Aire irrespirable en Chillán: superó 4,7 veces el nivel máximo de contaminación

Desde mañana, la ola de calor afectará entre Valparaíso y O’Higgins. En los valles de San Felipe y Los Andes, la máxima ascendería a 37°C. Fuente: El Mercurio, 29 de enero de 2017.


Chillán vivió el sábado un récord de contaminación por material particulado fino (MP 2,5), el más dañino para la salud, producto de los incendios que han afectado a la zona centro-sur de Chile.

Según la norma de concentraciones que regula el denominado MP 2,5, una emergencia ambiental ocurre cuando se supera el nivel 500 del Índice de Calidad del Aire referido a Partículas (ICAP).

Cerca de la medianoche del viernes se registró un nivel de 2.354 ICAP, ante lo que el subsecretario de Medio Ambiente, Marcelo Mena, señaló que “probablemente es el más alto que hemos registrado históricamente, lo que significa una supraemergencia”.

La capital de la provincia de Ñuble sufrió esta concentración de partículas nocivas debido al cambio de viento que llevó la polución de un incendio que ocurría en el sector noroeste de la región.

El subsecretario señaló que las medidas que se aplican en el período de gestión de episodios críticos no son efectivas ante incendios forestales. “Las emisiones (de los incendios) son mucho más altas que cualquiera de las que ocurren en invierno”.

De hecho, Mena se encontraba en Chillán para el peak de contaminación, por lo cual se cancelaron los eventos deportivos que involucraban a personas de salud vulnerable.

En Santiago, en tanto, pese a que las estaciones de monitoreo mostraban índices buenos de calidad del aire, había gran cantidad de humo. Según explicó en un tuit el intendente Claudio Orrego, “no se trata de nuevos incendios en Santiago, sino de cambio de vientos”.

Importancia de plantaciones

Las plantaciones forestales cumplen un rol ambiental, aseguró el ex director forestal de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), José Antonio Prado.

“En Chile juegan un papel importantísimo en el balance del inventario de gases de efecto invernadero”, señaló. Ello, porque los árboles capturan dióxido de carbono (CO2) y lo transforman en oxígeno.

Antes de estos incendios había alrededor de 2,6 millones de hectáreas de plantaciones forestales, que crecen a gran velocidad, a diferencia de otras especies. “Lo que estamos sufriendo hoy es una debacle por partida doble: por un lado, se están emitiendo millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, lo que colabora con el cambio climático; por otro, estamos perdiendo una enorme capacidad de absorción de dióxido de carbono que ya está en la atmósfera”, señaló el especialista.

Sigue ola de calor

La Dirección Meteorológica emitió una alerta a partir de hoy por altas temperaturas, vientos y baja humedad desde las regiones de Valparaíso hasta el Maule, en los sectores interiores.

Por ejemplo, Rancagua podría alcanzar hoy hasta los 35°C y el Maule hasta 34°C.

Desde mañana, la ola de calor afectará entre Valparaíso y O’Higgins. En los valles de San Felipe y Los Andes, la máxima ascendería a 37°C, con una humedad de hasta 40%, mientras que en Rancagua, la máxima podría empinarse hasta los 34°C, con una humedad similar al interior de la Región de Valparaíso.

Salud ha atendido principalmente cortes y traumas menores

El Ministerio de Salud anunció que ha reforzado los equipos de atención entre el Maule y el Biobío. Pese a la gran cantidad de humo que han emitido los incendios, las principales afecciones no han sido las enfermedades respiratorias, sino los cortes y traumas menores en personas que están removiendo escombros en los lugares afectados, según la subsecretaria de Redes Asistenciales, Ana Gisela Alarcón.

“Hay muchos voluntarios, muchos jóvenes, que no siempre van con todas las precauciones. Entonces, han sufrido cortes, heridas y traumas menores”, dijo la subsecretaria.

En Santa Olga hubo más de 200 consultas el viernes, siendo la gran mayoría por lesiones, irritación de los ojos o descompensación de problemas crónicos.

Hasta la fecha se han distribuido 300 mil mascarillas; 11 mil inhaladores y 11.500 frascos de gotas oftalmológicas, según Alarcón.

Para los próximos días se prevé otro problema: el aumento de consultas por salud mental. “Las personas están muy choqueadas, muy dañadas por esta situación. Es muy complejo perder toda la casa que (la familia) ha construido en toda su vida”, planteó.

Al respecto, dijo Alarcón, el ministerio alista equipos especiales para atender a quienes han sufrido daños sicológicos por los siniestros.

Pamela Gutiérrez

Comments are closed.