Organizaciones denuncian ausencia de protocolos de crisis en industria salmonera

Trabajadores de empresas salmoneras advirtieron que la infraestructura que poseen las compañías del rubro no son lo suficientemente resistentes como para soportar un desastre natural de mayores proporciones que el ocurrido este domingo. Fuente: Radio.udechile.cl, 26 de diciembre de 2016.


El sismo 7,6 grados Richter registrado este domingo al sur de Chiloé no produjo mayores daños en la infraestructura portuaria, en la pesca artesanal ni en las compañías salmoneras que operan en el Archipiélago.

Así lo confirmó la Subsecretaría y el Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca), quienes informaron que no se recibieron reportes por pérdida de embarcaciones o daños en caletas y plantas salmoneras.

El director zonal de Sernapesca de la Región de Los Lagos, Eduardo Aguilera, precisó que se pudo hacer un levantamiento positivo para el sector. Agregó que no se registró en el ámbito de la pesca artesanal embarcaciones dañadas ni alguna afección a pescadores.

Respecto de la acuicultura tampoco se constató, tanto en salmones como en choritos, algún centro que haya sido afectado, ni plantas de proceso que hayan sufrido algún daño en su infraestructura.

‘La actividad salmonera se realiza en el mar interior, donde las características geográficas y la probabilidad de tener una ola de mucha altura es baja, entonces esos son sistemas protegidos que debería resistir una ola de magnitud reducida como pudo haber sido en este caso’.

En tanto, sobre las empresas del salmón que pueblan precisamente la zona costera de Chiloé y Aysén, el director de Greenpeace Chile, Matías Asún, denunció el poco conocimiento sobre los protocolos de emergencia ante fenómenos naturales.

Indicó que no existe un resguardo por parte de las empresas ante una nueva catástrofe ambiental, como un maremoto, dado que no son claros los riesgos e impactos en este sistema masivo de cultivo.

‘No existen protocolos articulados que permitan dar abasto a las necesidades que pueda llegar a tener una empresa colapsada. Ya lo vimos en el desastre ecológico de los salmones en Chiloé y en el caso de un tsunami, que podría implicar la destrucción de las jaulas, no existen protocolos. Las declaraciones de impacto ambiental con las que han sido regulados los centros, no cuentan con una normativa suficientemente clara para un evento tan significativo como puede ser un tren de olas o un maremoto’.

Dirigentes de la pesca artesanal en la zona afectada y representantes sindicales de compañías salmonicultoras, informaron que no se constató daños directos sobre el sector pesquero y acuicultor, tanto en infraestructura como en equipamiento y embarcaciones.

Sin embargo, José Millalonco, presidente del sindicato de trabajadores de la salmonera Iceval, ubicada en isla Elena, Región de Aysén, indicó que en caso de maremoto o incluso de abrupta crecida de mar, no existen condiciones de infraestructura adecuadas en jaulas y pontones, por lo que si hubiera ocurrido el fenómeno natural, el desastre ecológico hubiese sido inminente.

‘Si llega a haber una alerta de tsunami y hay una pequeña ola de un par de metros puede dejar la escoba en los centros, se desconectarían los butilos, se desarmarían las jaulas y se escaparían todos los salmones. Recordando precisamente el terremoto del 2008 en los fiordos de Aysén, cuando las jaulas se torcieron completas, se escaparon todos los salmones, y eso sólo fue en un puro sector’.

El dirigente sindical recalcó que existe un protocolo para la evacuación de personas de los centros de cultivo, sin embargo, no existe procedimiento ante riesgos de escapes de ejemplares desde las jaulas o que ocurra un desplazamiento masivo de estas celdas ante un maremoto.

Rodrigo Fuentes

Comments are closed.