Valparaíso es la región más vulnerable ante cambio climático

Estudio encargado por el Ministerio del Medio Ambiente arrojó que en la zona, de aquí al 2050, bajarán las precipitaciones y aumentará el nivel del mar y las temperaturas. Fuente: Mercurio de Valparaiso, 27 de diciembre de 2016.


Alza de temperaturas, disminución de precipitaciones y un aumento del nivel del mar. Tres factores considerados como los propiciadores en el avance del cambio climáticos en el país y que hoy se encuentran presentes en la Región de Valparaíso, según el estudio “Elaboración de una base digital del clima comunal de Chile: línea base (1980-2010) y proyección al año 2050”.

El informe, realizado por Infodep (Información para el Desarrollo Productivo Ltda.) tras encargo del Ministerio del Medio Ambiente, arrojó que la región es la más vulnerable del país frente al fenómeno climático -superando a la del Biobío y Coquimbo-, luego de proyectar los impactos que cada localidad de la zona tendría al 2050.

Entre los principales resultados se estableció que en todas las comunas de Valparaíso, sin distinción, aumentarán las temperaturas y bajarán las precipitaciones. En esta última, el estudio concluyó que caerán en un 17% respecto al promedio anual, lo que equivale a 68 milímetros (mm) menos, explicado fundamentalmente por la influencia del Anticiclón del Pacífico, sumado al avance del cambio climático.

Pero la cifra que mayor inquietud provocó corresponde a la del aumento de los niveles térmicos. Esto, porque se advierte que todas las comunas presentarán -en promedio- un alza en las temperaturas de 1,9°C en el periodo estival, alcanzando un incremento de hasta 2,2°C durante los meses de enero; mientras que en la época invernal se prevé un alza de 1,6°C, que se debe a los aumentos de concentración de gases invernaderos, los que provocan que el calor sea retenido en la atmósfera.

Incluso, el subsecretario del Medio Ambiente, Marcelo Mena, señaló a este Diario que en la zona interior -precordillera- se proyecta un aumento de entre 2 y 2,5° C en las temperaturas máximas de verano, lo que hace más factible el tener días sobre los 40°C en el corto y mediano plazo.

Lo anterior cobra vital preocupación considerando que el país, junto a otras 194 naciones, firmaron en diciembre del año pasado el Acuerdo de París, en el que se comprometieron a que la temperatura del planeta no superara durante este siglo los 2°C, e idealmente que se mantuviera con un alza no mayor a 1,5°C.

CONSTITUYEN COMITÉ

Este lunes, en la Intendencia de Valparaíso se conformó por primera vez el Comité Regional de Cambio Climático (Corecc), instancia presidida por el intendente Gabriel Aldoney e integrada por la seremi del Medio Ambiente, Tania Bertoglio, autoridades regionales y expertos de las universidades de Playa Ancha (UPLA), Católica de Valparaíso (PUCV), Federico Santa María (UTFSM) y Andrés Bello (UNAB).

En la instancia también participó el subsecretario Mena, quien profundizó en las consecuencias que se producirían en la región frente al avance del cambio climático.

En esa línea, sostuvo que el mayor impacto lo tendrán los ecosistemas, siendo los sectores económicos que dependen del uso de recursos hídricos los que se verían más afectados, como la agricultura, la minería, la industria y el turismo.

“Hemos visto cómo la agricultura se ha visto afectada por la menor cantidad de precipitaciones, lo que baja la productividad de los suelos. Además, ya tenemos una vulnerabilidad por la sequía que ha habido”, comentó el subsecretario.

A ello se suma la baja en el caudal que ha experimentado el río Aconcagua. La actual línea base establece una cantidad de casi 80 metros cúbicos por segundo (m3/s), mientras que al 2040 se estima un caudal no superior a los 70 m3/s y para el 2070 uno cercano a los 45. “Se proyecta que su flujo va a bajar más todavía y la precipitación será la de mayor reducción del territorio nacional”, comentó Marcelo Mena.

“Se espera una disminución de los caudales de los ríos producto de la baja de las precipitaciones. Pero no sólo la lluvia incide en el caudal, también el efecto combinado de la baja de precipitación y el aumento de temperatura puede tener efectos en el caudal, ya que debido a los aumentos de temperatura, se reduciría la nieve acumulada en la cordillera. La estacionalidad de los caudales de los ríos presentaría cambios debido a este efecto combinado, en los ríos que tienen componente nival”, precisó el subsecretario.

MEDIDAS ADOPTADAS

A modo de ir subsanando lo que se avecina, el Gobierno decidió definir una serie de estrategias que apuntan a la mitigación de los efectos, pero también a la adaptación de un cambio climático que cada vez es más real en el planeta.

De allí es que se conformó el primer comité regional en Valparaíso, que se replicará en el resto de las regiones. Y como los efectos del fenómeno climático son diferentes a lo largo del país, e incluso entre comunas de una misma zona, se definió que sean los propios Gobiernos Regionales y las municipalidades los que implementen sus medidas.

Otras iniciativas que apuntan en la misma línea corresponde al plan de recuperación de recursos vegetales -que tiene por objeto reforestar 100 mil hectáreas de bosque nativo-, el mejoramiento de las técnicas de regadío en pequeños agricultores, además de las inversiones en los embalses que ha impulsado el Ministerio de Obras Públicas (MOP).

