Comisión “Cardones Polpaico” detecta anomalías y presiones

Indagación de la Cámara de Diputados culminó tras meses de reuniones. En tanto, la iniciativa mantiene un 15% de avance y obras culminarían en diciembre de 2017. Fuente: El Mercurio de Valparaíso, 13 de noviembre de 2016.


Tras ocho meses de trabajo, que incluyeron una extensión de 90 días debido a la larga y constante información, culminó la comisión investigadora de la Cámara de Diputados que indagaba eventuales irregularidades en dos mega proyectos energéticos: la línea de transmisión “Cardones-Polpaico”, que cruza diez comunas de la Región de Valparaíso, y la Central Hidroeléctrica “Doña Alicia”, a instalarse en la Región de La Araucanía.

Fueron semanas en que los parlamentarios que integraban la comisión, presidida por la diputada por Valparaíso Cordillera, Andrea Molina (UDI), recibieron a las distintas comunidades afectadas por el trazado de la carretera eléctrica a cargo de Interchile, filial de la empresa colombiana ISA.

La investigación contó también con la participación del gerente general de la firma, Jorge Rodríguez; el director ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), Jorge Troncoso, además del entonces ministro de Energía, Máximo Pacheco, y el de Medio Ambiente, Pablo Badenier. Y fue, precisamente, el extitular de Energía el que debió responder a los mayores cuestionamientos que recopilaron los diputados sobre el proyecto, conocido como “megatorres”.

Algunas conclusiones

La comisión concluyó que el proceso de evaluación ambiental de la iniciativa -que contempla la construcción de 1.700 torres de alta tensión en un tramo de 750 kilómetros (desde las regiones Metropolitana hasta la de Atacama)- mantiene una serie de irregularidades y anomalías, en las que se habría vulnerado la participación de comunidades afectadas antes y durante la tramitación.

La diputada Molina sostuvo que “hubo una participación ciudadana basada en falsedades y presiones. Y lo peor es que nadie se ha hecho responsable de que las cosas no se hicieron como correspondía”.

En ese mismo contexto, se dio a conocer durante la última sesión que -según información recabada por ellos- el proyecto se refiere a comunidades que no existen y contempla la realización de reuniones que no se llevaron a cabo. Además, se habrían incluido durante el proceso una serie de encuestas y estudios que no fueron practicados, incluso con declaraciones notariadas de personas que lo demostrarían.

En el informe los parlamentarios tuvieron duras palabras en contra de la labor que ejerció el exministro Máximo Pacheco. “La Comisión ha logrado concluir que Cardones-Polpaico se trata de un proyecto que se ha decidido aprobar a todo evento (léase, sí o sí, a rajatabla), sacar adelante velozmente, con intervención directa incluso del Ministro de Energía, don Máximo Pacheco, el cual en diversas oportunidades manifestó a través de diversos medios de comunicación la necesidad de que este proyecto se llevara adelante”, indica una de las conclusiones.

La diputada Molina comentó que “el exministro hizo de promotor de un proyecto donde él es mandante, pero tiene límites como el no poder ofrecer cambios en el trazado del proyecto”.

“Insuficiencias”

Entre las irregularidades que acusan, se incluyó una cita del exministro en una de sus visitas a la comisón. Pacheco habría señalado que “este proyecto nos ha dado, como país, varias lecciones de cosas que no se pueden seguir haciendo de esa manera. Por eso, este Gobierno, a través de este ministro, presentó el proyecto de Ley de Transmisión Eléctrica (…) tenemos tanta consciencia de las insuficiencias del proceso de ese proyecto, que parte de la experiencia nos ha hecho incorporar modificaciones legales al proceso de planificación de transmisión, al proceso de evaluación ambiental estratégica y al rol del Estado en la definición de la franja”.

Los defectos encontrados en el proyecto hicieron que los parlamentarios recomendaran que los procesos de evaluación ambiental no sean llevados a cabo por los titulares de las iniciativas, sino que el Estado los licite a un tercero. “El ideal, de acuerdo a ordenamientos ambientales más avanzados que el chileno, es que la entidad a cargo de la elaboración de un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) no sea seleccionada por el titular del proyecto económico”, señala el informe final.

Andrea Molina complementó que “hemos podido observar y demostrar que aquí hay una vulneración sistemática de lo que es el SEA. Consideramos, a nivel de los diputados que conformaron esta comisión investigadora y que votaron a favor de las conclusiones, que aquí debe cambiar la institucionalidad en el sentido de ser un estamento independiente, como lo es el Servicio de Impuestos Internos (SII)”.

Construcción avanza

A la consulta sobre el estado de avance de la iniciativa, desde la empresa Interchile indicaron que “se ha realizado un trabajo serio y responsable, preocupándose de cumplir con todos los requisitos que exige la ley. El proyecto avanza acorde a la obtención de todos los permisos correspondientes, y esperamos que el proceso de construcción concluya en diciembre 2017, tal como establece el contrato”.

“Hubo una participación ciudadana basada en falsedades y presiones. Y nadie se ha hecho responsable de lo que no se hizo” Andrea Molina, Diputada (UDI) y presidenta, de la comisión investigadora”

Cristián Rodríguez F.

Comments are closed.