Aporte de energías renovables baja en 2016, por fuerte caída de generación hidroeléctrica

En el informe se considera como renovable toda la hidroelectricidad -independiente del tamaño o de si son de embalse o de pasada-, la eólica y la solar. Fuente: El Mercurio, 30 de enero de 2017.


El aporte de la energía renovable a la generación eléctrica en 2016 bajó respecto del año anterior, pese al fuerte aumento de algunas tecnologías del tipo, como las solares y eólicas. Así, pasó de 38% a 33% en un año, y esto se explicaría principalmente por la fuerte caída de la contribución hidroeléctrica, según el último boletín de la Asociación de Generadoras de Chile.

En el informe se considera como renovable toda la hidroelectricidad -independiente del tamaño o de si son de embalse o de pasada-, la eólica y la solar. Pero la primera representa cerca del 90% de las renovables, y justamente el año pasado su aporte cayó 18,4% respecto de 2015, mientras la solar aumentó 90%, y las contribuciones de la energía generada con viento crecieron 8%.

La generación térmica incrementó su contribución de energía en 10,6%, comenta Rodrigo Solís, director de estudios y contenidos del gremio.

Si se considera solo el mes de diciembre de 2016, se observa que de los 4.649 GWh que se generaron en el Sistema Interconectado Central (SIC), el 50% provino de generación térmica, el 40% de hidráulica y el resto, de solares y eólicas en partes iguales.

Falta de lluvias

El agua es uno de los principales recursos naturales y propios que tiene Chile para generar electricidad y, además, es una fuente de bajos costos, por lo que es fundamental para la matriz eléctrica. Sin embargo, su aporte bajó el año pasado.

Solís explica que entre abril y diciembre de 2016 -aunque de forma rigurosa, los años hidrológicos son de abril a marzo-, la probabilidad de excedencia fue de 95%. En otras palabras, esto significa que el 95% de los años entre los ejercicios hidrológicos de 1960-1961 a la fecha son más húmedos que el actual.

En el mismo período de 2015, la probabilidad de excedencia fue de 79%, lo que se traduce en un año de tipo normal-seco, dice el ejecutivo.

Respecto de cómo se proyecta 2017, Rodrigo Solís advierte que “es totalmente impredecible, ya que como el año hidrológico comienza recién en abril y estadísticamente un año hidrológico no tiene relación con el año anterior, es muy difícil predecir a futuro”.

El informe de las generadoras asegura que lo que queda del año hidrológico -que dura hasta marzo- es época de deshielo, y habría una probabilidad de excedencia del 87%. Lo anterior, “algo podría mejorar los aportes hidroeléctricos, pero debería tener una incidencia menor en la operación”, señala el director de Estudios y Contenidos de la Asociación de Generadoras.

El boletín muestra que, en diciembre, el costo marginal de energía -entendiendo por ello el precio promedio de la energía generada por la central más cara que inyecta energía al sistema, y que marca las transacciones en el mercado spot o libre- registró un promedio de US$ 46,7 por MWh en el SIC, lo que significó un alza de 2% respecto de noviembre. A su vez, en el SING el costo marginal fue, en promedio, de US$ 79 por MWh, 31,9% mayor al mes anterior, producto de un menor aporte de centrales de gas natural, lo que fue suplido con mayor generación en base a derivados de petróleo, además de carbón.

Deshielos

Lo que queda del año hidrológico es época de deshielo, y habría una probabilidad de excedencia de 87%. Esto, algo podría ayudar a mejorar los aportes hidroeléctricos.

La sequía de los últimos años ha afectado de forma importante la operación de las centrales hidráulicas de la zona centro sur, por lo que es necesario que sus aportes sean reemplazados con otras tecnologías.

Antonia Eyzaguirre

Comments are closed.