ALZA EN NIVEL DEL MAR

Confirmando el alza de temperaturas y disminución de precipitaciones, el último factor al que hace hincapié el estudio es sobre la amenaza que ha tenido la región con el aumento del nivel del mar, lo que ha quedado de manifiesto con los innumerables eventos de marejadas que desde el año pasado ha enfrentado la zona costera.

En este contexto, la región mantiene un alza de 0,1 mm por año, sumando en la actualidad más de 6 mm de aumento. Por lo mismo, el subsecretario detalló que desde hace un tiempo el MOP ha ido incluyendo criterios sobre el cambio climático en sus planes de infraestructura, sobre todo en materia portuaria y en la construcción de carreteras.

Precisamente, el seremi de Vivienda y Urbanismo de Valparaíso, Rodrigo Uribe, comentó que los municipios también deben comenzar a incluir el factor del cambio climático a la hora de discutir sus planificaciones territoriales. “Es una variable que debe ser considerada en los nuevos instrumentos de planificación. Así se los hemos dicho a los municipios que están en la costa y también a los del interior en torno a considerar otras zonas variables, como las de riesgo”.

En tanto, el intendente Aldoney sostuvo que tras las marejadas de este año “llegamos a la conclusión de que teníamos que ampliar esta visión a un problema más de carácter ambiental”. En ese sentido, planteó que las personas debían adoptar una conducta distinta a la actual, que las autoridades necesitan nutrirse de información real y oportuna, y que en la región se debían desarrollar mapas de riesgo “para prevenir, por ejemplo, el alud que en 2015 afectó al norte del país”.

Por su parte, la seremi Bertoglio propuso que el Gobierno Regional definiera su propia política y que se implementara un observatorio permanente para la región.

AGUA POTABLE E INCENDIOS

Como el recurso hídrico debiese continuar a la baja durante las próximas décadas, y quizás siglos, al igual que el riego para la agricultura el consumo de agua potable también podría verse en peligro.

Al respecto, el subsecretario Mena comentó que “puede verse afectado en las zonas urbanas, pero especialmente en zonas rurales que dependen de aguas subterráneas, puesto que al disminuir las precipitaciones también disminuye la recarga de los acuíferos”.

Sin embargo, agregó que las políticas adoptadas por el Gobierno, especialmente la de la reforma al Código de Aguas (aprobado en noviembre en la Cámara de Diputados), “apuntan a privilegiar el consumo humano frente a una escasez hídrica, tal como lo recomienda la OCDE”.

Por último, la atención en la Quinta Región se ha centrado frente a los cientos de incendios forestales que en cada temporada estival se producen (ver recuadro). Y si bien la región no es la más afectada en cuanto a las hectáreas consumidas -dijo el subsecretario-, sí es la que presenta mayor incidencia de afectación en zonas de interfaz, lo que provoca consecuencias en la población y sus bienes particulares.

De esta forma, se estima que tanto los incendios forestales como el aumento de la temperatura y el cambio climático visto de manera global, producirán efectos graves en la salud como el aumento de enfermedades cardiorrespiratorias.

“Valparaíso es la región más vulnerable al cambio climático por la pérdida de precipitación que se proyecta y el aumento del nivel del mar y temperatura” Marcelo Mena, Subsecretario del, Medio Ambiente”

“La agricultura se ve afectada por la menor cantidad de precipitaciones, que baja productividad de suelos. Además, ya tenemos una vulnerabilidad por la sequía que ha habido” Marcelo Mena, Subsecretario del, Medio Ambiente”

“El tema comenzó tras los efectos que estábamos teniendo con la sequía y las marejadas. Llegamos a la conclusión de que teníamos que ampliar esta visión a un problema más de carácter ambiental” Gabriel Aldoney, Intendente de Valparaíso”

– 16 incendios provocados por pirómanos

De los 106 incendios forestales que se produjeron entre el 10 de octubre y el 19 de este mes en la Provincia de Marga Marga -la mayoría de ellos en Villa Alemana y Quilpué-, 16 fueron provocados por pirómanos, según investigaciones hechas por la Corporación Nacional Forestal (Conaf) y la Gobernación Provincial. Además, los últimos siniestros se han producido en las zonas llamadas urbano-forestales. “Los incendios de la interfaz están referidos a toda esa zona donde está el límite entre la ciudad con los bosques y las zonas agrícolas. Este sector es donde más complejidad se presenta”, dijo el encargado de Emergencias de la Gobernación, Daniel Mena.

1,9° de temperatura es el aumento que se estima de aquí al año 2050 para la Región de Valparaíso, con un peak de 2,2° en los meses de enero y hasta un 2,5° de alza para las comunas de la zona del interior.

17% de precipitaciones menos tendrá la Quinta Región, lo que equivale a una baja de 68 milímetros, situando a la zona como la más vulnerable frente a las inclemencias del cambio climático.

2050 es el año en que se estiman las mencionadas temperaturas y precipitaciones, según el estudio sobre el clima comunal que encargó el Ministerio del Medio Ambiente.

Cristián Rodríguez F.

1 Comment

  1. Carlos Danyau dice:

    Es asombroso ver como gradualmente la ciudad de Viña del Mar está preparando toda su infraestructura litoral para hacer frente al inminente cambio climático. Se agradecería mas información comunal al respecto y saber quienes forman el equipo asesor. Espero que no lleguemos a extremos como Miami donde ya se instalaron muros y bombas para bajar el nivel de las aguas en ciertas áreas. Recomiendo ver el documental de Leonardo di Caprio, The flood, está en youtube.