Ultima Frontera: Políticas Públicas, impactos y resistencias al fracking en América Latina

In this file photo, a rig drills for natural gas at a hydraulic fracturing site, knaon as fracking, located atop the Marcellus shale rock formation in Washington Township, Pennsylvania, U.S., on Thursday, Oct. 31, 2013. Output from shale deposits including the Marcellus has surged 10-fold since 2005 to account for a third of the countrys gas production, government data show. The increase in production is bringing development to an economically depressed region that lies atop the Marcellus shale, a rock formation that produces more natural gas than Saudi Arabia. Photographer: Ty Wright/Bloomberg via Getty Images

Investigación desarrollada por la Alianza Latinoamericana Frente al Fracking en cooperación con la Fundación Heinrich Böll Cono Sur y Amigos de la Tierra Europa, 3 de noviembre de 2016.


Leer y/o bajar informe completo de 47 páginas informefrackingamericalatina

Promovida fuertemente por EE.UU, la explotación de hidrocarburos no convencionales a través del fracking ha buscado expandirse en distintos países del continente, a pesar de que ninguno de ellos posee un conocimiento integral de sus riesgos. Ante esto, la Alianza Latinoamericana Frente al Fracking pretende generar un debate y sensibilización sobre sus impactos, por medio de la publicación de este informe que desarrolla una línea de base del estado de avance de esta técnica en la región.

A través de estas páginas abordamos la situación en seis países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia y México. En cada caso, se analiza: el contexto energético del país; las políticas públicas para promover y regular el fracking; los impactos sociales, ambientales y económicos ocasionados por esta técnica en la población, en sus derechos humanos y en los territorios; y las estrategias de incidencia, movilización y resistencia desplegadas en cada país. El informe finaliza con una síntesis de conclusiones y recomendaciones a la luz del análisis y reflexión sobre los diferentes casos estudiados.

Nuestra exigencia por la prohibición del fracking no es un fin en sí mismo. Queremos contribuir a instalar la discusión sobre un urgente cambio en el modelo energético de nuestra región, hacia uno que sea sostenible y socialmente más justo. Consideramos que en las formas de producción, distribución y consumo de la energía se refleja el sistema de relaciones sociales injusto y profundamente desigual en nuestra región. Es ese el arreglo social, político y económico que la persistencia del fracking reproduce. Es eso lo que queremos cambiar.

 

Comments are closed.