a todos los países que rodean el inmenso océano Pacífico”.

Y respecto a Donald Trump cree que más allá de las medidas que pueda tomar, hay que considerar un balance entre los países. “Chile, exportando materias primas, algunas de ellas con cierto valor agregado, alimentos y productos agrícolas frescos, no es un competidor con EE.UU. Aún más, nuestras economías son complementarias dada la estacionalidad de nuestras cosechas”.

Para el past president de la entidad gremial, el país cuenta con una infraestructura de buen nivel en materia de plantas procesadoras y frigoríficos, las que cumplen con mucha de la normativa de buenas prácticas de producción. “Los compradores internacionales de la oferta exportable chilena tienen muchas exigencias y también los compradores locales, como las grandes cadenas de distribuidoras y supermercados, que han incrementado sus exigencias y aseguramientos de calidad, de manera que el desarrollo de la industria debe mejorar y optimizar permanentemente sus procesos de todo tipo”.

Consultado por los riesgos del uso de amoniaco como refrigerante, el empresario y dirigente gremial considera que es “un tema delicado” y destaca que hay muy buenas plantas frigoríficas en el país que lo utilizan como refrigerante.

“Por iniciativa del Ministerio del Trabajo y del Ministerio de Salud, especialmente nuestra Cámara Chilena de Refrigeración y Climatización A.G. ha aportado mucho a una Norma de Buenas Prácticas y de operación de plantas frigoríficas que utilizan amoniaco como refrigerante, norma que está en fase de promulgación inminente y que genera ciertas obligaciones en cuanto a la infraestructura y sus requeridos elementos de seguridad, conjuntamente con aspectos de capacitaciones laborales en el manejo de estos refrigerantes, ya sea operario directo, instalador y administrador”, entre otros.

Resalta que “para cada uno de ellos habrá un nivel de capacitación y certificación específico requerido. Ha sido un enorme trabajo de muchos profesionales involucrados que pronto saldrá a la luz y que generará una evolución positiva al sector”.

Agrega que en la refrigeración hay dos mundos que compiten entre sí. Por una parte, está la refrigeración con amoniaco, que es uno de los refrigerantes naturales utilizados en grandes instalaciones y que no daña la capa de ozono ni propicia el calentamiento global mediante emisiones. Sin embargo, requiere de un manejo especial por su alto grado de toxicidad, “pero, desde el punto de vista medioambiental, no genera daño y es amigable.”

En paralelo, se encuentra el mundo de los refrigerantes sintéticos o químicos, utilizados en instalaciones medianas y menores, así como en la climatización. Muchos han sido prohibidos por organismos internacionales por afectar la capa de ozono y están en vías de ser eliminados de aquí al año 2030. “Uno de los mayores problemas que vamos a tener es la gradual eliminación de los refrigerantes del tipo HFC o hidrofluorocarbonos, los mal llamados refrigerantes ecológicos, pues estos, si bien no dañan la capa de ozono, generan mediante su liberación a la atmósfera un altísimo impacto sobre el calentamiento global”, precisa Schmid.

Es por ello que “muy probablemente en el corto o mediano plazo deberemos trabajar con sustancias refrigerantes de características y peligrosidades distintas a las acostumbradas, buscando trabajar de forma segura con refrigerantes naturales tales como el amoniaco (tóxico), los hidrocarburos (inflamables) el anhídrido carbónico (CO2) (presiones muy altas de trabajo) en instalaciones mecánicas técnicas, cuyo nivel de seguridad debe ser lo más cercano a lo perfecto para evitar incidentes y/o claramente accidentes”.

Lo anterior, para el director de la CChRCE “es un tremendo desafío que tenemos en el rubro de la refrigeración debido a esos cambios. Deberemos ser capaces de seguir dando soluciones a los requerimientos de nuestros clientes. Para ello tendremos que capacitarnos a todo nivel y estudiar desde ya”.

Y aunque muchos de los equipos que se requieren para la fabricación de muebles refrigerados industriales o para el comercio provienen de países europeos, en Chile se desarrolla innovación técnica. Schmid destaca lo que hace la empresa MIMET, que fue la primera empresa nacional en desarrollar un exhibidor de bebidas refrigerado, que cuenta con las aprobaciones internacionales y que está siendo exportado.

Otra empresa que está innovando es INTERCAL que produce equipos de refrigeración de mayores magnitudes, de diferentes capacidades listas y preconectadas para ser instaladas en terreno, con reducción de costos de instalación en obra, parte de los cuales también se están exportando, tras realizar los esfuerzos de penetración a esos mercados latinoamericanos.

En tercer término, están los mercados de los instaladores que son capaces de armar los equipos de refrigeración en las dependencias de los clientes para habilitar frigoríficos u otros procesos de enfriamiento industriales. Por último, está el mercado de nichos, que fabrican soluciones de refrigeración a la medida y pueden diseñar un sistema de refrigeración para una empresa minera a 3.000 metros de altura en el desierto, o de agua helada en Punta Arenas.

Comments are closed.